Miércoles, 14 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos
Solo una vez al mes su dueño recurriría a la casa a darles de comer y beber

Denuncia de maltrato animal sin respuesta contundente

La falta de mano dura de las autoridades hace que vecinos teman la proliferación de enfermedades infecciosas.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 03 de Febrero 2018

TALCA.- Ante Seremi Salud, Policía de Investigaciones, Carabineros y Municipalidad han acudido vecinos de la 1 Poniente, entre 5 y 6 Sur, denunciando desde hace nueve años el maltrato del que han sido víctimas seis perros. Hasta la fecha el delito se sigue cometiendo y la cantidad de mascotas ha disminuido a cuatro.
Natalia Torrens, representante de los vecinos de la comunidad, narró que el problema comenzó hace nueve años, cuando quienes para entonces eran sus vecinos decidieron mudarse quedando a cargo de la casa 640 uno de sus hijos de nombre Mariano Burgos.
“Al principio todo marchaba bien, pero el hombre comenzó a ausentarse y a abandonar por varios días a los perros que tenía. Los pobres ladraban porque tenían hambre y sed, nadie limpiaba sus desechos y salían fuertes olores de la casa. Cuando Mariano regresaba hablábamos con él y se escudaba diciendo que le tocaba trabajar de taxista y viajaba mucho por eso la casa pasaba sola. Luego de varios intentos fallidos decidimos acudir a la Seremi de Salud y denunciamos la situación”, narró.

AGUDIZA
Siendo 2009, personal de la Seremi Salud acudió en tres oportunidades a notificarlo. “En esa oportunidad, la denuncia estaba enfocada en que la casa era un foco de contaminación porque Mariano no limpiaba las heces de los perros, no sacaba la basura. Aún los perros no estaban abandonados. Como no cumplió con lo que le pidieron lo multaron. Desde hace cinco años la situación se agudizó porque producto de la contaminación ambiental por la falta del cuidado de los animales comenzamos a llenarnos de plagas”, cuenta Natalia en cuya vivienda habitan tres niños.
De la permanencia en la vivienda, se pasó a visitas mensuales. Mariano se mudó y según los vecinos se opone a la venta de la vivienda aprobada por otros familiares. Los desechos se acumulan en la vivienda, cuya puerta de entrada está bajo gran cantidad de enredaderas. El año pasado Natalia asegura que fueron contadas las visitas que se dio para llevar alimentos y agua a los animales.
“El maltrato animal no solo se limita a golpearlos, los perros están siendo maltratados porque no reciben agua ni comida, están agresivos, se comen unos a otros. Se posan sobre un auto viejo que está al fondo de la vivienda e intentan saltar a otras casas. El año pasado la hembra parió cinco cachorros y solo sobrevivió uno, los demás fueron comidos por ellos mismos”, añadió.

INSALUBRIDAD
Una invasión de guarenes y moscas tiene en jaque a los vecinos quienes temen la proliferación de enfermedades producto de la insalubridad en la que se encuentra la casa donde permanecen los perros. “Ratas de gran tamaño pasan a mi casa, entran y se posan sobre los juguetes de mis hijos que temo ellos lleven a su boca. Hemos encontrado ratas cerca de la cocina y las moscas no se aguantan”, declara Torrens, quien en vista de la situación en 2016 volvió a dirigir misivas al seremi Salud, quien tras varias visitas no dio con el paradero del dueño del inmueble.
Otra vecina, que temió identificarse por temor a represalia, secundó el discurso de Natalia y dijo verse afectada de manera directa. “Quienes vivimos en esta casa hemos padecido de enfermedades estomacales. Hasta ahora no la habíamos asociado a la proliferación de ratas y moscas que hay en la casa del vecino, pero estamos por creer que es eso. Es horrible el hedor que sale de esa casa”, especificó.
La denuncia habría sido remitida a la sección de investigaciones de la PDI. La mañana de este viernes un grupo de funcionarios se apersonó en el lugar y practicó entrevistas a los vecinos intentando dar con el paradero de Mariano. Según comentó el funcionario a los vecinos se estaría en presencia no solo de maltrato animal, sino también de un foco contaminante que debería ser tratado por el seremi de Salud.
“Antes tenía perros rottweiler y poodle, y terminaron muriéndose; ahora solo quedan mestizos. La perra que está rodeada de hasta tres perros machos se la pasa preñada”, destaca la mujer quien además recalca que el año pasado tratando de buscar una solución definitiva pidieron ayuda en la municipalidad y a Carabineros pero hasta la fecha ningún organismo ha dado respuestas.

AYUDA
Al verse de manos atadas, los vecinos solicitaron ayuda del jefe médico de la Clínica Veterinaria Municipal, Cristian Horta. “Ellos deben dirigir una denuncia acogiéndose a la resolución 21.020 sobre la tenencia de mascotas y animales de compañía. Debe ir acompañado de antecedentes, pruebas fotográficas donde se evidencie el maltrato. Yo ofrecí elaborar el diagnóstico médico de los animales, tipificando el tipo de maltrato presente y especificando las patologías que estos pueden presentar”, describió el galeno.
Las multas por maltrato animal acarrean pagos de 1 a 30 UTM. El juez debe determinar si se mantiene la tenencia del animal comprometiéndose a mejorar el trato o proceder al retiro de los perros. Según el médico Horta, por ahora en Talca no han sido aperturados los centros de tenencia provisoria que permita la rehabilitación canina, por lo que hasta ahora propone abrir un espacio en la clínica municipal y solicitar ayuda a ONG para la búsqueda de un lugar permanente para las mascotas.

Fraymar Pagua

Volver

Comentarios