Sábado, 22 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con lluvia moderada
Travesía duraría tres años

Familia talquina emprende viaje a Alaska… pero en micro

Para sustentar el proyecto llevan un toldito con distintos productos, pero aparte cuentan con el aporte de una bencinera para abastecerse de petróleo hasta Arica

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 10 de Julio 2017

TALCA.- Este fin de semana recién pasado,  una familia talquina compuesta por el matrimonio, dos niños y una perrita emprendieron un viaje único y cuyo destino es el remoto estado del hemisferio norte, Alaska (Estados Unidos).

El único detalle es que se van en micro, o sea, en una completamente adaptada, ya que servirá de hogar durante los tres años que dure la travesía hasta llegar a destino.

El precursor de esta particular idea es Antonio Carrasco, que convenció a su esposa Cecilia Parra y por ende a sus dos pequeños hijos: Santiago (8) y Facundo (2), quienes llevan a su perrita Lucky.

Según explicó Antonio, todo este viaje se comenzó a gestar hace cinco años. “Esto nace de la monotonía de los días, decir que por qué la vida tenía que ser siempre lo mismo. Yo soy Técnico en Mecánica Industrial, estudié Pedagogía y hasta dos meses atrás trabajé como inspector de un colegio, entonces un día sentado en el escritorio vi un reportaje de unos argentinos que viajaban por el mundo y yo me imaginé que tenían mucha plata, que se habían ganado la lotería para hacer algo así y eso me lanzó a otros viajeros y empecé a investigar y me di cuenta que no era así, porque ellos habían vendido todo y habían invertido todo en su motorhome. Así que me picó el bichito”.

Ese mismo día recordó que le comentó a Cecilia ese tipo de viajes y ella “ni los pescó y me ignoró completamente”. Eso no fue obstáculo para seguir investigando y sobre todo en el aspecto de la colegiatura de los niños, cómo podían financiar el petróleo y la alimentación, entre otros detalles no menores.

“Hasta que un día mi señora me dijo hace como dos años ‘sabís que Antonio, vámonos\'. Ella me dijo que creía que estábamos viviendo por inercia no más, más allá de producir, vender, comprar y pagar y es como todo mecánico, así que de ahí empezó el viaje. De ahí compramos la micro porque es de pasajeros, la hemos ido transformando desde mayo del año pasado. Mi hijo Santiago dejó el colegio y nosotros le enseñamos con los planes del Ministerio de Educación y cuando lleguemos, si nos demoramos años, da exámenes libres de acuerdo a lo que le enseñemos”, señaló Antonio.

 

EVENTUAL RUTA

La ruta comenzó ayer. Primero van a Constitución a despedirse de familiares, de ahí a Iloca, Hualañé, a Pichilemu y de ahí hacia el norte por la costa. Seguir subiendo hasta Arica, pasan a Bolivia, después bajan a Perú, Ecuador, Colombia, y así sucesivamente hasta llegar a Estados Unidos, a Canadá y llegar definitivamente a Alaska.

La travesía la realizarán a su ritmo, sin apuro y sustentándose de una pequeña tiendita en la que ofrecerán productos en cada lugar donde paren.

Por ahora, el entusiasmo está en su peak y la familia de cada uno de ellos apoya. En su fanpage Familia Callejera puede seguir el místico viaje.

“Hay que atreverse y soñar y dejar los miedos a un lado porque por lo menos nosotros vivimos una sola vez”, recalcó sonriendo Antonio.

 

Karin Lillo

 

Volver

Comentarios