Sábado, 17 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con lluvia debil
Vicepostulador explicó la causa del “Siervo de Dios”

Avanza proceso de Beatificación del querido cura de Curepto José Cappel

El chileno-norteamericano falleció en Curepto el 31 de mayo de 2004, momento muy llorado por todos. Su funeral se realizó el 2 de junio y sus restos fueron visitados de día y de noche. La misa final se celebró en la Plaza de Armas, por el gentío que acudió.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 26 de Agosto 2018

TALCA.- “… al Siervo de Dios, padre José Cappel, del cual tengo la alegría de contarles que esta misma semana ha llegado desde Roma una comunicación oficial de la Congregación para la Causa de los Santos, informando de que no hay obstáculo para continuar con su proceso de Beatificación”. Esas sencillas pero reveladoras palabras fueron dichas el 7 de julio de este año, por el administrador apostólico, monseñor Galo Fernández, en su bienvenida oficial a la Diócesis de Talca, avanzando a paso seguro la causa de Beatificación y Canonización del sacerdote José Enrique Cappel Farsing, el cual murió a sus 96 años.


Cabe señalar que la Iglesia Católica de Chile, al 1 de enero de 2018 tiene dos Santos, una Beata, cinco Venerables y 19 Siervos de Dios, uno de éstos últimos es el cura Cappel, párroco de Curepto durante 50 años.
Hoy la Diócesis de Talca está en la etapa “Nihil Obstat”, muy importante para seguir con la Investigación Diocesana sobre la vida, obra, virtudes, hechos extraordinarios y fama de santidad del Siervo de Dios padre Cappel, que se está llevando a cabo justamente por estos días en la Parroquia de Curepto.

 

ENTREVISTAS
Según explicó Ricardo Rojas, vicepostulador de la causa, lo ideal es llegar a entrevistar a 100 cureptanos. Una vez terminada la Investigación Diocesana, se envía al Papa Francisco. Si él la aprueba, padre José se convierte en Venerable.
“Justamente estoy en Curepto y estamos avanzando en la investigación diocesana que se tiene que hacer, para ir avanzando en los cuatro pasos que hay que recorrer para que el padre José Cappel, sacerdote misionero de Maryknoll, sea reconocido por la Iglesia como Santo. Estamos hablando que para llegar a los ‘altares’, se recorren estos cuatros pasos. El primero es la apertura de la causa que la hace un obispo, en este caso la hizo el obispo de Talca, Horacio Valenzuela el 31 de mayo del año 2016. Abrir la causa es ya iniciar el proceso y ya le cambia el nombre al padre Cappel, y se comienza a llamar Siervo de Dios. Ese paso ya fue dado y ahora se tiene que avanzar al segundo paso que se llama Venerable. Para eso, hay que hacer una investigación diocesana, interrogar a más de 70 personas que hayan conocido al padre Cappel, para hacer un informe histórico de la vida, obras, milagros, etc., del sacerdote en Curepto”, argumentó Rojas.


Durante estos días, Ricardo Rojas ha estado efectuando los interrogatorios en Curepto y visitando a la gente que lo conoció para saber cómo era el padre en la realidad, en su vida cotidiana y como sacerdote.
El proceso en términos generales puede ser muy largo o bien, muy corto. “Pero ya vamos en el segundo paso, en el que una vez que el Papa recibe el informe que nosotros le mandamos desde acá de Chile, el informe histórico pastoral del padre Cappel, el Papa si lo aprueba se considera Venerable. En este proceso estamos y llevamos alrededor de la mitad de las personas entrevistadas, que son mínimo 70 ó 100. Este es un cuestionario de 70 preguntas en que la gente, algunas preguntas la entienden y otras no, pero es el cuestionario romano que tenemos que hacerlo sumamente riguroso, donde tienen que jurar las personas que lo dicen es la pura verdad, es un asunto muy serio, incluso se constituye un Tribunal Diocesano, con un juez de la causa, con Notario que firman todas estas actas que se hacen acá en Curepto”, sostuvo el vicepostulador.


En esta senda, Rojas va escuchando testimonios de los conocidos del cura, hechos que no puede revelar con otros porque está bajo juramento. El tercer paso que seguiría a futuro es el de la Beatificación, y para eso se necesita un milagro médico, donde habrá facultativos que reconocerán que ahí hubo una intervención especial, que no se explica la ciencia y que respondería a un milagro.
Por último, el cuarto paso que es la Canonización o Santificación, reconocerlo como un Santo es cuando se le atribuye un segundo milagro al sacerdote.
“En la región no tenemos ningún Santo. Este proceso de Canonización del padre José Cappel es único en la región en este momento”, finalizó Ricardo Rojas.

 

Karin Lillo

Volver

Comentarios