Miércoles, 19 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con lluvia debil
A nueve años de su fallecimiento

Con misa en parroquia El Sagrario se recordó a monseñor Carlos González

Personas que lo conocieron como pastor, y en algunos casos también como amigo, recordaron el profundo legado que dejó en la región.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 22 de Septiembre 2017

TALCA.- Ayer se cumplió un nuevo aniversario de la partida de monseñor Carlos González, una de las figuras religiosas que más ha marcado a la diócesis de Talca. Son nueve años ya desde su partida y en la misa que se celebró ayer para conmemorarlo, muchas personas que conversaron con Diario El Centro dieron cuenta de que su legado ha sido duradero e imborrable.

Ante la consulta de cuál es la característica que más resaltarían entre sus numerosas virtudes, varios mencionaron la sabiduría.

“Era un hombre de muy pocas palabras, pero las palabras que él te decía tenían mucho sentido, sentido para lo que uno estaba viviendo. Dejaba mucho que pensar con sus palabras”, comenta Felipe Martínez, ex gobernador de Talca, quien dijo estar agradecido por haberlo tenido como pastor en su vida espiritual.

Por su parte, el diácono Custodio Moyano recordó que “la mirada que él tenía, como que hacía un scanner de uno, porque sabía altiro como andaba. Si se sentía bien, si algo le pasaba. Tenía una mirada de Dios diría yo. Y tenía una capacidad de achuntarle perfecto a lo que a uno le estaba pasando. Y la virtud de eso es que mostraba a un Cristo liberador. Creo que muchos de los que tuvimos la oportunidad de escuchar su mensaje nos quedamos con un Cristo que nos cambió la vida”.

“Don Carlos era un hombre franco, claro, puntual, a mí me impresionaba que teniendo un aspecto así, frío, casi cortante, era sin embargo cordial y sabía llegar al fondo de las personas. Había mucha gente que tenía profunda confianza en él, que le planteaba problemas muy personales y muy serios. Entonces, como que se contradecía con una cierta primera impresión de sequedad”, evocó por su parte el vicario general de la diócesis de Talca, Mario Molina.

En tanto, la señora María Mellado comentó que sus sermones calaban hondo en su persona, lo que también la motivó a leer cada una de sus cartas pastorales.

 

HOMENAJES

Poco después de su muerte, circuló la idea de poner su nombre en alguna calle o avenida de Talca, lo que finalmente no prosperó. Jorge Brito, quien lo acompañó desde el inicio en uno de sus proyectos más emblemáticos, la Fundación Crate, opina que si bien es una buena idea, al mismo tiempo su bajo perfil hacía que en vida fuera reacio a los reconocimientos públicos.

“De hecho la Iglesia tiene un liceo que lleva el nombre de Monseñor Carlos González, resguardando su memoria pues es un liceo que recibe a jóvenes con alta vulnerabilidad social. Pero siempre es bueno tener gratitud con las personas que han servido sin ningún interés más que el amor al prójimo”, detalla.

 

 

Pastor de Talca y presidente de la Conferencia Episcopal

Monseñor Carlos González (1921-2008) fue obispo de Talca entre los años 1967 y 1997, además de presidente de la Conferencia Episcopal de Chile en dos periodos.

 

Daniela Bueno

 

Volver

Comentarios