Martes, 13 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos nubosos con lluvia debil
Mauricio Rojas, autor del libro La historia se escribe hacia adelante:

“En el Chile que vivimos, si hay un segundo periodo de Sebastián Piñera le será mucho más difícil que el primero”

El escritor comentó además que tras los diálogos que tuvo con el ex mandatario se dio cuenta que este ha madurado en cuanto a saber conectar con la ciudadanía.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 17 de Julio 2016

Más de cuarenta conversaciones tuvo el escritor Mauricio Rojas con ministros, subsecretarios y quienes fueron parte del  gobierno del ex presidente Piñera. De estas, y otras varias con el propio ex mandatario surgió el libro “La historia se escribe hacia adelante”, cuyo lanzamiento se realizó hace un par de semanas. Y aunque a simple vista podría sonar como un libro que ensalza la obra del ex jefe de Estado, su autor relató a Diario El Centro que  cada capítulo tiene como fin que el lector entienda el trasfondo de un gobierno que tuvo un aspecto humano que no se le ha reconocido ni se le ha visto y que sí hace su autocrítica.

 

¿Cómo fue el proceso de preparación de este libro?

Es un libro que tiene la particularidad de comenzar desde los seres humanos que hay tras aquellos que fueron autoridades, sus historias, cómo se formó Alfredo Moreno, Carolina Schmidt. Porque la política trata de procesos, de voluntades y pasiones. Y con ello entender por qué gente que tenía muchas alternativas mejor pagadas, abandona carreras de ese tipo para someterse a la terrible dinámica de Sebastián Piñera.

 

¿Por qué terrible?

Porque ellos sabían que estar en su gobierno era un compromiso que iba a extremar sus fuerzas. Porque el conocido 24/7 no fue ninguna eventualidad. Hay diálogos en que me contaban de llamadas telefónicas laborales a las cuatro de la mañana, es decir una exigencia máxima. Entonces uno dice y por qué esta gente ingresó al gobierno. Mi convicción hoy es porque hay una pasión, pero eso no se reflejó porque apareció como un gobierno tecnocrático, que eran ejecutivos fríos. Pero la verdad es que esta gente tiene y tuvo en su momento una pasión. Lo que había era un déficit de la capacidad política de expresarla y esa fue la carencia del gobierno del ex presidente Piñera.

 

TERREMOTO POLÍTICO

 Un hecho que marcó el gobierno de Piñera fue que la ciudadanía no logró conectar con su figura…

Totalmente y ese es un hecho que el mismo Sebastián entiende perfectamente. Mucha gente lo ve como un tipo que parece saberlo todo, pero después de haber conversado más de diez veces con él puedo decir que he visto un aprendizaje. Hoy en día es una persona mucho más madura, ha incorporado elementos de lo que es la experiencia humana y comunicacional. Porque la característica de Piñera en su gobierno es que se le presentaba un problema y él inmediatamente sacaba tres soluciones. Pero las circunstancias que tuvo de no poder ganarse a la opinión pública, le enseñaron que había un ritmo en comunicación política. Pero estoy convencido que si hubiese un segundo periodo de su gobierno, será mucho más difícil que el primero, por el Chile en que vivimos.

 

¿Para cualquiera que llegue al poder?

Sí, porque hay situación internacional económica complicada. Hoy además tenemos un ‘terremoto político’, una ruptura de consensos y de confianza ciudadana. El Chile que recibirá, quien sea presidente, será un país muy desgarrado, descontento, sin rumbos claros. Por eso la tarea de comunicación será muy importante, para que la ciudadanía pueda  unirse y volver a creer. Hay un extremismo político que ha perdido apoyo, los mismos movimientos estudiantiles ya no tienen la misma adhesión de la gente como lo tuvo el 2011.

 

LA MADRE PROTECTORA

En los diálogos que tuvo con el ex mandatario y si eventualmente llegara otra vez a La Moneda: ¿Él tiene claro que se enfrentará a otro Chile?

Sí, lo tiene claro. Pude ver su preocupación por la desunión que hay en Chile y sin duda que una tarea fundamental en un nuevo mandato será restablecer el diálogo y el consenso. Pude constatar que él no tiene una decisión final tomada respecto de ser o no candidato presidencial, pero sí quiere asumir el liderazgo que canalice lo que manifiesta la opinión pública, para que no quede la mesa servida para algún populista.

 

¿En qué se sustenta la alta desaprobación de la gestión de la Presidenta Bachelet?

La actual Mandataria jugó con otro mundo de emociones. De la madre protectora que tuvo una adhesión, pero muy poco política. Y cuando se llega así se es muy frágil, porque no se puede hacer nada que destruya esa imagen de la madre. Por ejemplo, tener un hijo acusado de corrupción, de hacer política desprolijamente, de hacer mal las cosas. Aquí hoy vemos una Presidenta distante de la gente, que da pocas entrevistas, que parece aislada.

María José Cabezas

 

Llama la atención que usted fue militante de la izquierda revolucionaria y se exilió en Suecia en 1974. ¿Cómo una persona que vivió esa situación escribe un libro del primer gobierno de derecha después de la vuelta a la democracia?

Uno puede aprender de su historia, cuando yo era joven me dejé llevar por un sueño de un cambio total. Por eso salí de Chile, mi madre estuvo en Villa Grimaldi, pero yo con el tiempo tuve un largo proceso de reflexión. Pensé en todo eso y llegué al liberalismo, no económico, sino como forma de defender al ser humano en su integridad, de crear un estado de derecho. Yo participé en la destrucción de la democracia chilena, pusimos un grano de arena no menor con nuestro extremismo. Pero quise volver a Chile y tratar de hacer un aporte. Y encontré que aquí, después de verlo desde dentro, había un grupo humano que ha ganado mi respeto. Fue una larga evolución que me llevó del sueño revolucionario a admirar este tipo de sueños aterrizados.

Volver

Comentarios