Miércoles, 12 de Diciembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Despejado
Uno de ellos sindicado como autor material y el otro como supuesto inductor

En prisión quedaron imputados por asesinato de barrista de Colo-Colo

Juzgado de Garantía de Talca decretó la internación provisoria del menor de 15 años y el ingreso a la cárcel de Talca del coimputado de 24 años, con plazo de investigación de tres meses

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 10 de Octubre 2018

TALCA.- “Esto ocurrió por un motivo insignificante, como habría sido el rayado de un poste, por lo que se está comentando, que le quiten al vida a un hijo, es algo que duele mucho. Y uno no puede hacer nada, porque resulta que acá están distorsionando todas las versiones del hecho. Hay más testigos que no se han nombrado y que están dispuestos a declarar”.


Con estas palabras reaccionó ayer Raúl Barros, , padre del joven, Rubén Barros Núñez, de 33 años, quien fue asesinado con un balazo en la cabeza, percutado a muy corta distancia, en horas de la mañana del domingo pasado en la plazoleta “Oscar Cifuentes” de la Población Manso de Velasco, en Talca.
Raúl Barros acudió ayer a la audiencia judicial de formalización de la investigación, donde la fiscal, Loreto Escobar, presentó cargos criminales por homicidio simple en contra de un menor de 15 años y un coimputado de 24 año, de nombre Rodrigo Nicolás Díaz Neira. Para ello, sostuvo que el primero es el autor material del asesinato y, el segundo, supuestamente sería el autor inductor.

 

“RULETA RUSA”
La fiscal indicó que, a partir de las declaraciones de testigos, se confirmó la confesión del adolescente en cuanto a que fue él quien le disparó a la víctima, apoyando el arma de fuego en el cráneo del joven barrista. El menor percutó el arma en dos ocasiones, pero a la tercera salió la bala, como si fuera una virtual “ruleta rusa”.


También sostuvo que un testigo afirmó haber observado que Díaz Neira le entregó previamente el arma de fuego al menor y que, luego, lo habría instigado a dispararle a la víctima. Todo ello, luego que el adolescente y Rubén Barros se trenzaran en una disputa por territorios entre hinchas de los clubes de Colo-Colo y Rangers de Talca.


La formalización fue cuestionada, primeramente, por la abogada, Carolina Villalobos, de la Defensoría Penal Púbica y quien representa al menor de 15 años. En su alegato, sostuvo que el adolescente -si bien registra una causa penal vigente por robo con intimidación- no tiene condenas previas, desmintiendo también que fuera hincha de Rangers de Talca y que ello hubiera motivado la agresión.

 

DECLARACIONES
Pero las mayores dudas surgieron cuando el abogado, Mauricio González, defensor particular de Díaz Neira, expuso más cuestionamientos a la formalización de su representado. Según dijo, el testimonio que lo incrimina contrasta con otra versión, también de un testigo directo, quien señala que el menor habría tenido el arma de fuego oculta entre sus ropas.
El mismo defensor subrayó que se agrega a dicho antecedente la primera declaración del padre del adolescente, quien le dijo a la PDI que la versión del menor era que habría tenido el arma de fuego hace dos meses en su domicilio, con conocimiento de su propia madre. Por ello, sumado a que dicho imputado no registra antecedentes penales, la defensa sostuvo que no constituye un peligro para la seguridad de la sociedad.


Una vez terminados los alegatos, el juez, Humberto Paiva, del Juzgado de Garantía de Talca, recalificó la participación del imputado Díaz Neira como supuesto cómplice, decretando a su respecto la prisión preventiva por peligro de fuga. En cuanto al menor de 15 años, decretó su internación en un centro cerrado por peligro para la sociedad.
A continuación, la defensa de Díaz Neira solicitó una fianza económica a su favor, lo cual fue concedido por el tribunal, con oposición de la fiscalía, en una suma de siete millones de pesos. El padre del menor de 15 años, Héctor Soto, sostuvo que “hay muchas versiones. Se dijeron mucha mentiras. Mi hijo nuncatuvo un arma de fuego”.


Hernán Espinoza

Volver

Comentarios