Lunes, 18 de Diciembre de 2017
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos
Carlos Valenzuela, alcalde de Constitución:

“Aquí lo único que importa es sacar adelante esta comuna”

Un verdadero desahogo de la autoridad de la ciudad balneario, luego de la angustia de los incendios y de las complejidades en la administración

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 28 de Marzo 2017

CONSTITUCIÓN.- Cuando la comuna de Constitución aún no se repone de las tristes consecuencias que dejaron los incendios forestales el verano recién pasado, hoy la administración que dirige el alcalde Carlos Valenzuela, debe enfrentar una serie de problemáticas como son la reconstrucción, el tema social de las miles de familias damnificadas, a lo que se suma una millonaria demanda interpuesta por un grupo de profesores que hacen peligrar que esta ciudad costera siga avanzando.

Bajo este panorama accedemos al alcalde, quien hace un alto en su apretada agenda, para darnos a conocer los alcances de estos temas y conocer a la persona tras la autoridad.

 

Alcalde, han sido días muy duros, ¿cómo lo enfrenta la autoridad  y la persona a la vez?

“Es difícil. Creo que uno tiene que tener la convicción de que todo puede fallar, menos el alcalde. Yo así lo asumo. Creo que una emergencia debe paralizar a muchas personas, de hecho  lo hace por lo que significa la reacción del ser humano, pero no debe pasar con la autoridad, ya que si la cabeza está mal es muy difícil que podamos salir adelante. Por lo tanto, creo que ha sido el tener que asumir el rol por el que uno juramentó, ya que cada vez que uno asume el rol de alcalde uno jura entregarse por entero al servicio de los demás, y yo hice de eso carne, enfrentando lo que sea y hemos enfrentado situaciones extremas. Estos incendios, que nunca imaginamos que iban a ocurrir, los hemos enfrentado de la mejor manera posible”.

A estos se suman otros problemas.

“Constitución está viviendo un período muy complejo, porque estamos pagando los platos rotos de otras administraciones y yo lo encuentro injusto que nos toque a nosotros. Llegó todo en mal momento: se sumó el incendio, una deuda millonaria con la empresa de aseo Demarco que se acerca a los mil millones de pesos, hemos tenido que pagar vehículos mal arrendados, imposiciones y ahora se suma esta demanda de más de mil millones de pesos de los profesores que nos deja en el suelo nuevamente como ciudad, porque todo redunda en la ciudad y todo se toma con dolor porque, a lo mejor, va a significar no hacer inversión, no entregar becas a nuestros estudiantes, restringir mucho de lo que teníamos planificado de poder seguir avanzando”.

 

¿Por dónde debe venir la solución entonces?

“Yo creo que la clave es despolitizar esto y por eso mi principal llamado es que ojalá el gobierno continúe a la altura. Me da un poco de miedo que finalmente el amor por el poder termine hipotecando una muy buena relación entre el gobierno y esta autoridad municipal. Yo he hecho un esfuerzo tremendo para tratar de trabajar con el gobierno, pero siento que el gobierno se encuentra en una posición muy incómoda por querer seguir en el poder. Creo que cuando uno entra en una defensa política debe renunciar a su cargo, uno no puede hipotecar el buen andar de una reconstrucción.  Hoy debemos concentrarnos en avanzar en la construcción de las viviendas que se perdieron, pero de verdad, no fingiendo, no poniendo cara de preocupación para la televisión y después se olvidan”.

 

¿Cómo hace el alcalde para mantenerse en pie y firme ante tanta problemática?

“Una pregunta difícil, pero creo que el refugio está en la familia, en la tranquilidad de tu conciencia en que tu entregas todo para que las cosas  salgan bien, y que finalmente el cansancio te haga dormir tranquilo. Cuando uno duerme cansado es porque uno hizo la pega y yo lo hago todos los días, no me desvelo ni un segundo en pensar cosas y dormir cansado  es el reflejo del trabajo arduo. Respirando, sacando fuerzas de flaquezas, conversando con tu perro, con las plantas, tratando de distraerte un poco con las cosas sencillas de la vida y actuando con honestidad porque uno puede andar por la vida con la frente en alto”.

 

¿Ha pensado en dejar este cargo?

“Me debo a mucha gente, pero también me cuestiono muchas veces si todo esto vale la pena, y ahí aparece la frase de mi padre, al que le dije en su lecho de enfermo que sí valía la pena, porque  siempre hay gente que agradece, aunque lamentablemente hay mucha que no lo hace,  que trata de aprovecharse, pero creo que vale la pena el seguir adelante. Hay que pedirle fuerza a Dios para seguir adelante para estar al pie del cañón hasta el fin  de tu mandato”.

 

¿Cuál es el costo que debe pagar o asumir en este cargo?

“Tiene un costo altísimo, de salud, familiar, por eso yo decidí enfrentar esto solo, sin hijos, sin señora, como Carlos Valenzuela. Tiene un costo muy muy alto y uno debe asumirlo, pero a mí me gusta mucho lo que hago porque también trae grandes satisfacciones, y porque  alguien tiene que tratar de ir por la utopía de cambiar la opinión de la gente sobre los políticos”.

 

¿Qué le inspira seguir trabajando por la comuna?

 

“Yo creo que esto estaba en mi destino: El ser alcalde, el sacar adelante mi ciudad, lo bonito que esta la ciudad que para mí es la más linda de Chile, el demostrarle a las nuevas generaciones que sí se puede hacer bien la pega. Me inspira el darme cuenta que uno tenía una suerte de mandato divino de ser autoridad, por algo nací en el río Maule y que tengo que cumplir una misión. Me inspira la memoria de mi padre y lo orgulloso que se sentía de mí y el ponernos en pie después de una tragedia, lo hicimos el 2010 y lo vamos a hacer ahora nuevamente y me inspira en el estar presente el día que se inauguren y poder caminar por las calles pavimentadas de Santa Olga”.

Volver

Comentarios