Sábado, 22 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos Nubosos
Santa Olga, Los Aromos, Altos de Morán y alrededores

Denuncian bonos impagos y obras retrasadas en reconstrucción por incendios forestales

Autoridades conformaron mesa territorial junto a los dirigentes de las zonas afectadas y el municipio de Constitución. “Se inflaron cifras”, acusó el alcalde Carlos Valenzuela.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 12 de Abril 2018

TALCA.- Poco más de 14 meses han transcurrido desde la fecha en que los incendios forestales arrasaran con los poblados de Santa Olga, Los Aromos y Altos de Morán, en la comuna de Constitución, y pese al tiempo aún surgen temas pendientes que se arrastran desde la fase inicial de la emergencia, esa que implicaba la entrega de los bonos que ayudarían a paliar la pérdida y a brindar apoyo necesario mientras se lograba la solución definitiva.


Cristian Quezada es guardia en el aserradero de propiedad de Arauco, emplazado prácticamente frente de Los Aromos. Él cuenta una historia particular, ya que llegó a Santa Olga relocalizado tras el terremoto de 2010. Montó su vivienda en un sitio que llevaba desocupado durante un prolongado tiempo. Con el paso de los años hizo los trámites para regularizar la propiedad y dice hasta haber recibido su título de dominio. Ocurrió la desgracia de los incendios forestales y posterior a eso aparecieron los antiguos dueños del terreno, echando para atrás lo que él había conseguido.
En paralelo, se le asignó un subsidio de construcción en sitio propio que ahora no sabe qué hacer porque ya no tiene terreno. No le quedó otra cosa que arrendar un terreno en el sector de San Ramón, a pocos kilómetros de Santa Olga, por el cual actualmente paga 70 mil pesos mensuales. Dicho monto sale de su bolsillo porque él quedó excluido de recibir el bono de arriendo prometido inicialmente. “Recibí el bono enseres y me correspondía el bono de arriendo. Me lo depositaron, pero al pasar de los días me lo sacaron de la Cuenta Rut. La explicación que me dieron fue que la empresa donde yo trabajó me facilitó una casa de emergencia. Yo igual pago un arriendo del terreno que sale de mi bolsillo. Ahora, yo no sé si estará bien o mal la explicación que me dieron”, afirmó.
El caso de este hombre es uno de las 44 familias damnificadas que las propias juntas de vecinos de los sectores afectados han logrado cuantificar como beneficiarios potenciales del bono de arriendo y que hasta el día de hoy no lo han recibido.
“A nosotros siempre se nos dijo que íbamos a recibir el bono. Asistíamos a las citaciones que hacían para ver el tema, llegábamos y aparecía uno y otro político a decir un par de cosas, se iba y al final no recibíamos nada”. Así relata Julio Seguel, quien hace 10 meses está arrendando un terreno en el sector de Santa Estela (en la ruta hacia San Javier) por el cual cancela 150 mil pesos mensuales. A este hombre también su empresa le cedió una casa prefabricada y esa también fue la razón por la que perdió el bono de arriendo.


A ellos se suma la señora Yasna Quezada, quien de Santa Olga se fue a San Ramón. El caso de ella es diferente porque está en una casa, pero no ha podido pagar nada de arriendo aún porque no ha recibido el bono. “Como la persona sabe que no me ha llegado el bono, ella no me ha cobrado. Espero que me llegue porque el día que yo me vaya, la idea es darle lo que corresponde”, explicó.

 

PETITORIO
La situación de los bonos de arriendo fue uno de los nueve puntos que los dirigentes sociales y el municipio hicieron ver a las autoridades regionales en una extensa reunión realizada en el salón municipal de Constitución, cita a la cual asistió la delegada presidencial de Reconstrucción, Bernardita Paul.
En dicha instancia se expuso la “excesiva lentitud” en los trabajos en Los Aromos; problemas de expropiación con los terrenos, donde los vecinos denuncian que no se les pagaría por ello a raíz de un problema que surge entre el plano inscrito en el Conservador de Bienes Raíces y las escrituras que posee cada habitante; viviendas del sector Molino Viejo sin recepción municipal “por modificación del proyecto original”; “cero avance” del Cecosf de Santa Olga; problemas con empalmes de energía eléctrica, donde vecinos denuncian que no han podido pagar suministro.
A todo esto, se suma el conocido problema administrativo que se sostiene con la empresa a cargo de la construcción del sistema de agua potable rural, a la cual no se le ha cancelado el 75% de avance, algo que mantiene inquietos a los vecinos ante una posible paralización del proyecto, algo que los propios representantes de Compax descartaron, asegurando que seguirán adelante.
A la salida de la reunión, El alcalde de Constitución, Carlos Valenzuela, no escondió su crítica al proceso, acusando a la administración anterior de ocultar la realidad del avance en reconstrucción. “(Hay) decepción porque se comprometió un 50% de avance al mes de marzo de 2018 y no fue así porque solo se avanzó en temas burocráticos, pero en la práctica llegamos a un 25% y no más (…) Se inflaron cifras, no se dijeron algunas verdades y eso, como alcalde, me duele”, señaló Valenzuela.

 

COMPROMISO
El intendente Pablo Milad dijo que, en primer lugar, se está cumpliendo la solicitud de los vecinos de establecer una mesa territorial de trabajo, una vez que se hizo un “análisis profundo” del estado de cada servicio involucrado en el proceso.
“Hay bastantes contingencias que solucionar desde el punto de vista administrativo, de lo que me encargaré yo con el equipo de trabajo (…) Tenemos que ser muy consecuentes con los compromisos, muy leales con la gente porque ellos tienen la preocupación de no ver que se avance. Eso lo tenemos que satisfacer con hechos concretos”, expresó la máxima autoridad regional.
Por su parte, la delegada de la reconstrucción, Bernardita Paul, expresó que el sello será trabajar de cerca con los vecinos afectados “de manera honesta”. Respecto al compromiso de plazos, Paul dijo que primero se revisaron los temas pendientes, de manera que “en un mes más” se puedan establecer “plazos concretos”. “Queremos ser responsables en comprometer cosas”, dijo.


En tanto, la presidenta de la junta de vecinos de Santa Olga, Mónica Sepúlveda, más allá de valorar los compromisos adquiridos con las nuevas autoridades, advirtió que la paciencia que han tenido los damnificados, solo durará “hasta que la comunidad diga que se hartó y comience a movilizarse. Pero mientras se vea trabajo, se está dando una solución (…) Si hay que levantarse es porque veamos que este gobierno, hayan pasado cuatro meses o cinco meses, y no se hayan hecho trabajos”.

Claudio Rojas

Volver

Comentarios