Jueves, 18 de Octubre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos
Sus restos descansan en el Mausoleo Español del Cementerio Municipal de Talca

El último adiós al visionario empresario talquino Enrique Tigero Caballero

En la emotiva misa, familiares y amigos agradecieron las muestras de cariño hacia la tradicional familia Tigero-Rodríguez

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 07 de Octubre 2018

TALCA.- A los 93 años dejó este mundo Enrique Tigero Caballero, emblemático empresario talquino descendiente de españoles, un hombre visionario y pilar de la comunidad.
Se trató de una pérdida lógicamente muy sentida por su familia, pero también por sus cercanos, quienes tuvieron el placer de conocerlo, compartir con este destacado empresario yrecibir sus valorados consejos.


Fue el alcalde más joven que tuvo Talca, también un promotor clave en el desarrollo de muchos emprendimientos que hoy sienten su partida, pues el apoyo que recibieron de él -través de su empresa ligada a materiales de construcción y ferretería “Tigero”- fue vital para su desarrollo y crecimiento.
Por ello, ayer sus funerales tuvieron una masiva concurrencia. Nadie quería que “Don Enrique” descansara sin recibir antes el cariño, admiración y respeto por su aporte y trayectoria.

 

PARTE DE SU HISTORIA
Cuando a fines de junio pasado se realizó un seminario sobre emprendedores, organizado por la Universidad de Talca, se produjo uno de los momentos más emotivos en esa cita, al momento en que se le entregó un reconocimiento al empresario talquino, esto es, un galardón por parte de la Cámara de Comercio de Talca


Quizás esa fue una de las últimas apariciones públicas de Tigero, figura ligada también a la Sociedad Española de Beneficencia y a la Corporación Escuela Especial España de Talca, donde era socio, pero también su presidente entre los años 1999 y 2003. Y así tantas otras instituciones del mundo privado a lo largo de su historia, porque a él le interesaba el desarrollo de la ciudad, pero también tenía su lado social.


Ayer en la misa, oficiada en la Catedral, su amigo, el reconocido abogado y académido, Robert Morrison, lo destacó como una gran persona que siempre se interesaba por los demás.
“A pesar de que nos separa una generación completa, tuve la oportunidad de compartir con Enrique largas veladas y conocerlo como persona en sus actividades. El año 2013, luego de años de redacción, publicó un libro llamado ‘Las memorias del abuelo\', dedicado principlamente a sus nietos, pero leyendo ese libro, nos da a conocer cómo el paso de don Enrique por esta tierra fue una vida viva, con muchos desafíos, decisiones y pruebas”, señaló Morrison.
Añadió que “hubo varias facetas que me importaron y me marcaron profundamente. Una de ellas es que luego de su formación en la juventud, bajo la égida de monseñor Larraín que a tantos formó en esta ciudad, en el seno del Partido Conservador fue electo alcalde de Talca, a los 23 años, cargo que ejerció en el periodo de 1951 a 1954, donde desarrolló diversas obras. De hecho, un plan maestro llamado ‘Plan Tigero\', con cuestiones muy prácticas en la gestión de la ciudad, que sin duda, hasta el día de hoy persisten”.


Fue ahí cuando Don Enrique tuvo que tomar una decisión muy importante -aseguró el abogado- ya que podría haber optado por una carrera política, dado que era una personalidad pública en ascenso. Temía que decidir por elecciones parlamentarias o continuar el trabajo exitoso que desarrollaba paralelamente a la gestión pública.
“Optó por lo segundo y lo hizo evidentemente muy bien, como todos lo sabemos. Pero aquel sello de inquietud social, que lo transformó en un adelantado de la época, no lo abandonó nunca y estuvo presente en muchas inciativas, las que trascendieron, como las instituciones españolas -especialmente- y otras que fueron silenciosas”, recalcó Morrison.

 

“UN ABUELO CARIÑOSO”
Una de las nietas, Tamara Tigero, dedicó unas sencillas y emotivas palabras de despedida, las cuales dieron muestra de lo cariñoso que era Don Enrique con los suyos, especialmente, con su esposa, sus cinco hijos, nitos y bisnietos.
“Siempre fue parte importante de nuestras vidas. Aunque nunca se está preparado para separarse de alguien a quien tanto se quiere, hoy no podemos más que estar agradecidos porque como nietos, pudimos disfrutarte hasta tus 93 años. Y hoy sé que los abuelos permanecen siempre en nuestros corazones”, afirmó.


Karin Lillo

Volver

Comentarios