Miércoles, 14 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos nubosos con lluvia debil
En compañía de aquellos que ya no están

Cinco mil talquinos recibieron el 2017 en el cementerio

Con champaña, velas y flores las familias esperaron la medianoche para celebrar la tradición más extraña del mundo

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 02 de Enero 2017

TALCA.- Cerca de cinco mil talquinos se acercaron al Cementerio Municipal para recibir el Año Nuevo junto a los seres queridos que ya fallecieron. La ceremonia ya está profundamente arraigada en la capital maulina y cada año cuenta con mayor aceptación entre los pobladores.

Luego de celebrar una sentida liturgia, las puertas del recinto se abrieron a las 23.30 horas. Velas, champaña, copas, cotillón, flores y alimentos llevaban los asistentes quienes, con mucha serenidad, pudieron ingresar hasta los lugares donde están sepultados sus familiares.

Según Carlos Acevedo, administrador del Cementerio Municipal, la cantidad de personas que decide llegar al lugar es impresionante. Por tal razón, “lo primero que se hace es preparar la iluminación y reforzar la seguridad (…) Contamos con la presencia de vigilancia privada, Carabineros y primeros auxilios”, expresó.

Resaltó que muchos talquinos no están de acuerdo con la celebración. Sin embargo, “es una tradición que ha cobrado fuerza y que ya no se puede parar”.

 

TRADICIÓN MAULINA

La celebración ha cobrado notable consideración en la localidad. Actualmente, los talquinos pueden entrar sin problemas al cementerio gracias a la osadía e insistencia de la familia Opazo Albornoz.

Reza la historia que en 1979, tras la muerte de Julio Opazo Silva, funcionario del camposanto, sus hijos y esposa decidieron saltar las murallas del recinto para recibir el Año Nuevo junto a su tumba.

Durante 17 años esta familia realizó el ritual ilegalmente hasta que, en 1998, las autoridades municipales decidieron abrir las puertas a todos los que quisieran celebrar ahí la llegada del nuevo año.

 

TRISTE Y ALEGRE TRADICIÓN

Muchas son las emociones que suelen vivirse en el cementerio durante esa noche. Para algunos es una celebración llena de tristeza, melancolía y amargos recuerdos. Otros, en cambio, sienten la alegría del reencuentro y la unión familiar.

Paulina Faúndez acude al lugar desde hace siete años. Para ella, recibir el año nuevo junto a la tumba de su madre es más que una tradición. “Es un sentimiento que nos hace creer que, a pesar de la muerte, estamos juntos. Además, es una oportunidad para que la familia se reúna, ya que vienen todos los hermanos y sobrinos”, manifestó.

Angélica Velázquez es otra de las que se suma a la tradición, ella celebra la Nochevieja en el camposanto desde hace diez años.  “Comenzamos a venir tras la muerte de mi padre (…) Pero no es tan triste como algunas personas piensan. Al contrario, es un compartir entre familia y amigos porque reímos, cantamos y conversamos con otras personas”, indicó.

 

Cementerio resguardado

Carabineros de Talca estuvo a cargo de la seguridad junto a la vigilancia privada del cementerio, en donde no se presentaron inconvenientes. 

 

  Extraña tradición

La tradición de recibir el Año Nuevo en el Cementerio Municipal de Talca fue elegida como “la más extraña del mundo”. Así se conoció luego de realizar una encuesta en 18 países en el año 2013.

Volver

Comentarios