Miércoles, 21 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos
La mujer habría quebrantado un beneficio en el CET de Molina

Buscan por presunta desgracia a mujer condenada por parricidio

El pasado 5 de febrero no regresó al recinto donde, a diferencia de una cárcel, cuentan con la autorización legal de salir a trabajar o estudiar. Sus familiares aseguraron no conocer su paradero y temen una presunta desgracia.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 16 de Febrero 2018

TALCA/MOLINA.-Tal como corresponde, la noche del pasado lunes personal de Gendarmería realizó un recuento nocturno de los internos del Centro de Educación y Trabajo (CET) semiabierto de Molina, percatándose de la ausencia de Claudia Soto, condenada por parricidio, hecho ocurrido hace 10 años en esta comuna.


Su ausencia representó un quebrantamiento del beneficio de traslado a dicho centro y de inmediato se alertó a la policia, Ministerio Público y Tribunales.
Por las condiciones del CET, que permite a los internos salir a trabajar o estudiar, a diferencia del régimen cerrado de una cárcel, Gendarmería descartó una evasión de los controles de seguridad. “Es una unidad donde nuestros internos están en régimen de autodisciplina, no es una unidad con centinelas como las personas pueden imaginarse una cárcel (...) No hay una evasión de los controles de seguridad”, aseguró el coronel Alejandro Fuentes, director regional de Gendarmería.

 

PRESUNTA
DESGRACIA
La hipótesis de quebrantamiento dio un giro luego de que familiares de Soto aseguraran desconocer su paradero y temer una presunta desgracia.
“La familia, después de enterarse que ella había hecho abandono del centro y no tener ningún tipo de contacto con ella, concurre a la Dirección Regional y entregan un antecedente de una relación sentimental que llevaba con otro interno. Esa aprehensión de ellos les entrega algún tipo de temor en relación a la seguridad de su familiar “, explicó el director regional.
Considerada esta versión, Gendarmería entregó dicho antecedente al Ministerio Público, que dispuso la orden de investigar la situación de desaparición a la Policía de Investigaciones. Sus familiares, en tanto, formularon la denuncia ante la PDI de Molina, según aseguró Fuentes.
Por razones preventivas, el interno señalado por los familiares como pareja de Soto, fue trasladado al Centro de Cumplimiento Penitenciario de Talca.
Hasta el cierre de esta edición no se tenía antecedentes sobre su paredero.

 

MITAD DE LA PENA CUMPLIADA
Con 10 años de pena cumplida se encontraba Claudia Soto. En 2008 fue formalizada por parricidio consumado en perjuicio de su hijo de 4 años y parricidio tentado respecto a su hija de 9 años.
Fue el 25 de junio del citado año, en la localidad de Pichingal, en Molina, cuando Claudia Soto habría incendiado su casa con los niños al interior, a quienes previamente les suministró pastillas para doparlos.
La niña de 9 años logró salir con vida y fue acogida por sus vecinos. Pero el varón de cuatro años falleció calcinado. La actuación de Soto habría sido generada por celos y depresión, en un contexto de separación de su entonces pareja, según se reseñó en la publicación de Diario El Centro en dicha época.

Wendy Lucena

Volver

Comentarios