Domingo, 23 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con lluvia moderada
Doctor Sebastián Ugarte

Especialista explica síntomas de la influenza A H3N2

La vacunación contra la influenza comenzará el 7 de marzo protegiendo a los trabajadores de la salud y los adultos mayores que se encuentren viviendo en residencias.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 01 de Marzo 2018

TALCA.- La influenza A H3N2, más conocida como “gripe australiana” está causando estragos y preocupación este año.
Para aclarar en qué consiste el virus y cuál es la diferencia entre esta influenza y los otros tipos, el coordinador científico de la Sociedad Chilena de Medicina Crítica y Urgencias de RedIntensiva, doctor Sebastián Ugarte, señaló primero que todo, que la H3N2 es capaz de producir un cuadro sintomático muy parecido a otras gripes.
“Es decir, el desarrollo de cuadros que pueden variar a un cuadro respiratorio muy parecido al resfrío común, a cuadros que aumentan su gravedad, con fiebre alta, con dolor de cabeza, dolores musculares intensos y que en su forma más extrema puede llevar a fallas respitarias y fallas orgánicas. Esto se ha visto que tiende afectar especialmente a niños y adultos en edad mayor”, indicó el especialista.



AGRESIVO
Según el médico, este virus especialmente, ha adquirido especial gravedad porque está afectando a adultos mayores y niños, con una agresividad inusual.
“Desde el punto de vista inmunológico se ha visto que este virus, al comenzar a circular en el año ‘68, no tenía una memoria inmunológica en los adultos mayores que no se pusieron en contacto con este virus previamente. Por lo tanto, la respuesta que desarrolla ante la vacuna es menor y su capacidad de defenderse es muy pobre. En los niños que no han tenido nunca contacto con el virus, su primera respuesta ante el virus, no le da una respuesta biológica adecuada y esto determina un cuadro muy grave”, señaló.
Los cambios en las cadenas del virus, modifican la respuesta del huésped y esto ha generado -según el experto- un cuadro extremadamente severo.
“Además, la vacuna no logra los mismos niveles de inmunidad para este virus en particular, que para otras cepas de virus”, añadió Ugarte.

 

CAMPAÑA DE VACUNACIÓN
En Chile, la campaña de vacunación contra la influenza comenzará el miércoles 7 de marzo protegiendo a los trabajadores de la salud, tanto del área pública como privada, además de los adultos mayores que se encuentren viviendo en residencias.
El Minsal confirmó que a partir del miércoles 14 de marzo, la vacunación se extenderá a los grupos de riesgo: embarazadas a partir de las 13 semanas de gestación; niños y niñas entre los 6 meses y 5 años 11 meses 29 días; adultos mayores de 65 años; trabajadores de avícolas y de criaderos de cerdos y personas entre 6 y 64 años que sufran de enfermedades crónicas, como: diabetes, enfermedades pulmonares crónicas, cardiopatías, enfermedades neuromusculares congénitas o adquiridas, hipertensión arterial en tratamiento farmacológico, obesidad mórbida, insuficiencia renal en etapa 4 o mayor, insuficiencia renal en diálisis, insuficiencia hepática crónica, enfermedades autoinmunes, cáncer en tratamiento con radioterapia, quimioterapia, terapias hormonales o medidas paliativas de cualquier tipo, infección por VIH, inmunodeficiencias congénitas o adquiridas.


A juicio del médico Sebastián Ugarte, coordinador de la Sociedad Chilena de Medicina Crítica y Urgencias RedIntensiva, el Programa Nacional de Inmunizaciones (PNI) está bien planteado para proteger a las poblaciones de riesgo, “y eso está bien hecho, pero ocurre que la vacuna tiene un costo y se están vacunando cerca de 5 millones de personas de forma gratuita, no toda la población. Sin embargo, quedan grupos de población descubiertos”, sostuvo.
“Cuando analizamos las tasas de mortalidad, nosotros, en un reciente estudio en América Latina, vimos que el promedio de edad de los pacientes más graves y que eventualmente morían, era de 53 años. Ese promedio de 53 años queda fuera de los grupos de protección. Hay pacientes más jóvenes de 53 años, otros mayores, pero hay un gran grupo de adultos, en plena edad productiva, que pueden enfermar y eventualmente morir. Sin duda el riesgo de morir es mayor si uno tiene una enfermedad concomitante, pulmonar, circulatoria, inmunodepresivo, o es un niño pequeño. Pero un adulto plenamente saludable no está exento de enfermar gravemente o de morir por la enfermedad, por lo tanto, yo recomiendo que se vacunen”, finalizó Ugarte.

Karin Lillo

Volver

Comentarios