Miércoles, 19 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con lluvia debil
En el día de Todos los Santos

Familiares visitaron y recordaron a sus difuntos a pesar de la lluvia

Ayer se desarrolló con normalidad la festividad religiosa que congrega a cientos de personas en los camposantos, donde detrás de cada nicho se teje una singular y emotiva historia.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 02 de Noviembre 2017

TALCA.- En el día de Todos los Santos no todo es colocar flores frescas o limpiar la sepultura de los deudos que por diversas circunstancias ya no están con los suyos, sino que es un espacio que deriva en la reflexión de cómo habría sido la historia, de estar hoy viva la persona.

Y es que ni la lluvia y bajas temperaturas fueron impedimento para que familias completas se acercaran hasta los cementerios y parques a recordar a sus “angelitos” fallecidos, ya que a diferencia de otros años el clima fue la gran sorpresa de este tradicional día.

Con su paragua en mano, Leonor Rojas oriunda de Maule siempre va al Cementerio Municipal de Talca a visitar a sus parientes que ya partieron. Especial detención hace en la tumba pequeñita de Alonso Lara Cornejo, hijo de su cuñada. “Sandra quedó embarazada y esperaba a su tercer hijo que era niño y cuando Alonso llegó a este mundo duró solo 15 días. Durante el tiempo de embarazo, Sandra perdió a su padre y nosotros pensamos que debido a la gran pena que tuvo fue que falleció Alonso”, contó con innegable emotividad.

Ayer, junto a su esposo Mario y su hijo Lucas, acomodaron las flores de llamativos colores en el sepulcro de Alonso pero siempre con la inquietud y curiosidad por así decirlo, de qué sería de la vida del pequeño si estuviera vivo hoy. “La mamá le tenía ropa, lo esperó durante los nueve meses y fue muy triste cuando falleció. Nosotros ayudamos al papá del bebé a vestirlo y Sandra viene todos los fines de semana a ver a su hijito, que hoy tendría 18 años si estuviera vivo”, enfatizó la mujer.

 

“ES UNA TRADICIÓN”

Cuesta perder a un familiar, pero el dolor se acrecienta más cuando los que fallecen son personas especiales. Bien lo sabe Carmen Gloria Muñoz quien recuerda a su madre todos los días. “es una tradición venir a visitarla  en esta fecha, aunque vengo seguido a dejarle flores. Mi madre esta acá hace dos años, estar acá (Cementerio Municipal) provoca una sensación especial junto con el recuerdo y nostalgia”, comentó mientras colocaba flores a la lápida.

Otra emotiva historia familiar es la que compartió Ángel Muñoz, quien visitó ayer la tumba de su hermano Humberto Muñoz, que de estar vivo hoy tendría 49 años. “Mi mamá tuvo al bebé en la casa la cual era enorme y sin calefacción (…) al bebé le dio pulmonía y se murió a los días de haber nacido. Siempre lo venimos a ver y sobre todo en esta fecha donde se recuerda con más melancolía” señaló Ángel, quien le limpia la remozada sepultura a Humberto.

 

ASISTENCIA

Desde los camposantos informaron que la asistencia de los fieles no se vio interrumpida por la lluvia. “Abrimos a las siete de la mañana (…) entre las ocho y nueve habían entrado unas 20 personas, pero durante el desarrollo del día llegó mucha gente como es de costumbre. Aunque el factor climático esta vez jugó una mala pasada la gente vino igual, se estima una cantidad mínima de 15 mil personas”, indicó Carlos Acevedo administrador del Cementerio Municipal de Talca.

De igual manera, el Parque Las Rosas doblegó su seguridad fuera y dentro del recinto en cual asistieron más de 15 mil personas entre lunes y martes. “En nuestro camposanto recibimos un público considerable, durante la mañana no se apreciaba mucho flujo de personas sin embargo con el pasar de las horas se fue aumentando”, comentó Claudio Vergara, administrador del parque.

María Paz Yáñez

Volver

Comentarios