Miércoles, 26 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con lluvia debil
Desde hace dos décadas funciona el estudio fotográfico

“Chévere” recoge firmas para mantenerse en el Mercado Central

El tradicional fotoestudio ha superado las 12 mil firmas e invita a la comunidad a seguir apoyándolo para permanecer en su histórica ubicación

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 24 de Marzo 2017

TALCA.- Un fotoestudio atesora en imágenes miles de historias. Fotos serias y formales para trámites e instituciones, fotos divertidas para recordar gratos momentos o la imperdible foto mes a mes del crecimiento de una guagua. 

“Chévere”, un llamativo letrero, identifica un emblemático estudio fotográfico, ubicado en la esquina de la 4 Oriente con 1 Sur, en el centro de Talca. Inaugurado hace más de dos décadas, es el único negocio que permanece en el Mercado Central, luego del terremoto del año 2010.

Desde afuera, los transeúntes se contagian de los particulares ritmos musicales que armonizan el lugar. Entrar a “Chévere” es un reencuentro con la historia.

Cámaras fotográficas analógicas, rollos fotográficos y retratos de personalidades, dan un toque particular al lugar. Pero sin quedarse atrás, actualmente han sumado equipos digitales para optimizar el trabajo.

Arreglando sus cabellos y ropas, los clientes esperan su turno para ser fotografiados.

Al fondo, coordinando la atención y con una sonrisa dibujada en el rostro, se encuentra Nicodemus González Sotelo, a quien todos conocen como “El Chévere”.

Sobre una vitrina, un grueso cuaderno es observado por los clientes, quienes son invitados a dejar su firma, por respaldar lo que ahora preocupa a “El Chévere”: conservar su negocio en esa esquina, luego de la venidera remodelación del mercado. 

Aunque “El Chévere” no ha recibido hasta ahora ninguna notificación oficial de un cambio, explica que se han dejado correr rumores sobre interesados en ocupar esta esquina.

“Mi esposa y yo nos hemos preocupado por esta situación y decidimos empezar a recolectar firmas, para estar respaldados. Comenzamos el 21 octubre de 2016 y hasta ahora tenemos más de 12 mil firmas recogidas”, cuenta.

Teresa Ayala, esposa de Nicodemus, representa el negocio en las reuniones de participación ciudadana del proyecto, que a su juicio va bien avanzado. “En las reuniones se ha planteado que todos queden donde estaban, pero llegado el momento no se sabe lo que va a pasar, queremos mantenernos acá por ser una zona típica”, puntualiza. 

Las firmas recogidas serán llevadas al Consejo de Monumentos Nacionales en Santiago.

 

ÍCONO DE TALCA

Nicodemus, oriundo de Curicó, recuerda haber llegado a Talca a mediados de los 70, junto a su madre y hermanos. Su intención era estudiar matemáticas, pero en el trayecto “conoció” la fotografía y desde entonces se convirtió en su pasión.

Sus inicios fueron en un humilde local ubicado en la 1 Norte. Para el año 91 luego de dos licitaciones adquirió la esquina del mercado.

La calidad de las fotos y la atención lo han convertido en el preferido por todos, así lo asegura Angélica Pérez, una de las clientas consultadas.

“Nosotros vamos a luchar y buscar por todos los medios cuidar esta esquina, la gente nos quiere aquí. Hay que escuchar la voz del pueblo”, afirma Nicodemus.

“Chévere” se ha convertido en un ícono de la ciudad, su peculiar nombre también ha llegado a otras regiones, según lo aseguró el curicano Héctor López. “Este local también es conocido allá -Curicó-, nos llama mucho la atención por el nombre”, afirma.

 

¿CHÉVERE?

¡Chévere, Chévere!, una expresión que en Chile comenzó a sonar con el boom del cantante venezolano, José Luis Rodríguez, “El Puma”, quien la coreaba en su popular canción “Pavo Real”.

Un término comúnmente usado en Venezuela para indicar que algo está bien o excelente. “¿Cómo estás, qué tal tu fin de semana?- ¡Súper Chévere, fui a la playa!”, es un típico uso en el país tropical.

Nicodemus, como muchos de su época, mantiene un gran aprecio por “El Puma” y su música, tomando de allí el nombre para su local.

“El Puma” estaba muy pegado en las fiestas, fue en una de estas que se me ocurrió usar este nombre”, recuerda entre risas.

Para “El Chévere”, conocer a este cantante ha sido una de sus mejores experiencias. Un momento que recuerda con una fotografía junto a él, guindada en su fotoestudio.

Volver

Comentarios