Sábado, 17 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con lluvia debil
Fundadora del Hogar de las Hermanas del Buen Samaritano

El presente de la madre Irene

Tras sufrir un accidente doméstico que comprometió su cadera, hecho que requirió una operación, la religiosa no pudo continuar a la cabeza del recinto que impulsó en la ciudad de Molina

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 18 de Enero 2017

MOLINA.- Durante el desarrollo de la misa que vino de la mano con la inauguración de la nueva parroquia ubicada al interior del Hogar de las Hermanas del Buen Samaritano de Molina, la fundadora de dicho recinto, la madre Irene García de Prado, sorprendió a los asistentes enviando un saludo previamente registrado, el cual fue emitido a través del sistema de sonido del lugar.

Con 89 años, desde fines de 2015 la religiosa se vio impedida de seguir encabezando la congregación que administra el citado lugar, esto tras sufrir un accidente doméstico que comprometió su cadera, hecho que requirió una intervención quirúrgica que fue efectuada en el Hospital de Curicó. De ahí en más, sus “apariciones públicas” se han visto restringidas, considerando su actual estado de salud. “Son tantos los años de trabajo que ella ha tenido, que le generó un deterioro físico. Ella ya no se levanta, hay que hacerle todo, pero está muy consciente. Todo lo recuerda, por eso dio ese saludo, ya que sigue pendiente de todo. Ella dice que reza por todos, que su vida ahora es hacer oración por los demás”, contó respecto al presente de la madre Irene, la actual superiora general de dicha congregación, la madre Patricia Ibarra. Si bien en una primera instancia se evaluó la idea de que asistiera a la actividad, que además contempló la instalación de la primera piedra del que será el cuarto pabellón del hogar fundado en 1978, en definitiva, se optó por evitar cualquier escenario que pudiese transformarse en perjudicial para su salud. “Por estos días tuvo un pequeño bajón, está un poquito más decaída, sin fuerzas”, acotó Ibarra.

 

NUEVO PABELLÓN

A pesar de que la totalidad de los recursos que se requieren aún no están “asegurados”, el pasado fin de semana se llevó a cabo la ceremonia de instalación de la simbólica “primera piedra” del que será el cuarto pabellón del Hogar de las Hermanas del Buen Samaritano en la ciudad de Molina, actividad que fue encabezada por el obispo, Horacio Valenzuela. Su construcción obedece a una necesidad “más que urgente”, considerando la realidad que se presenta al interior de dicho recinto que, por estos días, en promedio, acoge a cerca de 600 personas, las que en su mayoría son enfermos terminales. Cabe recordar que la labor de dicho hogar está enfocada en recibir a cientos de enfermos provenientes tanto de la propia región como de otros puntos del país. Junto a la alimentación y la estadía, en aquel recinto además se entrega atención médica y de enfermería. “Nos faltan recursos, queremos pedirles a la comunidad que nos apoye y nos ayude, pero esperamos ir completando los recursos en la medida que se vaya construyendo”, acotó respecto del tema, el presidente de la fundación El Buen Samaritano, Bernardo Fontaine, quien recalcó que para la construcción de un nuevo pabellón, se requieren cerca de mil millones de pesos, que en su grueso todavía no están “amarrados”. En ese contexto, desde la fundación El Buen Samaritano están llevando a cabo una serie de gestiones destinadas a poder conseguir los recursos necesarios  para el proyecto, que contempla la construcción de un edificio de dos pisos.

Volver

Comentarios