Domingo, 18 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Despejado
Presupuesto 2018

El desafío presupuestario entre el culmino de proyectos y cambio de Gobierno

Las prioridades de inversión, los montos asignados para gasto público y libre disposición de la próxima administración definen los puntos claves del proyecto.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 03 de Octubre 2017

TALCA.- Bajo el contexto electoral que define este año, la presentación del presupuesto nacional ha generado contrarias posturas del mundo político. Desde la oposición, los cuestionamientos se centran en el incremento del 3,9% del gasto público y la asignación limitada -según ellos- del monto de libre disposición para el próximo Gobierno. Sin embargo, para los congresistas oficialistas las condiciones económicas están dadas y, por ende, mantienen su respaldo al proyecto.

Las prioridades de educación, salud e infraestructura, definidas en el proyecto, son destacadas desde el oficialismo pero para la oposición el énfasis también debiera apuntar a enfrentar la delincuencia e infraestructura -específicamente- en materia de riego.

 

“ATERRIZAR” LOS GRANDES LINEAMIENTOS 

El diputado Pablo Lorenzini (DC) considera que los grandes lineamientos deben ser aterrizados de cara a producir mayor reactivación y más trabajo. “El ambiente se ve positivo, pero ahora hay que hacer el trabajo aterrizado. ¿Qué va para inversión? y que no vaya este 3,9% a gasto, sino para inversión que reaccione pronto”, dijo. 

A su juicio, antes del cambio de Gobierno se debiera avanzar en las obras que están en curso y la discusión de los parlamentarios tiene que enfocarse desde los sectores productivos de cada zona del país. “Tomemos los proyectos que ya están listos, que han pasado todas las instancias y trámites para empezar a aplicarlos de inmediato”, aseguró.

El presidente del Senado, Andrés Zaldívar (DC), aseguró que “si uno ve la proyección de ingreso con, ingresos permanentes en un periodo de tres años, tienden a crecer casi en un 5% y, por lo tanto, queda un margen para ir reduciendo el déficit fiscal”.

En cuanto a las prioridades, Zaldívar señaló que estas se encuentran dentro de las líneas que ha mantenido el actual Gobierno, “que está principalmente en educación, salud e infraestructura. La inversión en el presupuesto hoy día es de las más altas que hay en materia de infraestructura”, señaló.

 

PRÓXIMO GOBIERNO

El manejo de recursos del próximo Gobierno se muestra como las principales preocupaciones de los parlamentarios opositores. El diputado Celso Morales (UDI), cuestionó el monto asignado para libre disposición (alrededor de 450 millones de dólares). “La tentación que ha tenido el Gobierno, especialmente en este último año, en año de elecciones, ir con gastos que van mucho más allá de la realidad del país (…) Será muy complicado poder ordenar las finanzas, poder disponer de los recursos para los ejes más importantes del proyecto de Sebastián Piñera”, dijo.

En cuanto a la realidad local, Morales aseguró que la discusión debe apuntar a centrarse en la salud, el agro, la mantención de los caminos públicos y afrontar el déficit en la región.

Para el senador Juan Antonio Coloma (UDI), la cifra está en un rango inferior al tradicionalmente entregado y con muchos gastos comprometidos.El próximo Gobierno tiene que hacer muchas cosas que este Gobierno no ha hecho y para eso requiere disponibilidad de recursos más libremente ejecutados”, señaló.

Para Coloma, el incremento de la deuda pública, es otro elemento clave y preocupante de este proyecto. “Ese 3,9% no lo entendemos mayormente cómo se puede producir y cuál sería el efecto real que tendría sobre la economía y creo que eso va a hacer también un asunto importante de la discusión. Y ver con preocupación como la deuda pública se ha incrementado fuertemente en estos Gobiernos de la Nueva Mayoría, llegando casi a los 70 mil millones de dólares”, dijo.

 

ANÁLISIS ECONÓMICO

Cinco años continuos de déficit fiscal y una política económica asociada a la distribución de riquezas, coinciden con la presentación de un Presupuesto 2018, al cierre de la gestión de Michelle Bachelet, cuyo punto más debatido luego de su presentación fue el aumento del gasto público a 3,9%, mientras la estimación del Banco Central de Chile (BCCh) de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) es de entre 2,5% y 3,5%.

Sobre cuáles son las implicaciones de esta disparidad, fue consultado el doctor en Economía y docente de la Facultad de Economía y Negocios (FEN) de la Universidad de Talca (Utalca), Rodrigo Sáenz, quien explicó que si el gasto público crece más que el PIB, la participación del Fisco en la economía aumenta. “Esto es preocupante, puesto que sigue la misma tendencia de los últimos cuatro años: mientras el gasto del Fisco aumenta, la inversión del sector privado cae. Es justamente el aumento desmedido que ha tenido el gasto público en el último tiempo, el que le ha dejado cada vez menos espacio al empuje del sector privado. Ahí está el problema”, afirmó.

En tal sentido, explicó que “lo más preocupante de esta noticia es que con un déficit fiscal proyectado de 7 mil millones de dólares, el Presupuesto Fiscal de 2018, en lugar de disminuir la deuda pública, que es lo que se requiere, la aumenta. Hoy la deuda bruta del Fisco llega a 60 mil millones de dólares; esto es un cuarto del producto interno bruto de Chile”.

Al respecto, el doctor en Economía, también docente de la Utalca, Gabriel Pino, acotó que no existe evidencia técnica la cual refiera que el crecimiento económico es un techo para el gasto fiscal. 

“No existe una regla política en ese sentido. Lo que sí es negativo es la tendencia durante varios años, de aumento del gasto público. Esto afecta el nivel de endeudamiento del país y por ende el nivel de riesgo”, explicó.

Al consultarle si es correcto estimar el gasto público en una cifra que pudiese doblar el estimado de crecimiento del presente año (entre 1,25% y 1,75% según BCCh), expresó que los datos enunciados en el Presupuesto 2018 no corresponden “a lo habitual”.

Coincidió con Saens al indicar que esto repercutirá  en el endeudamiento y a futuro hará que se adquieran créditos más caros, en función del endeudamiento acumulado y la calificación de nivel de riesgo país.  Sin embargo,  no existe evidencia del grado de negatividad que esto pueda representar.

 

CIFRA PRUDENTE

Saens expresó que si realmente hubiese “voluntad política” para hacer converger el déficit fiscal de Chile a 0% en un plazo de cinco años, la expansión del gasto fiscal en 2018 debió ser por el orden del 2,5%, sino el techo de expansión era 3%. 

A juicio de Pino resulta complejo estimar una cifra idónea para el contexto chileno y la expansión del gasto público, más en la actualidad, cuando la decisión estaría condicionada por los intereses sobre el período eleccionario próximo.

En términos conservadores se podría esperar que este componente presupuestario tuviese relación con la cifra de crecimiento, para disminuir el endeudamiento acumulando desde hace cinco años.

 

POLÍTICAS DE

 PRÓXIMO GOBIERNO

Para Saens, “la mochila que heredará el próximo gobierno será bastante pesada”. Los gastos públicos comprometidos para los próximos años ya son mayores a los necesarios para hacer cumplir la regla fiscal de balance estructural, por ello el académico advirtió que “independiente de quién sea (…) una de sus primeras tareas será la de disminuir la expansión del gasto fiscal, para así lograr una deuda pública que sea más sostenible en el tiempo”.

Pino expresó que esto dependerá del color político. No obstante, se espera que “exista preocupación por el crecimiento económico”, lo cual no ha habido en los últimos tiempos. 

 

Wendy Lucena/Rosmir Sivira

 

Volver

Comentarios