Miércoles, 16 de Enero de 2019

Calidad del aire

Intervalos Nubosos
Familiares y feministas participaron en dos actividades masivas

Consignas de justicia por joven asesinada agitaron las calles de Talca

En doble jornada, se cumplieron las actividades organizadas para reclamar por la violencia de género y en repudio al asesinato de la joven talquina.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 12 de Enero 2019

TALCA.- El reclamo ahogado por el dolor de la pérdida trágica de la hija menor de una familia talquina, finalmente, encontró un canal de desahogo. Ayer, los parientes más cercanos de la mujer de 18 años encontrada maniatada a orillas del río Claro salieron a marchar para hacer retumbar en las calles el reclamo de justicia por el crimen. Los acompañaron vecinos y las integrantes del movimiento feminista Florecimiento Colectivo.


“La idea de esta marcha es que nuestra voz la escuchen todos, el gobierno, todos, que los culpables sientan cargo de consciencia, que se entreguen y paguen por lo que hicieron con cadena perpetua, por la manera como la asesinaron. Eso que le hicieron a nuestra hermana pueden hacérselo a cualquier otra niña”, señaló María José Fuentes, hermana de la víctima.
Al congojo por la muerte repentina de la integrante más alegre de la familia se impuso el valor de batallar contra la impunidad. Lo reflejaban los rostros endurecidos y todavía hinchados por el llanto de las mujeres de la familia enlutada. “Estamos en duelo, pero no podemos echarnos a morir, porque queremos que se haga justicia. Tenemos que estar firmes. Si estamos débiles, no vamos a poder luchar”, dijo tajante Fuentes.
Al o los autores del homicidio instó a entregarse a las autoridades de seguridad. “Den la cara. Cómo pueden ser tan poco hombres y cobardes”, exclamó. Los victimarios, dijo, “son personas enfermas que no merecen estar sueltos en la calle”.


Para este núcleo familiar anclado en una de las poblaciones más deprimidas del norte de Talca, esta no es la primera pérdida vinculada con la violencia de género. Años atrás, en un episodio que los organismos de seguridad encasillaron como una muerte accidental, pero que los parientes califican como un crimen, falleció Luisa González, hermana mayor de la joven de 18 años hallada sin signos vitales y maniatada en río Claro.
Por aquel caso abrieron una investigación, pero no transcendió y no hubo encarcelados, pese a que la expareja fue señalado como autor.
González dejó a una hija que por la edad era muy unida a la joven asesinada. “Por último, que se haga justicia por ella, ya que por mi mamá no se pudo”, dijo Liset Ortiz que después de haber quedado huérfana en circunstancias similares, ahora intenta lidiar con la muerte de su tía más joven.
Fuera de los afectos de la familia, Paula Retamal, integrante de Florecimiento Colectivo, fue el eco de un reclamo masivo: “La familia está destrozada. De ella se ha dicho que era una drogadicta, que era buena para el ‘carrete\', pero hay que saber que no importa cómo andes vestida sino que esto es un problema de género. No tiene que ver con cómo somos o cómo nos comportamos las mujeres, sino cómo se comportan los hombres”.

 

AVANCES
La investigación del caso fue declarada en secreto por parte del Ministerio Público. Sin embargo, el intendente del Maule, Pablo Milad, dijo a En Línea Maule que había por lo menos tres sospechosos, entre ellos, menores de edad. Además, se comprometió a ocuparse “personalmente” del caso.

Marlyn Silva

Volver

Comentarios