Viernes, 24 de Mayo de 2019
Rotundo dictamen es definitivo e inapelable

Contraloría Regional confirmó nulidad de licitación de la biblioteca de Linares

Documento está fechado el 22 de febrero pasado y, en lo medular, fija fecha del 15 de marzo para que el municipio invalide todo el proceso de adjudicación del proyecto e instruya un sumario administrativo.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 04 de Marzo 2019

TALCA.- Un verdadero “mazazo” recibió la municipalidad de Linares con un nuevo y rotundo dictamen de la Contraloría Regional del Maule, en cuanto al bullado proyecto de construcción de la nueva biblioteca pública de dicha comuna, ya que la entidad fiscalizadora ratificó que la licitación se realizó con graves irregularidades.
El dictamen, fechado el 22 de febrero y firmado por el Contralor Regional, Daniel Fernández, en la práctica viene a confirmar un pronunciamiento de diciembre del año pasado, emitido luego que un particular presentara una denuncia formal y, al mismo tiempo, se acogiera al derecho de anonimato para evitar posibles represalias.
En el anterior documento, se ordenó invalidar el proceso de licitación que llevó adelante la municipalidad de Linares -con fondos del Gobierno Regional- y realizar un sumario administrativo para determinar responsabilidades. Todo ello debía estar ejecutado con fecha límite del 31 de diciembre del año pasado.

OFERTA MÁS CARA
Pero el alcalde de Linares, Mario Meza, optó por presentar un recurso de reconsideración ante la misma Contraloría Regional del Maule, cuyo objetivo era que dicha entidad revisara y modificara su dictamen. Para ello, sostuvo -en síntesis- que el municipio se había apegado estrictamente a las bases de licitación del proyecto.
El problema radica –tal como lo estipula la denuncia- en que a la licitación se presentaron tres empresas: Constructora Santa Sara Limitada, Constructora Ángel Bartolomé Cecchi Limitada y la Constructora Casaa Limitada. La ganadora fue Casaa Limitada por un monto de mil 609 millones de pesos.
Así lo determinó la “comisión técnica evaluadora” y lo aprobó el Concejo Municipal de Linares, en sesión realizada el 11 de septiembre del 2018. Pero ocurre que esa no fue la propuesta económica más barata, porque la Constructora Santa Sara presentó una oferta por valor neto de mil 225 millones y un valor con IVA de mil 457 millones.
Sin embrago, la “comisión evaluadora” excluyó la propuesta de Santa Sara por un supuesto “error de cálculo”. Lo mismo ocurrió con la oferta de la Constructora Bartalomé Cecchi Limitada, avaluada en mil 570 millones, es decir, también más baja que Casaa Limitada.

RAZONES DE FONDO
El tema es si hubo o no el aludido “error de cálculo”. Ello fue descartado en el primer pronunciamiento de la Contraloría y ratificado ahora en el segundo dictamen. Y para ello, la entidad fiscalizadora acudió a dos argumentos: uno de fondo y el otro formal.
“En el caso analizado, la comisión evaluadora declaró la inadmisibilidad de tales propuestas por una supuesta diferencia de solo un peso en el cálculo del costo total de la oferta económica, aun cuando mediante una simple operación matemática era posible determinar el monto exacto con IVA, por lo que es. posible sostener que tal circunstancia no deteriora los intereses del Estado”, indica.
Y siguiendo este razonamiento, el nuevo dictamen agrega que “ello tampoco importaba modificar el costo sin IVA que ambos proponentes debían consignar en los anexos y en el portal www.mercadopublico.cl, por lo que no resultaron afectados los principios de estricta sujeción a las bases y de igualdad de los oferentes”.
“NO SE CONFIGURÓ”
Y en cuanto al aspecto formal, la Contraloría subraya que “resulta necesario anotar que se procedió a efectuar un nuevo análisis de los antecedentes del proceso licitatorio, logrando determinar que el supuesto error aducido por esa municipalidad no se configuró”.
“Por consiguiente, en mérito de lo expuesto y dado que no se han aportado nuevos antecedentes de hecho o de derecho o elementos de juicio cuyo análisis permita variar lo ya sostenido, se desestimad la solicitud .de reconsideración planteada por la municipalidad de Linares”, concluye el documento.
A su vez, se instruye al municipio que debe “acreditar el cumplimiento” del segundo dictamen “dentro de un plazo que no exceda el 15 de marzo”. Un aspecto relevante es que, en términos prácticos, la construcción de la nueva biblioteca por parte de empresa Casaa Limitada nunca se detuvo. También cabe destacar que no existe apelación posible al segundo dictamen.

Hernán Espinoza

Volver