Viernes, 21 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos Nubosos
Se ahonda polémica por presencia del prelado en misas papales

El papa defiende al obispo Juan Barros y dice que acusaciones “son calumnias”

Víctimas del sacerdote Fernando Karadima dijeron en una declaración que “es inaceptable lo que hoy ha dicho el Papa Francisco en referencia a nuestra causa y nuestra lucha”.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 19 de Enero 2018

SANTIAGO.- El papa Francisco defendió ayer al obispo Juan Barros y aseguró que las acusaciones de que encubrió los abusos sexuales contra menores cometidos por el sacerdote Fernando Karadima “son calumnias”.
“El día que me traigan una prueba contra el obispo Barros, voy a hablar”, declaró el pontífice a periodistas de varios medios locales a su llegada a la ciudad de Iquique, donde celebró ayer la tercera y última misa de su gira apostólica por Chile.


“No hay una sola prueba en su contra, todo es calumnia”, enfatizó Jorge Mario Bergoglio en declaraciones a los informadores que le abordaron al momento de subirse al papamóvil.
Al conocer las palabras del papa Francisco, Juan Carlos Cruz, una de las personas que se querellaron contra Fernando Karadima, mostró su disconformidad con el pontífice. “Seguimos igual y su perdón sigue siendo vacío”, manifestó a través de su cuenta de Twitter.


“Como si uno hubiese podido sacarse una selfie o foto mientras Karadima me abusaba a mí u otros con Juan Barros parado al lado viéndolo todo”, dijo molesto.
Más tarde, cuando el sumo pontífice volaba hacia Lima, su próxima parada, Juan Carlos Cruz, Juan Andrés Murillo y James Hamilton, tres de las víctimas de Karadima, emitieron una declaración pública en la que rechazaron la defensa que realizó el papa Francisco del obispo Juan Barros.
En el texto aseguraron que la defensa del papa es ofensiva y dolorosa, y que además muestra una cara desconocida del arzobispo de Roma.
“Lo que ha hecho el papa hoy es ofensivo y doloroso, y no solo con nosotros, sino contra todos quienes luchan por crear contextos menos abusivos y más éticos en lugares como la Iglesia Católica. También confirma que aún hay mucho por hacer, y seguiremos en este camino”, añadieron en una rueda de prensa.
Los tres señalaron que es necesario que las palabras de perdón, vergüenza y dolor que ha expresado el papa durante su visita a Chile se transformen en acciones concretas, para erradicar de las filas de la Iglesia a todos quienes se han aprovechado de la asimetría de poder que les da su ministerio y han abusado sexualmente de niños, niñas, jóvenes y personas vulnerables. “Y también a todos quienes han encubierto activa y pasivamente estos abusos”, añadieron.
“Es inaceptable lo que hoy ha dicho el Papa Francisco en referencia a nuestra causa y nuestra lucha. Es ofensivo para nosotros y para todos quienes han sufrido abuso, en particular abuso clerical. También para quienes estamos luchando contra el abuso sexual y psicológico cometido a niños, niñas y adolescentes. No aceptamos amedrentamientos de nadie, por poderoso que sea”, recalcaron.
Afirmaron que “todo esto es grave y creemos que, finalmente, revela un rostro desconocido del pontífice y de gran parte de la jerarquía de la Iglesia”.


Juan Barros Madrid, nombrado obispo en marzo de 2015 por el papa Francisco, ha estado estos días en el ojo del huracán por su participación en los principales actos religiosos con motivo de la visita del pontífice.
Ello, debido a las denuncias en su contra como encubridor de los crímenes cometidos por Fernando Karadima cuando este era párroco de la iglesia de El Bosque.
El pasado martes, Barros apareció por primera vez en público en la gira de Bergoglio durante la misa multitudinaria celebrada en el parque O\'Higgins de la capital chilena.
A raíz de este hecho, Juan Carlos Cruz aseguró que Barros estaba presente cuando el párroco del Bosque abusaba de él. Al igual que en ocasiones anteriores, Barros rechazó esta acusación.
Poco antes de que el papa saliera a defenderle, el obispo de Osorno aseguró este jueves que Francisco le dio palabras de “ánimo apoyo y cariño”.
Además de la misa en el parque O\'Higgins, Barros también estuvo este miércoles en la misa que el papa ofició en el aeropuerto Maquehue de la ciudad de Temuco y asistió este jueves a la del campus Lobito, en la ciudad de Iquique, adonde se desplazó junto a otros obispos chilenos que acompañaron al séquito vaticano.


En declaraciones a los periodistas a su llegada a la capital de la región de Tarapacá, Barros Madrid aseguró que “el santo padre siempre ha sido muy cariñoso y apoyador” con él. “Eso a uno, como hijo de la iglesia, como sacerdote y obispo, lo alegra, lo fortalece”, añadió.
“El papa fue muy cariñoso al final de la misa (en Temuco), dándome palabras de ánimo. Las palabras específicas me las guardo en el corazón, pero fueron muy lindas”, manifestó al ser abordado por la prensa en el aeropuerto de Iquique.
Preguntado por su presencia en la gira papal, después de que el pasado lunes Bergoglio dijera sentir “dolor y vergüenza” y pidiera perdón por los abusos cometidos por miembros del clero contra jóvenes y niños, Barros respondió que “participar en la misa es lo más grande, y eso es lo que prima para muchos”. EFE

Volver

Comentarios