Sábado, 25 de Mayo de 2019
Se retrasó la temporada de ventas

El “peor” enero para el comercio de artículos escolares

En los últimos seis años este priemer mes del año, dicen los comerciantes, fue el menos lucrativo. Esperan que en febrero repunten las ventas. Por ahora, apelan a descuentos.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 03 de Febrero 2019

TALCA.- Regularmente, a mediados de enero, comienzan a activarse las ventas de útiles y uniformes escolares en el comercio talquino. Algunas familias aún más prevenidas se anticipan más y compran desde diciembre. Pero, ninguno de los dos casos sucedió este año. En cambio, apenas la última semana de enero se notó un ligero repunte, tal como coincidieron los comerciantes con mayor antigüedad en Talca dedicados a este mercado.


“Muchos se quejan, porque todo está muy lento. Tengo entendido, por algunas personas que me han comentado, que este es el peor enero desde hace seis años”, aseveró el jefe de Operaciones de la librería Tucán, Pablo Franz.


El año pasado, en estas misma fecha la demanda era superior y, además, había numerosos argentinos comprando, observó Angélica Berríos, encargada de un negocio de paquetería instalado en el centro de la ciudad desde hace más de 40 años. Esta vez, las ventas son notablemente inferiores, muestra clara de ello es que durante toda la semana y hasta ayer en la mañana solo despacharon tres listas escolares.
En el mercado del retail el panorama parece ser el mismo. Ayer, los locales generalmente más concurridos del centro no tenían movimiento importante de familias en búsqueda de los implementos de clases.
Debido a la lentitud que están experimentado en la dinámica comercial, las gerencias de los negocios de este rubro esperan que febrero sea un mes agitado. El peak terminaría el 15 de marzo.


TENTAR A LOS CLIENTES
Para atraer la atención de la clientela, en los establecimientos comerciales aplican estrategias como campañas de descuento por listas escolares, una forma de “premiar” a aquellos que hacen las compras con suficiente antelación, explicó Franz. También, ofrecen alternativas como cotizar los productos al enviar el listado escaneado a través de correo electrónico a la sucursal más cercana o con entrega directa en el local y respuesta en no más de 48 horas.
Los locales más pequeños apelan a la atención amable, reducir precios y adaptar la mercadería a las necesidades del cliente y en función de lo que ofrece la competencia.

 

LOS PRECIOs
Las listas de útiles de kínder suelen ser las más costosas con valores entre 40 y 70 mil pesos, las de enseñanza básica oscilan entre los 40 y 50 mil pesos; mientras que las de enseñanza media se calculan entre 20 y 30 mil pesos. En global, para cubrir los gastos entre uniforme y útiles los padres destinan entre 150 y 200 mil pesos por cada hijo.

 

Marlyn Silva

Volver