Sábado, 22 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con lluvia moderada
El elogio del Papa Francisco a los chilenos:

“¡Cuánto conocen ustedes de levantarse después de tantos derrumbes!”

Multitudinaria misa en el Parque O’Higgins contó con masiva presencia de maulinos, quienes pusieron a prueba su fervor con largas horas de viaje y de espera para ver al Sumo Pontífice.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 17 de Enero 2018

SANTIAGO.- Más de 400 mil personas en el Parque O\'Higgins. Fervor y recogimiento para escuchar al Papa Francisco en la masiva misa encabezada por Su Santidad en la capital del país. Un oficio religioso que comenzó a las 10.30 horas, pero que para los asistentes comenzó muchas horas antes.
Desde la Región del Maule fueron más de tres mil los feligreses que llegaron hasta Santiago para ser parte del encuentro con el líder de la Iglesia Católica. Entre ellos, un puñado de personas de la Parroquia de Fátima de Talca, quienes vivieron de manera especial esta experiencia.
Diario El Centro se embarcó con ellos en este peregrinaje hasta el Parque O\'Higgins de Santiago. Casi 12 horas antes del inicio de la misa, en las afueras de la comunidad emplazada en calle 1 Oriente con 12 Sur, los feligreses comenzaban a llegar para emprender el viaje. Eran las 23.30 horas del pasado lunes y los buses que trasladarían a los fieles ya se apostaban para comenzar la travesía.
Pasada la medianoche se inició el periplo directo al Parque O\'Higgins, lugar donde se arribó alrededor de las cuatro de la madrugada. En el trayecto a la capital del país, algunos de los viajeros contaban sus expectativas sobre este encuentro.
“Estoy muy contenta que el Papa Francisco esté visitando Chile, porque considero que nos hace falta una palabra del pastor en este país, donde veo que ha habido muchas leyes que se han aprobado contra la vida. Eso me preocupa. Espero que el Papa nos traiga una palabra y especialmente consuelo para quienes viven en esta generación de muchos cambios. Espero que traiga una palabra fuerte y que todos los creyentes la tomemos en cuenta”, decía Pilar, una de las viajeras.
“Espero escuchar una palabra que me ilumine, me dé esperanzas en el diario vivir que tengo como esposa, madre y dueña de casa. También, escuchar esta palabra es importante porque hoy en día no se toma mucho en cuenta, de cómo Jesucristo pensó su iglesia. Por eso para mi es importante el Papa, sea quien sea”, contaba Paulina, quien además tiene la particularidad de haber asistido a la anterior visita del Papa Juan Pablo II al mismo Parque O\'Higgins, pero no pudo ingresar en dicha oportunidad.
María Ignacia es hija de Paulina, tiene 14 años y también fue parte de este masivo encuentro. Las expectativas de esta adolescente las narró ella misma, señalando que van por el lado de “tener una nueva visión de mi vida, que él me guíe por su camino y que me ayude en mi día a día (…) El ver la vida de una manera cristiana es verla de otra forma, porque uno tiene presente a Dios en su vida”.
Finalmente, Mario, quien partió con toda su familia a la misa, relató que es importante para él escuchar el mensaje del Papa, especialmente para su vida en familia y para su oficio. “Yo trabajo en el Terminal de Buses y se ven muchas situaciones fuertes. Entonces, como creyente uno siempre está en oración por eso. El ver o estar cerca del Papa, o escuchar una palabra, va a ser una buena noticia para mi vida”.

 

EN EL PARQUE
Instalados cerca de las cinco de la madrugada en el sector dispuesto para las personas de la región maulina, comenzó la vigilia que se hizo un tanto larga y tediosa por la gran aglomeración de gente. Los primeros rayos del sol, matizados por cantos y alabanzas, fueron haciendo más llevadera las horas de espera.
En pantalla gigante, los asistentes del Parque O\'Higgins pudieron seguir las primeras acciones del Papa Francisco, específicamente, el encuentro con la Presidenta Michelle Bachelet en el Palacio de La Moneda, lugar donde dijo sentir “dolor y vergüenza” por el daño a los menores de edad provocado por algunos miembros de la Iglesia. Esa frase sacó aplausos en las más de 400 mil personas, que lo esperaban a esa hora en el recinto.
Minutos antes, había hecho su entrada al altar dispuesta para la misa, la imagen de la Virgen del Carmen del templo Votivo de Maipú, la que posteriormente fue coronada por Francisco. Cabe recordar, que una segunda imagen de la virgen fue bendecida por el Papa, perteneciendo a la comuna de Pelarco.
Pasado las 10 de la mañana, Su Santidad hizo su arribo al parque generando la algarabía entre los asistentes. Un recorrido por el Papamóvil permitió a la mayoría de los fieles ver al Santo Padre de cerca.

 

EL MENSAJE
Elogiando la capacidad de reconstrucción del pueblo chileno y emplazando a los fieles de este país, el mensaje del Papa Francisco fue a no “adormecerse en un consumismo tranquilizante”.
Respecto a las catástrofes que cada cierto tiempo golpean al territorio chileno, Jorge Mario Bergoglio destacó con fuerza la fortaleza para salir adelante. “¡Cuánto conoce el corazón chileno de reconstrucciones y de volver a empezar; cuánto conocen ustedes de levantarse después de tantos derrumbes!”, dijo el pontífice.
En el mismo escenario, donde en 1987, durante la dictadura de Augusto Pinochet, ofició misa Juan Pablo II ante más de un millón de fieles, Francisco elogió “a aquellos que son capaces de ensuciarse las manos y trabajar para que otros vivan en paz”, y a quienes “se esfuerzan por no sembrar división”.
Se trató de un claro llamado a los asistentes a ser más activos en el trabajo de encontrar paz, parafraseando a San Alberto Hurtado, señalando que “está muy bien no hacer el mal, pero está muy mal no hacer el bien”.
Al retornar, los fieles talquinos recalcaron su conformidad con el mensaje del Sumo Pontífice. “Fue un discurso como él es, simple y humilde”, dijo una de las feligreses.

 

ESCARAMUZAS EN
EL EXTERIOR
Y mientras el Papa le hablaba a los creyentes, en las inmediaciones del parque O\'Higgins se desarrollaba una minoritaria manifestación no autorizada, denominada: “Marcha de los Pobres” y que el personal de Fuerzas Especiales de Carabineros terminó disolviendo.
La protesta, convocada por varias organizaciones sociales como muestra de rechazo a la visita de Francisco, se saldó con una veintena de detenidos.
Los manifestantes, que intentaron dirigirse hacia el lugar de la misa, portaban pancartas con leyendas como “Papa: los pobres marchamos contra las migajas de esta democracia”, o “No puede dar la paz un cómplice que ayuda y ampara a violadores”.

Claudio Rojas

Volver

Comentarios