Miércoles, 19 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con lluvia debil
Viajó desde Malargüe

“Chileno” Pérez renovó cédula de identidad

Quien fuera reconocido por autoridades por su solidaridad en tiempos de la dictadura, obtuvo el documento que acredita su nacionalidad

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 09 de Abril 2016

TALCA.- La de Agustín Pérez era una historia destinada a ser conocida y recordada solo por unos pocos. Sin embargo, en enero del año 2015, un reportaje de chilenos viviendo en Malargüe, hecho por Diario El Centro, dio a conocer el relato de este chileno que, después de llevar varios años asentado en el vecino país, tuvo que salir en ayuda de un grupo de maulinos que llegaban de manera clandestina a Malargüe escapando de la dictadura que se instalaba en Chile el 11 de septiembre de 1973.

Ya en ese tiempo a Agustín se le conocía en la zona como “El Chileno” Pérez y estaba a cargo de una agrupación de nacionales residentes en la localidad argentina donde vivía. En ese contexto, se acercó al Escuadrón 29 de Gendarmería en Malargüe, reuniendo previamente una serie de elementos para ir en ayuda de nueve maulinos, que caían detenidos después de una travesía de 12 días cruzando la Cordillera de Los Andes a pie.

Ese gesto caló hondo en los exiliados que hasta el día de hoy agradecen las gestiones y la ayuda brindada en dicho momento difícil de sus vidas.

Así fue como hace un tiempo, en coordinación con la Intendencia y la Gobernación de Talca, se hizo un homenaje donde Agustín “Chileno” Pérez fue el invitado principal, como una forma de testimoniar su solidaridad.

 

CÉDULA

Pero el vínculo de Pérez con esta tierra, de la cual se alejó en el año 1951, está volviendo a ser más fuerte.  “Siento orgullo y alegría de tener mi carné, porque estoy en otro país”, dijo el residente de Malargüe, Argentina, quien en la jornada de ayer llegó acompañado de sus hijos hasta la oficina del Registro Civil en Talca para renovar su cédula de identidad.

“Si no lo hago ahora, no podré venir hasta la primavera. Me cuesta viajar, porque estoy entrado en edad y es muy frío cruzar la cordillera en invierno”, agregó.

Uno que fue ayudado por Pérez es Manuel Araya, chileno que debió exiliarse en Dinamarca después de haber pasado un tiempo en Argentina. “(Pérez) acudió a auxiliarnos como compatriota y ser humano. Había un pedido de extradición de la Junta Militar, así que era una situación bastante peligrosa pero el amigo Pérez no escatimó en darnos ayuda. Luego vinieron muchos más”, sostuvo Araya.

“Agradecido toda la vida del amigo Pérez, hasta que me muera. Desgraciadamente no está su señora, que cumplió un papel muy importante en esa época (…) Los chilenos de buena fe que luchamos honestamente contra la dictadura, jamás nos olvidaremos de las personas que nos tendieron la mano no solo en Argentina, sino en el mundo”, finalizó.

Pérez, de 85 años, tiene cuatro hijos y reside en Malargüe desde la década del cincuenta. “Lo hice de corazón, al ver gente que se alejaba de su tierra, obligadamente. Fueron años tristes por una parte, pero sentí la felicidad de tener en mi casa a ciudadanos chilenos”, precisó Pérez.

El gobernador de Talca, Óscar Vega, indicó que la historia mantiene una deuda con chilenos como el inmigrante. “La valentía de Agustín está poco documentada. Como gobierno tratamos de reparar esa deuda en parte con el Acto por la Paz y la Solidaridad entre Pueblos a mediados de marzo, pero necesitamos aprender más de esta historia y agradecer el coraje de quienes ayudaron a nuestros compatriotas”, puntualizó.

 

Claudio rojas

 

Volver

Comentarios