Domingo, 25 de Febrero de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Despejado
En medio de polémica por Reglamento de Tenencia Responsable

Aumentan restricciones de tenencia de mascotas en edificios

Administradores están encargados de evaluar la admisión de perros y gatos en los condominios. De ser aprobado, dueño del animal debe asumir cualquier daño causado

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 11 de Diciembre 2017

TALCA.- Con extrema cautela deben manejarse los dueños de mascotas que residen en edificios de la ciudad. Administradores de los condominios han endurecido las normas de admisión de los perros y gatos con la finalidad de preservar las instalaciones y disminuir costos en limpieza y mantención de las áreas comunes.
En las entradas de los edificios se ha vuelto común observar letreros que prohíben la tenencia de animales. Estos avisos son parte de las normas que han implementado los administradores de la mayoría de los condominios de la ciudad, puesto que el descuido de los dueños de las mascotas estaba incidiendo de manera negativa en la convivencia entre vecinos y representando un gasto adicional en la mantención de ciertos espacios.
En un recorrido a varios condominios realizado por el equipo reporteril del diario El Centro, se pudo observar la prohibición de mascotas como común denominador. Un ejemplo, es el reglamento interno del condominio Parque Las Araucarias, donde la primera de las cuatro normas respecto a la tenencia de animales establece su prohibición en caso de ser propietario y querer comprar una mascota.
“El comité administrador es quien puede aceptar o no una mascota, tiene mayor posibilidad si se demuestra que la mascota tiene tiempo con la familia. Pero si ya viven en el edificio y van a comprar un perro o un gato hay muy poca probabilidad”, detalla un vecino, quien dice que por el descuido de pocos se han extremado las medidas. Como reza el refrán pagan justos por pecadores.
Excremento en las áreas verdes, huellas en los pasillos y ladridos a tempranas horas son las quejas más comunes que los vecinos hacen llegar a los administradores de los condominios. Más que todo se origina cuando se tiene un Golden Retriever, perro de raza grande, en un departamento que no supera los 65 metros cuadrados.
Marcos Pineda, residente de un departamento en las adyacencias de la Plaza Las Heras, comenta que obtuvo el permiso de tenencia de mascota por parte de la administración a casi un mes de haberlo solicitado. “Tuve que firmar una cláusula en la cual me daba como responsable si mi perro causaba algún daño o suciedad, y también hay una cláusula que te puede revocar el permiso”, precisa el señor, quien ha asumido el hábito de sacar a su perro a pasear fuera del edificio, y hasta cargarlo en los pasillos para que no se marquen las huellas de sus patas en el piso del ascensor.
Otra de las normas que tienen los condominios es la prohibición de dar comida a perros de la calle. “Un propietario le daba comida a un perrito callejero, y en una semana había una manada como de 20 perros en el portón de acceso vehicular del edificio. Fue una situación difícil de manejar”, expresa Francisca Corona, inquilina de un apartamento por el sector sur de la ciudad.

REGLAMENTO DE
TENENCIA RESPONSABLE
Las prohibiciones de los condominios, aunque un poco más estrictas, guardan cierta concordancia con el Reglamento de Tenencia Responsable de Mascotas que promueve el Ministerio de Salud y que se encuentra en su fase de consulta hasta el 15 de diciembre.
La presentación de este reglamento ha generado controversia entre las diversas organizaciones que promueven la adopción de mascotas en situación de abandono, pues tiene tres artículos que no son bien vistos. El primero tiene que ver con tener una sola mascota (perro o gato) en terrenos cuya medida sea menor a los 100 metros cuadrados.
El artículo siete que establece que el paseo de una mascota por la vía pública debe ser supervisada por una persona mayor de 18 años también generó discrepancias. Pero otro que ha traído bastantes alegatos ha sido el que prohíbe dar comida o agua a mascotas callejeras, algo que es bastante común en los condominios de la ciudad.
En la página de Facebook de la organización “Unión Nueva Oportunidad, Talca” se ha abierto un debate sobre la presentación de este reglamento que guarda cierta similitud con los establecidos por las administraciones de los condominios. Usuarios han calificado este reglamento como desapegado a la situación que viven los perros de la calle y que no tiene medidas que los acojan y ayuden a brindarle un nuevo hogar.

William Croes

Volver

Comentarios