Sábado, 20 de Octubre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Despejado
Conmoción en las ciudades de Talca y Linares

Brutales casos de maltrato infantil despiertan enérgico rechazo y sacuden a la región

En la capital regional, los graves hechos afectaron a un niño de tres años; mientras que en el Maule Sur, los maltratos fueron contra una menor de apenas un año y medio. PDI detuvo al padre del primero y madre de la segunda víctima

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 17 de Diciembre 2016

TALCA/LINARES.- Profundo rechazo motivaron en la Región del Maule los dos casos de maltrato infantil que quedaron al descubierto ayer, cuando la PDI entregó a la justicia a los presuntos responsables. Las víctimas fueron un niño de tres años y una menor de apenas un año y medio, ambos con lesiones de gravedad.

Al cierre de esta edición, los niños permanecen internados en el hospital de Talca. En el primer caso, el niño registró la pérdida traumática de tres piezas dentales, además de una fractura en una de sus piernas; pero la condición más grave es de la segunda víctima, ya que fue ingresada a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

Ambos casos fueron investigados por la Brigada de Homicidios (BH) de la PDI de Talca, ya que las denuncias fueron cursadas por el hospital regional, al momento de recibir a las víctimas en la unidad de urgencia. Pero en el caso de la niña, el hecho ocurrió en Longaví, por lo cual, fue derivado al Juzgado de Garantía de Linares.

 

FRACTURAS GRAVES

Respecto al niño víctima en Talca, la PDI detuvo a su padrastro, de nombre Michael Huerta Garrido, de 32 años. Ante el Juzgado de Garantía, el fiscal jefe de esta ciudad, Héctor de la Fuente, solicitó la ampliación de su detención hasta el lunes, lo cual fue aceptado por el tribunal, con oposición de la Defensoría Penal Pública.

“Lo que tenemos hasta ahora es un niño de tres años que ingresó al hospital de Talca con dos fracturas en una pierna, quedando por determinar si es la misma que se reabrió o son dos focalizadas muy cerca. Además el niño presenta la pérdida total de cuatro dientes frontales superiores, producto de una extracción traumática”, dijo.

El fiscal añadió que “existen otros indicios asociados a agresiones donde se sindica a su padrastro, es decir, la pareja sentimental de la madre, desde hace seis meses. Tenemos que realizar peritajes, interrogar a testigos y reunir antecedentes clínicos del menor. Por ahora, el niño quedó bajo protección del Juzgado de Familia”.

 

AMPLIACIÓN DE DETENCIÓN

Héctor de la Fuente explicó que, por ahora, el posible delito es de lesiones graves en violencia intrafamiliar, descartando un parricidio frustrado, ya que el menor no se encuentra en riesgo vital. Pero igualmente advirtió que la responsabilidad penal del padrastro está agravada por su condición de parentesco indirecto.

“Es decir, se trata de una protección legal. Eso agrava la situación legal del imputado, ya que obliga a subir la pena en un grado, es decir, supera los tres años y un día de privación de libertad. Ello aunque no sea el padre biológico, porque el menor vive en el mismo techo y bajo dependencia del detenido”, sostuvo.

Por su parte, el abuelo del niño, Juan Quinteros, manifestó que “yo no le deseo mal a nadie. Que la justicia haga su trabajo y se investigue bien para conocer al culpable. Han ocurrido cosas. Yo tenía sospechas, pero ahora me enteré que mis pensamientos eran ciertos. El niño está bien y se está recuperando en el hospital”.

 

“SINDROME DEL ZAMARREO”

Pero la situación de la víctima de Linares es diferente, ya que la menor de un año y medio fue objeto del denominado “síndrome del zamarreo”. Los hechos ocurrieron en la Villa Los Conquistadores, en Longaví, donde la madre de la menor, de 18 años, fue acogida por una amiga. Allí la mujer fue detenida por la PDI.

El subcomisario, Daniel Durán, de la BH de Linares, indicó que los hechos comenzaron a desencadenarse el jueves, cuando la lactante sufrió convulsiones. Ello motivó el urgente traslado -por parte de una amiga de la madre- al SAPU del Centro de Salud Familiar (Cesfam) “Amanda Benavente” de Longaví.

Pero su gravedad obligó al traslado de la niña al hospital base, donde se constataron hematomas en diversas partes de su cuerpo, lesiones en la cara y un derrame cerebral, motivando su derivación de urgencia al hospital regional de Talca. Allí los médicos observaron que la lactante había sido golpeada salvajemente.

 

PRISIÓN PREVENTIVA

El subcomisario Durán dijo que la imputada reconoció su participación en los hechos. “Ella confesó que había zamarreado y agredido a la niña”, indicó, agregando que “dice tener algunos problemas psicológicos” que deberán ser corroborados posteriormente. A la salida del cuartel de la PDI, la joven no realizó ninguna declaración.

En la audiencia, ante el Juzgado de Garantía de Linares, el fiscal, Francisco Bravo, imputó cargos criminales por parricidio frustrado y exigió la prisión preventiva. “La madre de esta menor la golpeaba de manera relativamente frecuente. La prisión preventiva es una medida cautelar proporcional a la gravedad del hecho”, indicó.

“Es un delito que tiene una pena alta que va desde 15 años y un día a presidio perpetuo calificado”, añadió. El tribunal envió a la mujer al Centro Penitenciario Femenino (CPF) de Gendarmería en Talca, con plazo de investigación de cuatro meses. La defensa pidió que fuera aislada para evitar represalias de otras detenidas.

Volver

Comentarios