Viernes, 16 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con lluvia debil
Este sería un gesto de solidaridad de la ciudadanía ante el eventual cese de la empresa

Banderas negras simbolizan el panorama de Linares ante el cierre de planta Iansa

Un duro golpe para la economía de Linares se avecinaría con el eventual término de las operaciones de la fábrica productora de azúcar. Esta sería una de las medidas de protesta.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 22 de Julio 2018

Talca.- La principal vía de ingreso a Linares lució varios elementos distintivos que sirvieron para manifestar dolor y descontento ante el eventual cierre de la planta Iansa ubicada en dicha ciudad. Alrededor de 50 banderas negras en ambos sentidos y a lo largo de la Avenida Aníbal León Bustos fueron situadas, según fuentes de la localidad, desde la noche del jueves como un mecanismo de protesta que tiene a trabajadores de la empresa y sus familias con gran preocupación.
Respecto a este tema han sido muchas las opiniones de distintas autoridades que van desde declarar que el gobierno reconoce que el llamado impuesto verde aseleró la crisis hasta los llamados para impedir el cierre de la planta, pero la realidad es que los días corren y la esperanza es lo único certero que hasta ahora tienen los 4 mil afectados.


Para el presidente del Sindicato de trabajadores de Iansa Linares, Ciro Tapia, esta acción es reflejo del panorama que se avecinaría para la ciudad de efectuarse el cierre de la empresa que tiene más de 60 años inyectando recursos a la economía local.
“Reflejan una condición de muerte, duelo, terror, oscuridad e inseguridad, desconozco quién las colocó. Hay un descontento de la ciudadanía por esta situación del cierre de la planta de Linares y el no cultivo de remolacha en la zona; la ciudadanía, todos debemos estar conscientes de esta nueva realidad que va a afectar a toda la ciudadanía, son muchos recursos que dejan de circular. Quien levante una bandera negra obvio que está solidarizándose con lo que va a pasar, son 32 millones de dólares que van a dejar de circular en la ciudad de Linares”, apuntó el sindicalista.

 

PREOCUPACIÓN
Lo cierto es que se vienen días decisivos para el futuro de la planta y sus trabajadores, pues el 26 de julio el directorio de Iansa definirá si el cese de operaciones es definitivo o no. Tapia, recalcó que se mantienen a la espera de la fecha y de no tener resultados positivos no se descartarán las movilizaciones.
“Nosotros esperamos que esta fábrica siga funcionando y tenemos confianza y fe que el directorio va a revisar los números y va a avalar los resultados positivos que hemos tenido este año en esta planta, esperamos que la empresa recapacite. Esperamos que se revierta para los trabajadores, transporte, agricultores y la comuna, la ciudad, el comercio, pues es una cadena larga”, dijo.


REMOLACHEROS
En la misma línea de pensamiento se mantuvo el presidente de la Federación Nacional de Remolacheros, Jorge Guzmán, quien ante el ‘portazo´ dado por Iansa tras la decisión de no recibir remolacha a contar de 2019 en la industria, hizo pública su preocupación. Explicó que ante la decisión de la planta, estarían afectados alrededor de 400 agricultores, quienes se ven en jaque debido a que no podrán sembrar sus cultivos debido a que los costos de traslado son elevados si quisieran entregar sus remolachas en la planta de San Carlos, por ejemplo.


“Veníamos con una serie de conversaciones y es un portazo en la cara, por tanto se ha jugado con las expectativa de los agricultores, trabajadores, transportistas y de toda una comunidad, porque en abril primero ellos nos dijeron que si se conseguían sembrar 5 mil hectáreas si se iba a abrir la planta y de ahí siguieron manejando las expectativas y en definitiva a estas alturas con este anuncio es imposible lograr esa superficie, lo que demuestra lo que realmente ellos estaban pretendiendo desde un primer minuto era el cierre de la planta”, dijo Guzmán.
Las expectativas para el sector siguen siendo que no se efectúe el cierre y de ser así, que no sea por más de un año para así garantizar los puestos de trabajo. “Para nosotros sería fantástico que pudieran revertir las situación”, finalizó el presidente de la Federación Nacional de Remolacheros.

Anaís Duque

Volver

Comentarios