Miércoles, 21 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos
Según ENCAVI 2015-2016

El Maule sacó nota 5,6 en calidad de vida y bienestar

Encuesta consultó a más de siete mil personas de 164 comunas a lo largo de todo el país.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 15 de Marzo 2018

TALCA.- El Ministerio de Salud publicó los resultados regionales de la Tercera Encuesta de Calidad de Vida y Salud (Encavi) 2015-2016, instrumento que midió los principales índices de satisfacción personal.
En dicho análisis se apreció, por ejemplo, que las regiones de Antofagasta y Tarapacá lideran los índices de felicidad del país. La Región del Maule sacó nota 5,6, uno de los registros más bajos del país e incluso más que el promedio nacional, que alcanzó un 5,9.

SOCIÓLOGO UCM
Claudio Vásquez, analista del Observatorio Laboral del Maule de la Universidad Católica del Maule, explicó que la calidad de vida es un concepto multidimensional, o sea, tiene varias dimensiones o componentes que lo forman, siendo la salud, los ingresos, el trabajo, las relaciones familiares y el uso del tiempo libre los más importantes.
“En este sentido, se puede entender que existen condiciones materiales que determinan la calidad de vida y que pueden ser más o menos objetivables, como por ejemplo, tener acceso o no al agua potable, alcantarillado o electricidad, el estado de salud, tener o no trabajo, etc. Mientras que por otro lado, existen aspectos más subjetivos de la calidad de vida y que van a depender de lo que experimenta un determinado individuo en un momento dado”, argumentó el profesional.
En este último aspecto, el bienestar subjetivo -según Vásquez- pretende medir precisamente cómo los individuos nos percibimos y a nuestro entorno, independiente de las condiciones materiales u objetivables de bienestar.
“Supongamos que comparamos dos personas que tienen el mismo sueldo, viven en el mismo barrio, tienen la misma edad, pero una de esas personas cuenta con una nutrida red de apoyo familiar y de amistades, mientras que la otra no. Probablemente, la primera persona va a experimentar un mejor bienestar subjetivo en comparación con la otra, debido al componente relacional o afectivo, que impacta de manera directa en nuestra percepción del bienestar al tener a alguien con quien contar. Al fin y al cabo somos seres sociales, por lo que aislarnos nos sume en una sensación de vacío y desafección”, sostuvo el sociólogo.

ENCAVI
En relación a los datos de la última “Encuesta Nacional de Calidad de Vida 2015-2016”del Ministerio de Salud (Encavi), las cifras develan que la Región del Maule es la que presenta los más bajos niveles de bienestar subjetivo. Bajo la pregunta “¿qué tan bien se siente Ud. en su vida en general?” (nota de 1 a 7), la Región del Maule le pone nota 5,6.
“Una explicación claramente es el bajo nivel de ingresos económicos, pues mientras en el país el promedio de ingresos es 517 mil 540 pesos, en el Maule es de tan sólo 385 mil 471 pesos, lo cual sitúa a nuestra región como una de las que ostenta el promedio de ingresos más bajo. Lo anterior se asocia a empleos principalmente de baja cualificación, ligados al sector agrícola y comercio, donde la generalidad de los salarios es cercana al sueldo mínimo”, señaló.
Complementando lo anterior, Vásquez se refirió al estudio de “Calidad de Vida de los talquinos” realizado por la Consultora Copraxis (2016), que develó que el 36,9% de los talquinos percibe que la ciudad está estancada y sólo el 57,1% percibe que está progresando.
“El dato anterior sirve para complementar lo indicado por la encuesta Encavi, vale decir, la baja calificación de sensación de bienestar de los maulinos en general, y de los talquinos en particular, puede explicarse por los bajos ingresos, y por la sensación de que la Región del Maule no progresa, sino que está más bien estancada. En el ámbito de la salud, aún cuando ha habido importantes avances en infraestructura en estos últimos ocho años, después del terremoto de 2010, aún persiste la sensación de escasa oferta de atención médica, de hecho existen especialidades médicas sumamente difíciles de encontrar. Muchos maulinos prefieren atenderse en Santiago o en regiones aledañas antes que hacerlo en las propias dependencias de la región”, explicó.
En síntesis, los bajos salarios, la precariedad del empleo y el difícil acceso a la salud, son tres posibles vías de explicación de esta baja percepción de bienestar y felicidad que experimentan los maulinos, según el sociólogo de la Universidad Católica del Maule.

Karin Lillo

Volver

Comentarios