Lunes, 24 de Junio de 2019
Tras el ataque xenófobo que sufrió una médico ecuatoriana

Comunal de Salud rechaza agresiones a funcionarios y pide usar adecuadamente los servicios

Rolando Fuentes, director comunal de Salud de Talca, indicó que se están instalando cámaras de vigilancia.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 11 de Junio 2019

El pasado sábado, cerca de las dos de la tarde, en el SAR (Servicio de Alta Resolutividad) La Florida, se registró un nuevo episodio de agresión verbal por parte de un usuario hacia un funcionario de salud.

 

En este caso puntual afectó a una doctora ecuatoriana que recibió insultos por parte de la madre de un paciente, quien, tras un rato de espera, exigió a la profesional atención inmediata para su hijo que tenía una uña encarnada.

 
Afortunadamente pudieron contener a la agresora, pero el hecho fue denunciado a Carabineros y pasó a Fiscalía.

 
Ante esto, el director comunal de Salud de Talca, Rolando Fuentes, indicó que la doctora sigue cumpliendo sus funciones, pero que se le presta asistencia psicológica, lo que responde a un protocolo de rigor para estos casos. “Hasta aquí no hemos tenido una situación más penosa, pero hemos tenido un fuerte actuar, y esto lo hemos trabajado con los tres gremios de la salud de Talca.

 

Apoyaremos en todo lo que emprenda la profesional desde el punto de vista jurídico. Lamentablemente que un usuario se pase más allá de sus derechos y que termine agrediendo a uno de nuestros funcionarios es algo que no vamos a aceptar nunca”.

 

MEDIDAS
De los 11 dispositivos de salud que existen en la comuna (incluidos los Cecosf), tres ya cuentan con cámaras de vigilancia, registros que sirven como medios de prueba ante un delito. El resto también contará con esa tecnología conforme avancen los meses. También se está promoviendo una mesa de trabajo con el Servicio de Salud Maule, ya que el Gobierno, desde el 2018, cuenta con una política que considera la violencia que sufren los funcionarios de salud.

 
Pero existe un problema de fondo en todo esto, donde el usuario va con altas expectativas de ser atendido en un SAPU o SAR, pero resulta que el 90% de los pacientes que acuden, en la categorización, no califican como urgencia, sino como consulta de morbilidad, es decir, deben ser atendidos en hora de Cesfam, durante el día, por ello la espera.

 
“Los servicios de urgencia, que es donde se necesita abordar un problema de extrema urgencia, donde el riesgo es vital, entran a delimitar a quién atiendo primero y a quién atiendo después. Que ahí hay impaciencia, es una situación que ocurre en todo el sistema de salud a nivel nacional, pero eso no justifica la violencia.

 

Los SAR abren a las 5 de la tarde, pero ya hay filas antes y no se atiende por orden de llegada, sino que se categorizan las urgencias”, finalizó Fuentes.

Volver