Martes, 25 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con lluvia debil
Consuelo Gómez perteneció a las Hermanas del Buen Samaritano de Molina

Ex religiosa: “El obispo (Valenzuela) sabe de muchos encubrimientos”

Informe Especial de TVN emitió el reportaje “El fin del silencio. No somos esclavas, somos mujeres”, centrado en monjas víctimas de abuso.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 26 de Julio 2018

TALCA.- Una vez más el cuestionado actuar de algunos miembros de la Iglesia Católica fue revelado y expuesto a la opinión pública, específicamente a través del programa Informe Especial de TVN, que relató macabros pasajes y detalles de ex religiosas maulinas, víctimas de abuso de poder y tocaciones en la congregación Hermanas del Buen Samaritano de Molina de la provincia de Curicó.
Si bien en el capítulo “El fin del silencio. No somos esclavas, somos mujeres” se exhibieron distintos testimonios de monjas acusando a un sacardote de abusarlas, los dardos apuntaron principalmente a la gestión de la madre general, Patricia Ibarra, en estos casos, de quien aseguraron no hubo respaldo y, muy por el contrario, habría ejercido abuso de poder sobre las propias víctimas, llegando incluso a desvincularlas cuando éstas denunciaron los delitos.

OBISPO VALENZUELA
No obstante, en el reportaje lo que llamó más la atención y generó diversas críticas fue la actitud del obispo (emérito) Horacio Valenzuela, que literalmente “se escapó” por la puerta trasera de su oficina en el Obispado, prefiriendo no enfrentar las preguntas que tenía sobre las denuncias de abuso de las religiosas la periodista Paulina de Allende-Salazar.
Al respecto, la ex religiosa Consuelo Gómez, víctima de abuso de poder y sexual, declaró ayer a Diario El Centro: “Lamentablemente lo de anoche en el reportaje, cuando se vio que el obispo (Valenzuela) salió arrancando por la ventana, es por algo. ¡Sí sabía de todo! Y la cárcel para él sería poco porque sabe de muchos encubrimientos, no solamente de religiosas sino que de curas. Entonces, ya es como mucho. Que haga algo la justicia, realmente que haga algo con estos curas porque ya no es obispo”.
Añadió también que “realmente uno entra con todo el sueño y la ilusión de entregarse a Dios y mira lo que pasa. Entonces no... deberían hacer algo con él”.
Manifestó Consuelo por último que hoy sigue con su vida adelante. “Hoy me siento bien, entera, tranquila y estoy retomando mi vida. Saqué mi título y estoy super bien”.

DIÓCESIS DE TALCA
Desde el Obispado de Talca indicaron que el sacerdote al que acusaron de abuso sexual en el reportaje, no pertenecería a esta diócesis, ya que no ha llegado ninguna denuncia con nombre y apellido.
Sobre las reveladoras informaciones expuestas en el reportaje, el administrador apostólico de Talca, Galo Fernández, no se pudo referir debido a que está participando en un curso de invierno de sacerdotes en Vilches, sin embargo, recalcaron desde el Obispado que el lunes 23 de julio publicaron en la página web de la Diócesis de Talca un comunicado sobre la denuncia de abusos de autoridad y de abuso sexual al interior de la congregación de las Hermanas del Buen Samaritano, donde se da a conocer principalmente lo siguiente: “El lunes 16 de julio, el administrador apostólico de Talca, monseñor Galo Fernández, visitó a la comunidad de las Hermanas del Buen Samaritano de Molina, con el propósito de conocer más de cerca a la comunidad religiosa y a la obra de misericordia que estas realizan. En esa ocasión también fue informado de la investigación canónica que iniciaron a comienzos de junio, a partir de las denuncias que Consuelo Gómez hizo a través de los medios de comunicación”.
Agrega el documento que “el viernes 20 de julio monseñor Fernández se reunió con miembros de la comisión, a quienes se les encomendó llevar a cabo la investigación canónica. Esta se estableció con la ayuda del Consejo Nacional de Prevención de Abusos y está constituida por cinco mujeres: dos religiosas de diferentes congregaciones, una sicóloga, una abogada y licenciada en derecho canónico, y una abogada civil que actúa como notario”.
En dicha ocasión, la autoridad eclesiástica que manifiesta su interés por escuchar a las víctimas, tomó conocimiento de las acciones que han realizado, entre ellas, la de imponer a la religiosa denunciada medidas cautelares con el fin de impedir que se comentan nuevos abusos. Por último, comprometieron entregar sus resultados tanto a la congregación como al administrador apostólico dado el carácter diocesano de la congregación.
Karin Lillo

Volver

Comentarios