Jueves, 23 de Mayo de 2019
Acusan dificultades para abordar el transporte público y congestión vehicular

Ciclovía de la 6 Oriente: el remedio que aún no cura a los transeúntes

Los cambios viales para dar espacios a quienes se trasladan en bicicleta es un tema al que todavía se resisten los peatones, pues consideran que fueron construidas de manera inadecuada.

Periodista: Marlyn Silva - Fecha de Edición: 07 de Abril 2019

Desde hace aproximadamente un mes cuando fue habilitada la nueva ciclovía de la calle 6 Oriente que conecta con el sur de la ciudad, los ciclistas están más aliviados al circular. No así los transeúntes y conductores de vehículos, quienes cuestionan la construcción de este tipo de vías especiales en calles estrechas modificadas más como parte de un conjunto de obras de mejoramiento ejecutadas por el Ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu).


Para quien conoce la dinámica del trecho de la 6 Oriente, específicamente entre 5 y 6 Sur, la instalación de una ciclovía más que producir un efecto positivo genera mayor caos. Manuel Segura, quien labora en uno de los locales comerciales allí establecidos, afirma que pocos son los ciclistas que por ahora usan la ciclovía y, al quedar la calle reducida a un canal para autos, la congestión es peor en las horas peak, sobre todo, entre las 17.00 y las 18.30 horas.


Entre 4 y 6 Sur por el día hay actividad comercial y por las noches se mantiene activo el movimiento en la zona por el público que atraen los locales de entretenimiento nocturno. Así que cuando oscurece los conductores estacionan los autos al borde de la vía sin respetar la ciclovía e, incluso, sobre las veredas, contó Segura.


“Es un cacho la ciclovía que hicieron, porque además ocupa la mitad de la calle, eso es mucho”, opinó el trabajador sobre la nueva estructura. Parte del desorden del que es testigo a diario lo atribuye a la anchura de la ciclovía, innecesaria, dijo, en comparación con las abiertas en las urbes. Dio como referencia las estructuras en Santiago, donde las ciclovías son más estrechas y con la señalización correspondiente.


CERO EN CONVIVENCIA
Según las conductas observadas por Segura, en la ciudad todavía no prevalece la buena convivencia. “Aquí, los autos pasan sin respetar a los ciclistas”, dijo.
En la falta de tolerancia entre los diferentes usuarios de las vías también coincidió Pedro Moreno, encargado de un estacionamiento en la calle 6 Oriente, entre 1 y 2 Norte. Algunos ciclistas, indicó, se molestan porque los pasajeros tienen preferencia para pasar en el paradero para tomar los colectivos.

 

DIFICULTAD PARA PASAJEROS
Tomar un colectivo en el paradero ubicado en la calle 6 Oriente con 1 Norte desde la instalación de la ciclovía, se ha convertido en un problema para los usuarios del transporte público.


“Es complicado, porque cuando paran los colectivos, pasa una bicicleta y, si están las puertas abiertas chocan. A mí me ha pasado varias veces. Deberían buscar un método para que los que manejan bicicletas queden separados de los paraderos”, testimonió Verónica Murga.


El problema, a criterio de otra usuaria llamada María Vásquez, es que la ciclovía es más ancha de lo necesaria. Ahora, apuntó, es más angosta la calle y, los autos sieguen utilizando el extremo contrario a la ciclovía como estacionamiento. Así dispuesto el espacio la circulación empeora, agregó.


“Es pésimo. A veces, no paran (los colectivos) o vienen bicicletas cuando uno se va a montar y después nos enredamos con ellos por ir a tomar el colectivo. Antes no era así”, describió Vásquez su cotidianidad como usuaria de transporte público.

Volver