Domingo, 23 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos Nubosos
Nueva denuncia contra instituciones de la Iglesia Católica

Ex religiosa denucia abusos sexuales por parte de una de sus “hermanas”

La víctima tuvo que sufrir situaciones que le hicieron pensar en quitarse la vida. Actualmente, se encuentra medicada contra la depresion como una de las secuelas las experiencias vividas.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 30 de Mayo 2018

TALCA.- Otra denuncia contra los abusos sexuales de la iglesia sale a la luz. En esta ocasión, la víctima es Consuelo Gómez, una ex religiosa que denunció ser abusada sexualmente por una monja de la Congregación “Hermanas del Buen Samaritano”, afirmando que la hicieron callar en aquel momento.
Todo comenzó luego de la joven ingresará a dicha congregación religiosa, la cual por problemas familiares y de salud frecuentaba con regularidad su casa en Talca, hecho que según la testimoniante fue motivo suficiente para que sus superioras la trasladaran a España.
En la península ibérca también le persiguieron los problemas de salud, donde vivenció un lucha de poder dentro de la congregación que tuvieron como resultado final el cierre del convento donde se encontraba en Tenerife.


Fue luego de su primera profesión, en Loja, donde empezó a ver y sufrir cosas que no se correspondían a la filosofía del comportamiento del credo católico, al confesar que “ver al padre Tejerina tomando sol todos los días totalmente desnudo en el patio, además daba abrazos muy extraños y se le iba la mano hacia zonas que no debía”.


Pero lo peor aún estaba por venir, cuando confió en la hermana Soledad Adasme, a quién una noche decidió hablarle acerca de lo sucedido. “Yo me puse a llorar en ese momento y ella fue a mi cama y se acercó más de lo debido y abusó de mí, yo tenía miedo y asco en ese momento, porque sentía que me quitaba mi dignidad”, confesó Consuelo, mientras afirmaba que la preferencia sexual de esta hermana era del conocimiento de todo el clérigo que le rodeaba, dejando ser, incluso, un secreto a voces.
A este episodio, le prosiguieron otros que la ex religiosa relató diciendo que “la hermana Soledad, cuando yo entraba al baño, ella también lo hacía y cerraba con llaves para luego manosearme, siendo forzada física y psicológicamente a hacer cosas que no quería”.
El hecho fue denunciado al padre Tejerina, pero la respuesta no fue la que esperaba Consuelo de parte de su guía religioso, cuando este le aconsejó “no hables con nadie de esto, ni con la madre Irene porque no te creerán, le creerán a ella y tiene todas las de ganar porque tú para mí y para todas eres una simple novicia”, dando riendas sueltas al ultraje de la indefensa ex religiosa por su hermana mayor en muchas otras ocasiones.


Transcurrido el tiempo, la madre Patricia interrogó a Consuelo acerca de la situación entre ella y Soledad, contándole la novicia en aquel entonces todo lo ocurrido, pero otra vez la respuesta de la madre fue contrastante, haciéndola sentir aún más culpable, y destruyendo las cartas que le enviaba el padre Tejerina, siendo las únicas evidencias de dichos abusos sexuales.
Tiempo después es enviada a México, donde también sufre abuso de poder y maltratos físicos y psicológicos, situación que hizo que valorara quitarse la vida en más de una ocasión. Luego llega a Chile y a pesar de su delicado estado de salud fue incomprendida por sus superiores en la Iglesia.
Fue por aquellos días cuando que la madre Irene le comunica algo que le haría revivir sus peores pesadillas, al decirle “Soledad viene para acá para hacer los votos perpetuos, tu haz como que no la conocieras”. Luego de esto Consuelo evitó a toda costa estar en el mismo lugar con su antigua conocida, aunque eso significara dejar de asistir a ceremonias o actividades, decidiendo finalmente unos años después salirse de la nunciatura.
Consuelo en la actualidad aun no supera los episodios narrados, estando bajo tratamiento psicológico y psiquiátrico, siendo medicada por la depresión.
La ex religiosa denunció los hechos para sacar a la luz pública dichos abusos “para que hermanas de la misma congregación que están, no por el mismo hecho del abuso, sino que salieron mal de la congregación psicológicamente y anímicamente, puedan dar la cara y puedan decir que, si se puede salir de esta situación”, alentándolas a no tener miedo a los cuestionamientos que pudieran enfrentar al salir adelante.
Por su parte, la Congregación de Hermanas del Buen Samaritano reconoció la veracidad de los hechos ocurridos al dar a conocer en un comunicado oficial su pesar por no haber actuado con prontitud ante esta situación.
La Institución religiosa reconocío también no haber estado a la altura de su y vocación, agregando que debieron disponer de garantías para que ocurran estos hechos.

Michel Hechavarria

Volver

Comentarios