Viernes, 15 de Diciembre de 2017
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Despejado
Directora de Psicología de la UA, Paulina Gaspar, orienta

Especialista advierte sobre las claves para caer en juegos macabros como “La Ballena Azul”

El mal llamado “desafío” ha cobrado la vida de 130 adolescentes en el mundo. En la Región del Maule ya se conoció un caso que está en proceso de investigación

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 02 de Mayo 2017

TALCA.- Qué persona puede caer en las redes de este mal llamado juego de La Ballena Azul, desafío que, extraoficialmente, ha cobrado la vida de 130 adolescentes en el mundo, pues el último de los 50 desafíos es cumplir con quitarse la vida.

Lo cruento de su contenido activó la alerta mundial, ya que se ha masificado sobre todo entre los niños y los jóvenes. Si bien la policía está atenta a prevenir que estas personas cumplan con las etapas del desafío, el rol clave que detiene este tipo de conductas está en los padres, la familia, los más cercanos al menor de edad.

Sin ir más lejos, en la Región del Maule ya se encendieron las alertas pues en Iloca, localidad costera de Licantén, en la provincia de Curicó, se registró un caso que está en investigación “bajo estricta reserva”, después que una madre interpusiera una denuncia por su hija de 13 años que habría caído en el juego de La Ballena Azul.

Paulina Gaspar, directora de la carrera de Psicología de la Universidad Autónoma de Chile, sede Talca, explicó primero que todo que a nivel social, “estamos hiperconectados” y eso es un riesgo, “en ocasiones bastante alienados y esto limita la calidad de nuestras relaciones sociales. La disponibilidad ambiental de las nuevas tecnologías en nuestras sociedades  es muy amplia y, sin embargo, solo un reducido número de personas muestran problemas de adicción  o caen en este tipo de juegos”.

En estos casos, internet y este tipo de “juegos se tornan una prótesis tecnológica como señalan algunos autores, ya que pueden brindar a algunas personas un hábito de recompensa ilimitada a sus carencias afectivas y sociales”, indicó la profesional.

 

FAMILIAS EN RIESGO

A nivel de familia en riesgo, “dan cuenta de falencias en la calidad de su comunicación y capacidad de responsabilidad emocional. Se debe potenciar la calidad de tiempo con ellos y la confianza con sus hijos. El caso de la chica que le cuenta a su madre, es un ejemplo de confianza”, agregó Gaspar.

Para la psicóloga es importante tener en cuenta que a nivel de jóvenes y niños, son vulnerables las personas carentes de una red de apoyo social, como la familia, amigos, vecinos, docentes. Presentan una mayor necesidad de pertenecer a grupos  y crear así una identidad social valorada y cierta ilusión de pertenencia a un grupo de pares.

La personalidad promedio de estos casos se manifiesta a través de una baja autoestima, impulsivos, poca tolerancia a la frustración, más inhibidos socialmente.

También presentan riesgo las personas que padecen cuadros depresivos o fobias sociales o cuadros ansiosos en quienes aumenta la posibilidad de engancharse a internet.

Dentro de las señales de alarma existen unas muy concretas, como esconderse para usar internet, estar hiperconectado, privarse de sueño o descuidar sus tareas habituales, bajar el rendimiento académico. Mentir sobre tiempo real de uso, irritarse si no puede conectarse y aislarse de la  familia y amigos, también son conductas detectables.

La prevención la hacemos todos, si conoce algún caso donde hay un menor de edad que está vinculado a este macabro desafío, debe comunicarlo inmediatamente a las respectivas autoridades, en este caso a la PDI al fono 134 o al 133 de Carabineros.

 

Karin Lillo

 

Volver

Comentarios