Martes, 25 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos
Del proyecto inmobiliario “Los Alpes”

Discrepan por proceso que “invalida” permiso de edificación

Municipio señala que cumplió “de manera íntegra” lo señalado desde el órgano contralor, para lo cual, el alcalde ya decretó el respectivo decreto. Por su parte, la arquitecta Valeska Peña, quien reside en una de las casas contiguas a tal edificio, señaló que, a su juicio, el fallo “no tiene una doble lectura”.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 10 de Julio 2017

CURICÓ.- Una evidente “discrepancia” es la que ha quedado a la luz respecto al “proceso de invalidación” relacionado al “permiso de edificación” del proyecto habitacional “Los Alpes”, estructura de nueve pisos ubicada en la zona oriente de Curicó.

Cabe recordar que ante el “menoscabo” que aseguran haber sufrido en su “calidad de vida”, tres familias, cuyas viviendas colindan con el aludido edificio, presentaron un recurso de protección, el cual tras arribar a la Corte Suprema “fue rechazado”, aunque con el detalle que se debería respetar lo previamente emanado desde la Contraloría, esto es, el inicio del “proceso” que “invalida el permiso para edificar” y que pone un manto de “incertidumbre” sobre el futuro de tal obra.

En tal punto es donde surge la divergencia, ya que desde el municipio, a la hora de referirse al tema, señala que se cumplió “de manera íntegra” lo indicado desde el órgano contralor. De hecho, el abogado del departamento jurídico del municipio curicano, Juan Barrera, dijo que el alcalde “dictó” el necesario decreto que dio curso al mencionado proceso, por lo tanto, se trata de una temática que está “en una instancia administrativa”, la que establecerá si procede o no “invalidar” aquel acto.

“Lo que ordena la Contraloría no es que se invalide el permiso de edificación. Lo que ha instruido la Contraloría a la Municipalidad de Curicó es que inicie un proceso, tendiente a determinar y establecer si efectivamente el permiso de edificación fue mal otorgado, o por el contrario, está bien otorgado. Eso no lo sabemos, sino hasta que culmine este proceso”, dijo, recalcando que se trata de un mecanismo administrativo, que por ley contempla instancias, donde se deben escuchar “a las partes interesadas”.

“Es una instancia abierta, cada uno hará sus planteamientos, sus operaciones y en definitiva en base a toda esa argumentación”, dijo, se tendrá que resolver tal materia.

Tal como lo aseveró la propia Corte Suprema, Barrera recordó que en un “fallo unánime”, quedó establecido que “ni el alcalde ni el director de Obras” incurrieron en un acto “arbitrario e ilegal”, indicando de paso que el municipio “siempre ha actuado con trasparencia”, evacuando la información que ha sido solicitada, “en todas las instancias” pertinentes.

 

MALA INTERPRETACIÓN

Tras enterarse de tal postura, la arquitecta, Valeska Peña, quien reside en una de las casas contiguas a tal edificio señaló que, a su juicio, el municipio realizó “una mala interpretación de la documentación legal” que ha estado a disposición, recalcando que el fallo “no tiene una doble lectura”, ya que expone de manera expresa “que se tiene que iniciar el proceso de invalidación”, y no que “se deba revisar si corresponde o no” darle curso a tal punto.

Junto con ello agregó que a la fecha “no han sido escuchadas todas las partes” involucradas en el caso, lo cual se puede comprobar a través de las “reiteradas oportunidades” en las que, desde la seremi de Vivienda, por intermedio de oficios, se ha insistido en que se deben “iniciar y dar cuenta de los procesos” indicados de manera explícita por el ente contralor, sin que a la postre se haya dado aquel paso.

“Acá solo se están resguardando por el interés municipal, por el mal obrar de un funcionario y no se ha escuchado a los vecinos afectados. No hemos tenido por ninguna parte, ninguna ayuda o acercamiento por parte del municipio”, dijo.

 

TERRENO

Cabe recordar que el citado recurso también dio cuenta que la estructura fue emplazada sobre parte de un terreno que, según el Plan Regulador Comunal, estaba reservado para una calle de servicio. En otras palabras, se terminaron aplicando disposiciones relacionadas con cierto tipo de zona, cuando en rigor correspondía que fuera normado por las características de otra.

Carlos Arias

Volver

Comentarios