Domingo, 23 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos
Conocido el informe carcelario de la Corte Suprema

¿Cuál es la realidad carcelaria en la región?

Castigos reiterados y cortes del suministro de agua conforman las observaciones que muestra el informe en la región.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 21 de Febrero 2018

TALCA.- Junto al “grave” hacinamiento descrito para las cárceles del país, el informe sobre la situación carcelaria, emitido por la Corte Suprema, también advierte otros elementos en la realidad local, como los castigos reiterados a los internos y los cortes de suministro de agua.
Según detalla el informe en las visitas realizadas por los Fiscales judiciales durante el año 2017, se constató la aplicación de sanciones de aislamiento en celdas solitarias “pese a que se ha instruido el uso proporcional de esta sanción”, según cita el documento.
Para este caso, la región protagoniza el listado con cinco internos con castigos reiterados en el CCP Cauquenes, y otros veinte internos con castigos de este tipo en el CCP Curicó.
Otro de los aspectos evaluados en el informe y que también protagoniza la región, se vincula al acceso al agua en los recintos. De 48 recintos visitados, cuatro cuentan con suministro de agua parcial, entre estos el CCP Curicó, que suspende el servicio durante toda la noche, según detalla el informe.

 

ASOCIACIÓN
DE GENDARMES
Sobre la situación carcelaria que devela el documento, dirigentes de Gendarmería dieron a conocer sus opiniones, asegurando que anteriormente han dado a conocer esta realidad a las autoridades institucionales y políticas.
“Este es un tema de Gobierno, porque nosotros no podemos hacer nada más que esté al alcance de nosotros, no hay tanto personal, la infraestructura no da para rehabilitar gente, no están los medios”, explicó Pedro Espinoza, dirigente provincial Talca de la Asociación Nacional de suboficiales y gendarmes (Ansog).
Desde el ámbito nacional, en tanto, René Morales, dirigente nacional de Asociación de Directivos, Profesional, Técnicos, Administrativos y Auxiliares de Gendarmería de Chile, (ADIPTGEN), aseguró que “ la región en cierto modo se ha tratado de mantener en condiciones relativamente dignas, pero así y todo falta mucho, las únicas unidades nuevas que existen son la cárcel de Cauquenes y el penal de Molina, el resto de las unidades penales tiene una data antigua (...) entonces, a veces hay que ir habilitando espacios que no están acondicionados para el hospedaje y eso, sin duda, genera condiciones que no son acordes a lo que exigen los estándares”.
Para Morales, la situación carcelaria “sobrepasa las responsabilidades de las autoridades locales” y apuntan a las directivas nacionales de quienes, a su juicio, depende la posibilidad de generar planes estratégicos de mejoramiento de condiciones carcelarias: “Cada jefe de unidad hace lo que realmente puede en la medida de los recursos le asignan”, aseguró.

 

PERSONAL DE LOS
RECINTOS
Estas condiciones, para Morales, no solo afectan a los internos, sino también a quienes laboran al interior de los recintos.
“Todo lo que significa el riesgo asociado, porque la infraestructura no es apropiada, la mayoría del personal uniformado trabaja directamente con los internos, en cubículos, en salones y no en todas partes tienen las mejores condiciones”, dijo.
A su juicio, en materia carcelaria, “no ha habido una política seria, responsable, con personas idóneas conocedoras de las necesidades y como funciona un sistema penitenciario”, dijo.

 

PASTORAL
CARCELARIA
Sobre las adversidades en materia carcelaria, el diácono Guido Goossens, quien dirige la Pastoral Carcelaria en Talca, reconoció que en los módulos nuevos del penal se cuentan con situación higiénica favorable, pero en el sector más antiguo la realidad es otra.
“Todos tienen un balde en las celdas y también hay para 300 personas dos baños y todo a la vista. El sistema de baños es lo más horrible en la cárcel de Talca”, dijo.
A su vez, Goossens aseguró que las horas de encierro son otro elemento del informe que se apega a la realidad local, según detalló, los internos son ingresados a las celdas, “a las 4.30pm o 5.00pm hasta las 8.00 de la mañana y con este calor, imagínese, estando encerrado y muchas de las celdas no tienen ventilación”.

Wendy Lucena

Volver

Comentarios