Viernes, 21 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos Nubosos
Sistema de pensiones tendría prioridad

Estatuto del temporero podría aplazarse por cambios en agenda del Gobierno

La información la dejó entrever en Talca el ministro de Agricultura, en actividad de conmemoración de la Reforma Agraria

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 19 de Agosto 2016

TALCA.- Con la presencia del ministro de Agricultura, Carlos Furche, se celebró los 50 años de la Reforma Agraria, una valiente iniciativa que apuntaba a fortalecer el campesinado y, paradojalmente, cinco décadas después, el actual Gobierno no tiene claridad de cuándo enviará al Congreso el proyecto de ley que resguarda a los trabajadores del sector agrícola, denominado Estatuto del Temporero.

El compromiso era enviar la iniciativa legislativa al Congreso Nacional en septiembre del año pasado, pero se postergó por la discusión de la Reforma Laboral y este año la agenda del Gobierno estaría presionada por una definición del sistema previsional y al parecer el Estatuto del Temporero perdería su prioridad.

El ministro de Agricultura, Carlos Furche, explicó que “mantenemos nuestro compromiso de enviar un proyecto de ley que garantice una mejor condición para los trabajadores de temporada, dijimos que lo haríamos cuando concluya el proceso de tramitación la reforma general al Código del Trabajo, todavía no hay una fecha, aunque también es claro que han surgido nuevos temas en la agenda nacional como la reforma previsional que consume buena parte de la energía del ministerio el Trabajo, francamente esperaría que no lo dejemos como tarea”.

El Estatuto mencionado cobra pertinencia ya que la Reforma Agraria no solo consistía en entregarle la tierra a los campesinos que producían sino también dentro de sus objetivos estaba fortalecer la asociación de los pequeños agricultores, una promesa que al parecer estaría al debe.

“Hoy día tenemos un problema que es cómo integramos la agricultura familiar campesina a una agricultura más moderna y productiva y eso tiene una sola forma de hacerlo, probado en el mundo, que es la asociatividad y la organización de la gente más modesta. Si hoy día queremos resolver el problema de la agricultura familiar campesina lo primero que hay que hacer es invertir en asociatividad, para eso no se requiere reforma constitucional sino voluntad política”, afirmó Rafael Moreno, ex vicepresidente ejecutivo de la Corporación de Reforma Agraria en el gobierno de Eduardo Frei Montalva.

 

REFORMA DE UN PAÍS

La actividad de conmemoración de la Reforma Agraria fue realizada en el Centro de Extensión de la Universidad de Talca en la cual expusieron diversas personalidades que estuvieron o vivieron la iniciativa estatal.

“Si la Reforma Agraria no se hubiera hecho Chile no habría podido ser lo que es hoy día. Una gran cantidad de villorrios que están en el valle central de Chile son generados en territorios donde la Reforma hizo sus parcelaciones, ahí se generaron las aldeas, todo el sistema de urbanización, la infraestructura y eso creo otro país, rompió un esquema que estaba presente durante 150 años”, comentó Moreno.

“Fue un cambio bien profundo y si hubiese continuado otro gallo cantaría en Chile. En esos años había mucho analfabetismo, pero el campesino aprendía muy rápido y ya no había que sacarse el sombrero delante de otra persona, éramos igual que todos.  Para mí fue importante porque me sacaron de un mundo pequeño y fuimos valorados como personas con su dignidad”, contó Silvia Sepúlveda, ex dirigenta del fundo El Olivar de San Javier. 

 

 

Proceso

Es importante mencionar que la Reforma Agraria se inició bajo el gobierno de Jorge Alessandri, con la promulgación de la ley 15020 de 1962. Durante el gobierno de Eduardo Frei Montalva se impulsó una reforma más amplia y operativa. El 26 de abril de 1966 fueron promulgadas dos nuevas leyes sobre la materia, cuyos criterios básicos fueron, entre otros, la incorporación de los campesinos a la propiedad de la tierra que trabajan, la promoción de los campesinos y sus familias para lograr su incorporación a la vida social, cultural y política del país.

La segunda ley (16625) de 1967 del Ministerio del Trabajo y Previsión Social, permitió la asociación de los campesinos. Durante el gobierno de Salvador Allende el proceso de expropiaciones se aceleró y al producirse el golpe de Estado de 1973 se habían expropiado más de 6,4 millones de hectáreas. El viejo orden latifundista, que había prevalecido por más de 400 años, había llegado a su fin.

 

Volver

Comentarios