Martes, 18 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con chubascos tormentosos
Molinenses repletaron su principal parroquia

Despiden a Madre Irene con el compromiso de continuar su legado

El Nuncio Apostólico en Chile, Ivo Scapolo, encabezó la misa y el responso fúnebre, el cual en su parte final tuvo la participación de al menos cuatro alocuciones, entre ellas, la heredera de la Congregación que la religiosa fundó, madre Patricia Ibarra

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 20 de Febrero 2017

MOLINA.- Una repleta parroquia de Nuestra Señora del Tránsito despidió a quien fue la fundadora de la Congregación de las Hermanas del Buen Samaritano de Molina, madre Irene García de Prado. Cabe recordar que desde el pasado viernes en la tarde, los restos mortales de la religiosa fueron velados en la nueva capilla ubicada al interior del hogar que la nacida en España impulsó tras su arribo a la ciudad de Molina, con la idea de recibir y ayudar enfermos (especialmente en fase terminal) y pobres “sin discriminación”.

Tras la última misa en aquel recinto fijada al mediodía, a las 15.00 horas se procedió al traslado del respectivo féretro hasta la parroquia ubicada frente a la Plaza de Armas, procesión donde muchos de los pacientes que por estos días permanecen en el hogar y quienes laboran en el mismo, formularon un último adiós a la Madre Irene, con pañuelos y pétalos al aire.

El Nuncio Apostólico en Chile, Ivo Scapolo, fue el encargado de encabezar la misa y el responso fúnebre, el cual en su parte final tuvo la participación de al menos cuatro alocuciones: la alcaldesa de Molina, Priscilla Castillo, el presidente de la Fundación de las Hermanas del Buen Samaritano, Bernardo Fontaine, la superiora general de la citada Congregación, madre Patricia Ibarra y el párroco de Molina, Mauricio Jacques. Tras ello, la caravana se dirigió hasta el Cementerio Parroquial, donde efectuó el sepelio.

 

ASIGNACIÓN

La jefa comunal, junto con agradecer el legado que dejó, recordó cuando, en una visita al Hogar, recibió el “reto” de la religiosa, ya que en su condición de autoridad, en aquella oportunidad comentó que muchos visitaban el recinto para entregar su “saludo”, cuando los pobres necesitan “más que eso” , ya que “no pueden esperar”.

Por lo mismo, aprovechando la presencia del senador, Andrés Zaldívar, Castillo expresó la necesidad que el Gobierno pueda apoyar la obra que dejó la madre Irene, entregando algún tipo de aporte para costear los gastos que van de la mano con su funcionamiento.

“Senador (Zaldívar), usted que trabaja en el presupuesto de la nación, creo que el Gobierno tiene una tremenda deuda con las Hermanas del Buen Samaritano. Y se pueden destinar recursos, se puede hacer las leyes que sean necesarias para que de parte del Gobierno llegue una asignación”, dijo la alcaldesa. “Muchos de nosotros tuvimos el privilegio de conocer en vida a una santa, la santa madre García de Prado”, concluyó.

 

COMPROMISO

Por su parte, el presidente de la Fundación de las Hermanas del Buen Samaritano, Bernardo Fontaine, recalcó la capacidad que tuvo la Madre Irene de “aunar los corazones” de tanta gente, a fin de impulsar dicha obra, que es “unos de los hospitales más grandes de nuestro país”, que incluye un policlínico y una hospedería.

Junto con ello, recordó la fe que expresaba la religiosa, sobre todo cuando se presentaba alguna deuda.

“Mil veces su oración ayudó a insospechadas donaciones cuando estaba atormentada por deudas y cuentas impagas”, señaló.

Por último, Fontaine agregó que es “deber de todos” no dejar solas a las Hermanas en la misión de darle continuidad y fortalecer a la obra de la Madre Irene, compromiso acordado por quienes integran la aludida fundación.

“A veces hubiésemos deseado una fundadora más mediática, pero ella no quiso nunca restarle un solo minuto al cuidado de los enfermos, y solo se permitió dormir cuatro horas al día”, dijo.

 

HEREDERAS

Por su parte, la actual Superiora General de las hermanas del Buen Samaritano, madre Patricia Ibarra, aprovechó de recordar las palabras de un sacerdote español, quien, tras enterarse de la muerte de la Madre Irene, en vez de entregarle su pésame, aseguró que de ninguna manera se trata de una “pérdida”, ya que ella “ahora más que nunca” estará al lado de sus “hijas”, para sacar adelante el legado de la congregación.

“Confía más que nunca en la madre, invócala continuamente, que ella te escuchará siempre. Esa será su labor en el cielo, por el bien de la congregación”, dijo.

En su calidad de herederas de lo que la madre Irene sembró, Ibarra hizo mención de uno de los últimos mensajes que en vida le entregó, quien, a su juicio, tal como para muchas personas fue como su “segunda mamá”.

“No permitas que ningún pobre se vaya llorando de esta casa por no haber sido atendido como se merece”, dijo.

Volver

Comentarios