Martes, 11 de Diciembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos
Álvaro Elizalde, senador PS por la Región del Maule

“El gobierno ha tenido problemas de instalación evidentes”

El parlamentario socialista hizo una crítica hacia la actual administración, a quien acusa de querer evadir el debate parlamentario en materia de leyes que no les gustan

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 27 de Mayo 2018

TALCA.- Privilegiando el despliegue territorial y combinado con la dirección nacional del Partido Socialista (PS), el senador por la Región del Maule, Álvaro Elizalde, cuenta que ha buscado la forma de compatibilizar ambas funciones, eso sí, dejando una más al control de “las nuevas tecnologías”, como él dice.
“Presidir un partido político es un desafío adicional a la condición de senador por el Maule, pero creo que, en general, he podido compatibilizar los tiempos, sobre todo, porque desde el mismo 11 de marzo he desarrollado una intensa agenda, con presencia territorial en la región. Y con las nuevas tecnologías se puede, perfectamente, estar en terreno y -al mismo tiempo- estar conectado con las temáticas nacionales y participando de las decisiones”.

¿Qué es menos complejo manejar a “control remoto”: el sillón parlamentario o la dirección del partido?
“Los partidos tienen sus complejidades, no son fáciles de presidir, pero se puede hacer desde la distancia con las nuevas tecnologías. En cambio, la condición de senador exige la presencia en terreno y, por lo tanto, he priorizado el despliegue territorial y la presencia em la región, porque el contacto directo con los ciudadanos para conocer sus demandas, necesidades y poder representarlos adecuadamente, no puede ser reemplazado”.

En el trabajo territorial y parlamentario ¿cuáles son los focos de interés que está realizando en la gestión de senador?
“Me interesa ser un buen legislador para Chile y para el Maule. En ese contexto, solicité a mi bancada ser incorporado en aquellas comisiones que son relevantes para mi región. Por lo tanto, formo parte de la comisión de Economía y Agricultura, y ahora voy a incorporarme a la comisión de Pesca, para participar en iniciativas legales que tienen alto impacto en la Región del Maule.
En segundo lugar, el despliegue territorial es importante. Estoy instalando las oficinas regionales junto a un equipo que está desplegado en el territorio, y durante esta primera etapa estamos en el desarrollo intenso de reuniones con organizaciones sociales de las 30 comunas de la región, para establecer vínculos de trabajo conjunto y canalizar sus necesidades”.

Siendo presidente de partido y parlamentario ¿cómo evalúa el proceso de rearticulación de la fuerza opositora?
“Sin duda que es un proceso complejo, pero imprescindible. Debemos construir una alternativa progresista para Chile con vocación de mayoría. Por lo tanto, debemos privilegiar el diálogo con todos los actores de oposición, para converger hacia una línea de acción común. En ese contexto, en particular el Partido Socialista, junto con mantener sus vínculos con los partidos que integraron la Nueva Mayoría, ha iniciado un proceso de diálogo con los representantes del Frente Amplio, porque nos interesa establecer espacios de convergencia para un trabajo conjunto”.

¿Cambia el eje del PS, que trabajó y tuvo acuerdos electorales con la DC y que hoy confluye hacia el Frente Amplio?
“La DC está pasando por un momento complejo que esperamos se resuelva adecuadamente. Ahora, no es que nosotros estemos mirando a un actor por sobre otro, lo que hemos propuesto es un diálogo desde la DC al Frente Amplio, para construir una mayoría comprometida con los cambios que Chile necesita. En ese contexto, la decisión de seguir trabajando con la Democracia Cristiana, pero además con otros actores del espacio progresista. La DC ha sido un actor muy relevante en la política nacional y vamos a seguir trabajando con ellos”.

¿Cuáles son las temáticas que deberían convertirse en las banderas de lucha del bloque opositor?
“Debemos organizarnos para defender los avances en materia de derechos y libertades de los últimos años. Sabemos que el gobierno tiene una agenda explícita y una más reservada, es decir, tiene dos caras y, obviamente, tiene interés en desmantelar la institucionalidad que se ha creado para ampliar los derechos y libertades de los chilenos.
En segundo lugar, tenemos que llevar una propuesta de futuro y es quizás el desafío más relevante, que se haga cargo de áreas en las que Chile todavía debe cambiar de manera sustantiva. Doy algunos ejemplos: debemos generar un propuesta que garantice dignidad a los adultos mayores; una propuesta que potencie la educación pública para elevar los estándares de calidad; debemos avanzar en un marco de protección de los derechos de los trabajadores y de los derechos colectivos, para que cuenten con herramientas para negociar y mejorar sus remuneraciones; debemos seguir avanzando en profundizar la democracia y promover una nueva Constitución nacida en democracia; y debemos promover un cambio en el modelo de desarrollo para que Chile no dependa de la explotación intensiva de materias primas y tenga capacidad de darle valor agregado de sus productos, con una inversión importante en ciencia y tecnología. Esos son los ejes sobre los cuales se debe generar una propuesta progresista para Chile”.

Pero estos ejes suenan a los conceptos que eran parte de la agenda del gobierno reciente de Michelle Bachelet. Si se vuelven a elaborar esas propuestas ¿es lo que quedó pendiente por hacer, es defender lo que se alcanzó a hacer?
“El Partido Socialista, como tal, tiene propuestas sobre estos temas. De hecho, vamos a lanzar una publicación que da cuenta de un nuevo modelo de pensiones para Chile que se trabajó por el Instituto Igualdad y la bancada de senadores, pero es la propuesta del PS; y también tenemos propuestas en el ámbito de la salud, reforma constitucional y en varios temas. Pero el desafío, hoy, consiste en tener un espacio de diálogo de los actores progresistas, para concordar una propuesta común. Por tanto, escuchar las otras propuestas y, sobre esa base, construir una alternativa que nos representa a todos”.

¿Cómo evalúa el periodo de instalación del gobierno?
“El gobierno ha tenido problemas de instalación evidentes. Tiene un número récord de seremis que no pudieron asumir, porque no pudieron cumplir con los requisitos que establece la ley, lo que da cuenta de una falta de prolijidad significativa; pero –además- los ministros no están asesorando adecuadamente al Presidente o él no está escuchando los consejos de sus ministros.
El mejor ejemplo es la fallida nominación de su hermano como embajador en Argentina, que todos sabemos es algo ilegal, pero también iba a significar un costo político en el gobierno. Adicionalmente, el gobierno ha pretendido burlar al Parlamento para modificar las leyes que no le gustan y creemos que es una mala alternativa.
Hemos hablado de una motosierra administrativa, porque si al gobierno quiere modificar alguna ley que no le gusta, tiene que hacerlo a través del debate parlamentario. Lo vimos en el protocolo de despenalización del aborto y lo hemos visto dentro de la discusión del marco reglamentario de la reforma educacional y, también, a propósito de la intención de modificar la reforma laboral, sobre la base de la interpretación de la Dirección del Trabajo”.

Claudio Rojas

Volver

Comentarios