Lunes, 17 de Junio de 2019
En la comuna de Licantén

Despiden a niño, segunda víctima fatal en menos de 10 días en ruta costera curicana

Ayer las viviendas de la apacible localidad amanecieron mostrando banderas negras en señal de tristeza, y también de protesta por las altas velocidades con las que transitan los vehículos por ese sector.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 08 de Febrero 2019

CURICÓ.- Las casas de localidad de Lora, en la comuna de Licantén, amanecieron ayer embanderadas de negro, como señal de tristeza a causa de la muerte de un pequeño de 6 años, atropellado el miércoles frente al sector. Además, el luto en el frontis, en protesta contra las altas velocidades que conductores imprimen a sus vehículos, que por allí van y vienen desde la costa curicana.
La muerte de este pequeño, Guillermo Zambrano Guerrero -hijo de una conocida funcionaria del Departamento de Educación de Licantén, Fidelma Guerrero- se registró a eso del mediodía, en la ruta J-60, a la altura del kilómetro 94, frente al sector en el cual se ubica la iglesia santuario de Lora, lugar que se caracteriza por el álgido tránsito vehicular y por las altas velocidades de los móviles, más aún en época estival.

TRÁGICO
Según vecinos del lugar, el menor caminaba junto a la ruta acompañado por familiares, cuando por causas que son materia de investigación este escolar intentó cruzar la calzada, no percatándose de la rapidez y cercanía con que avanzaba un automóvil. El conductor de este, pese a las maniobras realizadas no logró evitar el violento impacto, el que causó en el niño lesiones de extrema gravedad, que a la postre generaron su deceso.
En el sitio se hizo presente personal del SAMU que desarrolló infructuosas labores reanimación, y también personal de la Subcomisaría Investigadora de Accidentes de Tránsito, SIAT de carabineros de Talca, el cual realizó los peritajes respectivos que permitan establecer las causas del fatal hecho. Sobre esto último los habitantes del sector de Lora, coincidieron en señalar a las altas velocidades como causales de estos trágicos episodios.

DE LUTO
Es por ello que ayer los vecinos colocaron banderas negras en sus casas como muestra de tristeza, pero también de protesta, exigiendo que se restrinjan las velocidades de los vehículos, según explicó el concejal Bruno González, quien indicó “que existe mucha pena, pero también mucha rabia, porque hace solo algunos días, otro accidente, acá cerca, en El Quelmen, también costó la vida de un vecino de acá, por culpa de las altas velocidades”, insistió.
El edil contó “que la J-60 en nuestra comuna presenta una serie de complejidades, estrecha, en algunos sectores con escasas medidas de seguridad, con muchas curvas, lo que requiere de medidas urgentes, lo he planteado a las autoridades regionales correspondientes, también en el concejo municipal”, aunque reconoció “que también hay un grado de responsabilidad de los conductores, que debemos tomar conciencia sobre riesgos y consecuencias de las altas velocidades en esta ruta”.

TRES ACCIDENTES
Contó González que este es el segundo accidente con consecuencias fatales en esa ruta, frente a la comuna de Licantén en menos de ocho días, recordando que, además, una semana antes se había registrado otro, en que seis personas resultaron heridas, algunas de ellas graves. En cuanto a esta nueva víctima, el concejal acotó que la comunidad hoy a las 10.00 horas despedirá al pequeño Guillermo, tras un oficio religioso en la iglesia de Lora.

Mauricio Poblete

Volver