Lunes, 10 de Diciembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos
Cercano al sector conocido como “El Bajo” en Talca

El sitio con material de relleno que busca convertirse en plaza vecinal

Alumnos de la Universidad de Talca quieren dar valor a un terreno eriazo para que sea utilizado por los vecinos de la Villa Doña Pilar

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 25 de Septiembre 2017

TALCA.- Transformar un sitio eriazo en un espacio para la comunidad es el desafío de un grupo de estudiantes de la Universidad de Talca, quienes atendieron la petición de una dirigente vecinal para dar vida a un lugar que sea utilizado de manera permanente por los habitantes de una villa, en el sector surponiente de la capital maulina.

Se trata de un terreno baldío, al final de la Villa Doña Pilar (22 Sur con 22 1/2 Poniente) y casi llegando al borde del río Claro. Allí jóvenes que cursan la carrera de Arquitectura de la Universidad de Talca, están trabajando en la intervención del terreno, como parte de un taller donde el objetivo es ocuparse de las periferias de la ciudad.

Durante cuatro semanas, se ha desarrollado el proyecto que tiene como última fase, la intervención del terreno. La curiosidad es que en ese sector, en época de verano, suelen ocurrir incendios de pastizales. Además, el punto exacto de la intervención es un sitio “levantado” con material de relleno, acumulado con los escombros retirados, tras la construcción del paso bajo nivel del sector Carlos Schorr con la Circunvalación Norte.

 

ALUMNOS

Pablo Leiva, cursa tercer año de la carrera de Arquitectura y es uno de los estudiantes que está participando de la intervención en el sitio actualmente eriazo. El alumno explicó que el desarrollo del taller permite ir dejando “pequeñas marcas” en diferentes sectores.

En el caso puntual de la Villa Doña Pilar, Pablo explicó que “se tomó la forma que tiene el sector”, es decir, casi circular, donde se trazaron dos ejes. En uno de ellos se trabajará en la construcción de elementos funcionales, tanto decorativos como de uso diario (asientos), reciclando materiales ya utilizados años anteriores en otros proyectos, como es el caso de mallas, sumando a ello bolones de río.

Además se trazó una línea que atraviesa por la mitad del sitio, sobre la cual se plantaron árboles nativos, con la finalidad de agregar especies al paisaje despoblado que, a su vez, ofrezcan sombra en la época estival que se avecina.

Finalmente, casi al borde del sitio, se instalará una estructura de madera que fue fabricada de una forma específica, con la intención que funcione como un amplificador de los sonidos que provengan del nicho del río Claro, cauce que pasa a escasos metros.

Volver

Comentarios