Sábado, 22 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con lluvia moderada
Hermana Sonia Salas, por caso de haitianos en Longaví

“Es una vergüenza que en este tiempo se aprovechen así de las personas”

En el Buen Pastor trabajan asesorando y ayudando a migrantes para que se puedan desenvolver bien en la comunidad chilena

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 25 de Noviembre 2016

TALCA.- El martes pasado se dio a conocer la precaria situación en la que estaba viviendo un grupo de haitianos en Longaví. “Es una realidad que a nosotros nos cuesta aceptar y es algo que está pasando aquí en nuestra región. Es una vergüenza que en este tiempo se aprovechen así de las personas”, comentó sobre este caso la hermana Sonia Salas, directora de la Fundación Madre Josefa y quien trabaja en el Buen Pastor asesorando y prestando ayuda a la comunidad de migrantes en la Región del Maule.

Salas enfatizó que los haitianos son la comunidad extranjera “más vulnerable” en este momento  en relación a los migrantes por el hecho de que no hablan el mismo idioma nuestro. “Por otro lado, ellos vienen de una experiencia migratoria que yo diría que ha marcado su proceso porque muchos de ellos no vienen de Haití, vienen de República Dominicana, donde se fueron en primera instancia para intentar superar las situaciones de su país. Entonces, vienen en un estado de vulnerabilidad muy alto y resulta que acá  tienen que sobrevivir. Por lo tanto, el trabajo que les ofrezcan, para ellos es bueno”.

La directora de la fundación señaló que en el momento que les ofrecen un trabajo ellos no preguntan por su contrato inmediatamente, ellos trabajan porque tienen que pagar donde vivir, porque tienen que comer y esa es su necesidad más grande.

Cabe recordar que el lugar donde alojaban los más de 30 trabajadores de nacionalidad haitiana, que laboraban en faenas agrícolas en la comuna de Longaví, fue suspendido por no cumplir con  las condiciones de higiene y seguridad exigidas por la Dirección del Trabajo.

 

APROVECHAMIENTO

La religiosa detalló que es en la precariedad de su condición cuando se dan las situaciones como las que vimos hace algunos días en Longaví, “donde hay personas que se aprovechan de eso, de esta vulnerabilidad, les dan trabajo y se los dan en condiciones que no son humanas. Entonces, ellos  no reclaman porque necesitan tener dinero para sobrevivir y quizás vienen de una situación que es mucho más fuerte también que cualquiera de las nuestras, se juntan muchas cosas”.

 

“LOS ASESORAMOS Y AYUDAMOS”

Sonia Salas, directora la Fundación Madre Josefa, dijo que como organización se está trabajando en cuidar lo más que se pueda a los extranjeros que están acá, ayudándolos, enseñándoles y explicándoles las leyes, además de acompañarlos cuando encuentran trabajo para que los contratos sean como corresponde a la ley, por lo mínimo que este sea pero de forma legal, con el trato que se merecen cuidando su salud, imposiciones y todo eso. “Eso es un aporte para su permanencia en el país con su visa de trabajo y todo lo que ello conlleva”, manifestó.

Además, contó que también los preparan con el aprendizaje del español. “Tenemos una escuelita de español chileno para que ellos aprendan lo básico, para que puedan entender cuando les hagan firmar un contrato y se puedan desenvolver bien acá”, dijo.

Finalmente, la religiosa expresó que “tenemos bastantes haitianos en nuestra comunidad y gracias a Dios tenemos un alto porcentaje de ellos ya trabajando en empresas pero en forma regular y en buenas condiciones”.

Actualmente, los haitianos del caso de Longaví están recibiendo ayuda del Gobierno Regional y también de la Iglesia Católica en la provincia.

Volver

Comentarios