Domingo, 23 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos Nubosos
Presidenta de los apoderados de la escuela Carlos Salinas:

“Ellos dicen que no les importa perder el año, de acuerdo, pero sus niños, no los nuestros”

Gladys Núñez junto a un grupo de apoderados pusieron ayer un recurso de protección, con el fin de que la justicia obligue a los padres del José Manuel Balmaceda y Fernández, a desalojar la toma que mantienen en el establecimiento que comparten ambas escuelas

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 14 de Junio 2016

TALCA.- En el conflicto que mantiene tomado el establecimiento que comparten las escuelas Carlos Salinas y José Manuel Balmaceda y Fernández por parte de apoderados de esta última, ayer se escribió un nuevo capítulo, esta vez en la Corte de Apelaciones.

Hasta este lugar llegaron apoderados encabezados por la presidenta del Centro de Padres de la escuela Carlos Salinas, Gladys Núñez, con el fin de presentar un recurso de protección para que, según explicaron, “se restituya el derecho a la educación de nuestros hijos”.

El objetivo, explicó la presidenta de los apoderados, es que la justicia intervenga ordenando el desalojo del establecimiento que permanece en toma desde el miércoles pasado.

 

GRAN MOLESTIA

Desde el Carlos Salinas, los padres dicen que les preocupa en particular la determinación expresada por los apoderados en toma de que si es necesario perder el año, se llegará hasta ese punto. “Perfecto. De acuerdo. Pero sus niños, no los nuestros”, responden. Con molestia, los apoderados del Carlos Salinas manifiestan que “si quieren hagan una toma en su jornada”, pero no en la de la mañana, que es la que les corresponde a ellos.

Además, agregan que la radical decisión de los apoderados de la otra escuela también los ha perjudicado en que sus hijos no pueden recibir la alimentación de la Junaeb.

“Ellos hablan de libertad, el presidente (del JM Balmaceda) habla de libertad, pero la libertad termina hasta cuando afecta la libertad nuestra”, dijo Isabel Romero, miembro de la directiva del Centro de Padres del Carlos Salinas.

 

“NO HAY SOLUCIÓN”

Según expresan los apoderados de la escuela Carlos Salinas, el problema radica en que de parte de quienes están en toma “no hay entendimiento” de que no conseguirán un cambio de establecimiento en el corto plazo. “Soluciones no hay, no las va a haber, porque no hay recursos”, precisó Gladys Muñoz. Además denuncian que si bien se les han presentado alternativas, por distintos motivos las habrían rechazado.

“Cuando yo matriculo a un niño y me dicen ‘éste edificio es lo que tengo\'; si yo acepto como apoderado lo que hay, yo al tercer año no puedo reclamar porque quiero algo mejor. Es muy simple, si yo no me siento conforme, tomo a mi niño y me voy”, argumenta también Gladys Muñoz.

Explican que entre los apoderados del Carlos Salinas no hay sensación de incomodidad respecto al edificio “y eso que somos más que ellos, son 1080 niños”, aducen; y que de todas formas valoran los arreglos que se están haciendo, como un salón que sería entregado a fin de año, y la ampliación de la infraestructura hacia un costado donde ya se estaría demoliendo.

Finalmente, también hay un respaldo a las autoridades tanto municipales como ministeriales. “Están sentados a la mesa, conversando. Entonces es una toma que no tiene sentido”, concluye Gladys Muñoz.

Daniela Bueno

 

Volver

Comentarios