Domingo, 17 de Diciembre de 2017
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos
Según el activista por la diversidad “El Che de los Gay”

Chile tiene dos años sin campaña de prevención contra el VIH-SIDA

A propósito, la Fundación Savia impulsa una contra campaña para instar al Estado a responsabilizarse por los casos de incremento del virus, que según consideran se han propagado a falta de políticas de prevención.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 06 de Junio 2017

TALCA.- Incremento de personas con VIH-Sida y propagación de estos casos en adolescentes del país, mantiene en alerta a la Fundación Savia (Salud, Vida y Acción social), quienes iniciaron una contra campaña denominado “Chile sin campaña Sida”, para denunciar la falta de campañas de prevención del Estado sobre la materia.

Durante su visita a la Región del Maule, el activista de la fundación, Víctor Robles, también conocido como “El Che de los gay”, instó al Gobierno a responsabilizarse e iniciar una campaña este año, que considere elementos como la incorporación de redes sociales.

Según los registros de la fundación, la última campaña de prevención del VIH-SIDA se realizó en 2014. Esta se habría repetido en 2015. Durante el año 2016 no hubo campaña y tampoco en lo que va de 2017.

“Las campañas de VIH-Sida son importantes y necesarias porque marcan la alerta pública. Es una responsabilidad política y legal del Estado como lo establece la ley 19.779, que es la ley de Sida. Esta, en su artículo tres, determina la obligación de parte del Ministerio de Salud de implementar campañas de difusión e información de la prevención del VIH-Sida. Entonces, vine a reunirme con los compañeros de la Coordinadora de personas viviendo con VIH en el Maule, porque creemos que la campaña es un asunto nacional, no solamente de Santiago”, explicó Robles.

El activista manifestó que la iniciativa de esta contra-campaña surgió a propósito de la última cuenta pública de la Presidenta Michelle Bachelet, donde pese a hacer el anuncio del matrimonio igualitario, no se hizo referencia a las personas que viven con el virus.

“Da una señal que no hay un compromiso político de la máxima autoridad respecto a esta campaña. Las personas con VIH también contamos y necesitamos políticas públicas y que este tema se visibilice en los discursos de la presidenta y los políticos. La última entrega de cifra del 2002 a 2015 que dio el Instituto de Salud Pública de Chile, habla de un incremento sostenido del virus entre jóvenes de 18 a 29 años. Y también ha aumentado en edades entre 14 a 18. Entonces uno se pregunta, ¿por qué no están esas campañas?, ¿por qué no son permanentes?”, aseveró.

 

MEJORAR LAS

CAMPAÑAS

Ahora bien, de ser considerada la exigencia del activista, hay elementos en las campañas, que según explica, deben ser mejorados. Entre estos la incorporación de redes sociales y la puesta en marcha de una política de acceso a los preservativos.

“Históricamente las campañas han sido limitadas en términos del lenguaje y la temática. Al principio de la recuperación de la democracia en los años 90 había mucha presión, por ejemplo, de la iglesia, para que ciertos temas no fuese tocado en la campaña, para que no se hablara del condón, por ejemplo. Sin embargo, fuimos avanzando poco a poco y en la última campaña del 2014 se habló abiertamente del condón. Pero las campañas son limitadas, primero porque son muy restringidas a un tiempo específico. O sea, un mes dura una campaña por ejemplo, en TV, que se emite a las 11 o 12 de la noche. La fundación ha hecho estudios y han concluido que los jóvenes no ven esas campañas”, explica.

Para él, las campañas deben ser enfocadas a jóvenes y con el lenguaje de ellos, usar sus redes sociales, movimientos juveniles y organizaciones comunitarias. Además, considera que deben incluirse campañas dirigidas a pueblos indígenas y mujeres.

“Al hablar de campaña de prevención no solo se habla del uso del condón, sino también que se visibilice la situación del VIH y no como una situación necesariamente negativa para la sociedad, sino que es una situación de salud que tienen que ser atendida y socializada”, dijo. Para este trabajo, considera que no solo debería unirse el Ministerio de Salud, sino también incorporarse programas del Ministerio de Educación y la sociedad civil.

 

Wendy Lucena

 

Volver

Comentarios