Martes, 20 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos
Este año debería empezar sistema aleatorio

Colegios particulares subvencionados católicos piden cambios a sistema de admisión

En tanto, diputados de la UDI anunciaron la presentación de una moción para terminar con lo que, estiman, coarta la libertad de elección de los padres.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 12 de Junio 2018

TALCA.- Una de las diferencias ideológicas más manifiestas en la política educacional de los gobiernos de MIchelle Bachelet y el actual de Sebastián Piñera se ha dado en el tema de la admisión escolar.
El sistema aleatorio que comenzó por la utilización de tómbolas y que desde este año debería extenderse a todo el país con la aplicación de un sistema computacional, fue duramente criticado por Chile Vamos desde su anuncio.
El rechazo sigue patente a través de la encuesta sobre el tema que realizó el Ministerio de Educación dirigida a los apoderados en que abiertamente se plantea la opción de cambios; y más recientemente con el anuncio por parte de los diputados UDI, Javier Macaya y María José Hoffmann, de que presentarán una moción para eliminar el sistema.
A partir de allí, ha resurgido el debate que tiene como cuestión de fondo la inquietud respecto a si, como dicen los defensores del legado de Bachelet, lo principal es resguardar el valor de la inclusión de alumnos de diversas procedencias, lo que se lograría solo con la selección por azar; o si, como dice el oficialismo, el mérito de los alumnos y la libertad de elección de los padres es lo fundamental.
EXPERIENCIA DEL SALESIANOS
En la Región del Maule, uno de los pocos establecimientos que ha aplicado el sistema de tómbola es el colegio Salesianos de Talca. Lo adoptaron luego de que el 2015, siguiendo una de las opciones que daba el ministerio, seleccionaran por orden de llegada con lo que se produjo una fila que comenzó a formarse desde la madrugada.
“Fue bastante caótico y complejo”, recuerda de esa experiencia el rector de Salesianos Talca, Reinaldo Castro. Imagen que sirvió también para cuestionar el sistema que en ese entonces se anunciaba.
De la experiencia de la tómbola, dice que fue mejor, porque “al menos todos tenían la posibilidad de inscribirse”.
A pesar de lo anterior, indica que “si nos dieran a elegir, volveriamos al proceso antiguo, con pruebas de admisión, con entrevistas”. Esto, explica, porque este sistema “permite que el apoderado conozca la propuesta educativa que tenemos, conocer al alumno y al apoderado, y producir una retroalimentación, porque muchas veces los apoderados no conocen el colegio al que entran, más que el nombre”.
En efecto, indica que tras el cambio a los procesos aleatorios, se ha dado con más recurrencia el tema de que “los apoderados no asumen que tiene que tener otras responsabilidades”, como por ejemplo asistir a jornadas pastorales; y en segundo lugar, ha aumentado levemente el retiro de alumnos por la causal de no adaptarse al colegio.
Sin embargo, al mismo tiempo, se declaran de acuerdo en uno de los principios del sistema aleatorio, que es la no discriminación por notas. En efecto, este colegio no incluye ese criterio desde hace unos 18 años.

FIDE
Sin embargo, para otros actores de la educación las notas sí tienen un peso, en tanto son la expresión de un mérito académico que debe ser reconocido. Es la visión de la directora del colegio Santo Tomás y presidenta regional de la Federación de Instituciones de Educación (FIDE) que agrupa a sostenedores de establecimientos católicos particulares subvencionados y particulares pagados, María Luisa Collarte, con la salvedad que para ella debería operar desde Séptimo Básico.
Collarte tiene varias otras observaciones al sistema de admisión, como que los establecimientos deben informar sus vacantes la primera quincena de agosto, lo que sería demasiado temprano, ya que durante el resto del año escolar pueden producirse aún muchos cambios; y también el temor de que “los apoderados vengan sin saber bien lo que es el colegio”, por lo que plantea la necesidad de una charla previa obligatoria a quienes se interesen por un colegio. Todos temas que, dice, mantienen en alerta a la Fide.

Daniela Bueno

Volver

Comentarios