Jueves, 20 de Junio de 2019
Ministro de Justicia y Derechos Humanos, Hernán Larraín

“El 2021 estará terminada la nueva cárcel de Talca”

Secretario de Estado adelantó en exclusiva con Diario El Centro lo que será su cuenta pública que rendirá hoy a la ciudadanía, pasando revista a los logros y desafíos de su gestión.

Periodista: Hernán Espinoza - Fecha de Edición: 30 de Abril 2019

¿Cuál es el panorama global de su gestión al frente del Ministerio de Justicia?

“Si tuviera que hacer una estructura, puedo decir que hay un espacio muy fuerte de desarrollo legislativo, por la cantidad y envergadura de los proyectos. Luego, tenemos una agenda en materia de derechos humanos. Y en el trabajo de los servicios, donde hay dos que están pasando por un momento muy crítico. Se trata del Sename, con todos los problemas para bordar la niñez vulnerable; y Gendarmería, con la situación de las personas privadas de libertad”.

 

¿En materia legislativa que prioridad tiene la reforma a la justicia civil?

“Hay propuestas de muchas leyes, de distinta naturaleza, pero algunos ejes que hemos trabajado durante el año y que prontamente vamos a presentar al Parlamento. Allí el primer lugar lo tiene la justicia civil, que es la reforma pendiente. Al año, el 57% de las causas que ingresan a todos los tribunales son del área civil, sin embargo, no ha tenido una reforma procesal real”.

 

¿Se fue quedando atrás?

“La verdad es que sí, fue la única que se quedó atrás. Por lo tanto, tenemos listo un proyecto de ley para pasar a un proceso civil moderno, renovado, tecnológico y que incluya una forma de resolver conflicto no adversariales, que es a través de la mediación”.

 

¿Equivale eso la justicia vecinal?

“La teníamos incorporada dentro de este conjunto de medidas, pero decidimos separarla, porque implica transformar los juzgados de policía local que dependen de los municipios. Ese proyecto lo vamos a presentar el segundo semestre, para implementarlo el próximo año”.

 

¿La reforma a la justicia civil incorpora la inmediación, oralidad y transparencia?

“Por supuesto, y lo vamos a dividir en tres proyectos de ley. Uno es un nuevo Código Procesal Civil; otro es la ley de mediación; y, finalmente, cambios al Código Orgánico de Tribunales”.

 

¿También se concluirá con el nuevo Código Penal?

“Se trata de un anhelo muy esperado. Han existido tres anteproyectos y, lo que nosotros hemos hecho, es consolidar los dos últimos, esto es, del primer gobierno del Presidente Piñera y del segundo de la Presidenta Bachelet. Lo tenemos listo”.

 

¿Cuáles serán los énfasis en el quehacer de Gendarmería?

“Estamos trabajando en una transformación muy significativa. Primero, lo que ellos han hecho siempre es custodia. Pero lo que decimos es que también tiene que cumplir como labor esencial la reinserción. Lo que nos pasa es que cuando los presos cumplen su castigo, se les hacen algunos cursos, pero no salen preparados para el mundo del trabajo. El post penitenciario es esencial, porque el índice de reincidencia, en el primer año de libertad, es de un 50%. Por lo tanto, estamos fabricando delincuentes. Se han gastado muchos recursos en Carabineros y otras entidades, pero aquí gastando menos podemos reducir la reincidencia”.

 

¿Y en qué se traduce el diagnóstico?

“En que estamos presentando el programa ‘+R’ cuyo propósito es reducir la reincidencia para mejorar la seguridad pública, con una alianza con el sector privado. También incorporamos a la sociedad civil que trabaja en esta materia. La idea es trabajar en el intrapenitenciario, en rehabilitación con los internos, de manera que cuando estén listos para salir, puedan enfrentar el mundo laboral. Y la empresa se compromete a darles un año de trabajo. Para este año, empezamos con mil cupos, hasta cubrir a todos los internos condenados con esta oportunidad”.

 

¿Qué pasa en materia de infraestructura penitenciaria?

“Sabemos que en las cárceles existe un importante hacinamiento y dificultades de habitabilidad. Hemos desarrollado un plan de infraestructura. Aquí en Talca ya está en construcción la nueva cárcel. Se ha demorado, pero calculamos que el 2021 vamos a tener resuelto el problema del Maule”.

 

¿Qué otros aspectos serán abordados en materia legislativa?

“El que ha sido más llamativo es la reforma al sistema notarial, donde se cambia el sistema de nominación, para terminar con su perfil opaco y discrecional, por uno público, transparente y meritocrático, con un nuevo sistema de fiscalización. Vamos a crear nuevos ministros de fe –con los llamados fedatarios- para permitirle a la gente acceso expedito y a menor costo, poniendo la fe pública al servicio de la gente.

También veníamos trabajando un proyecto de ley con la asociación de magistrados, para diseñar un nuevo sistema de formación de jueces. Se harán también modificaciones al Código Procesal Penal. Tendremos una ley humanitaria para que enfermos graves en peligro de muerte o personas que no sean autovalentes por razones físicas o mentales, puedan cumplir sus penas de manera domiciliaria y morir con dignidad”.

 

¿Habrá excepciones o será para todos igual ese derecho?

“Si la persona está enajenada mentalmente, da lo mismo el delito que cometió. Si está por morirse, creo que es un problema de dignidad humana y no de otra naturaleza, por lo cual, el proyecto no distingue”.

 

¿Qué pasará con esta idea de que los delitos de connotación sexual sean imprescriptibles?

“Vamos a reactivar un proyecto de ley sobre esta materia, para asegurar que exista certeza que ningún abusador quede impune, aunque pasen los años. También presentamos un proyecto para mejorar el registro de ofensores sexuales, para que nadie que tenga trabajo con niños, pueda ser contratado si ha sido condenado por un delito de esta naturaleza. Y otro que prohíbe la rebaja de condena a quienes han cometido delitos de abuso sexual en contra de menores. Tenemos una línea de trabajo muy potente”.

 

¿Qué se ha hecho en materia de derechos humanos?

“El aporte nuevo es generar una agenda de derechos humanos que se haga cargo de los problemas que existen en la actualidad. Y para ello, hay un instrumento que es un plan nacional de derechos humanos que alcanzó a presentar el gobierno anterior y que lo hemos actualizado.

El Presidente lo está enviando a toma de razón en los próximos días, para instalar una nueva cultura de derechos humanos en todo el espectro de la administración pública. Una cosa de mucho interés es que estamos incorporando al sector privado, con un compromiso desde las empresas”.

 

Volver