Miércoles, 14 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos
Provenientes de diferentes comunas

Fieles llegaron hasta el santuario del Río Claro para agradecer a San Sebastián

Una tradición familiar, que trasciende generaciones, es acudir el 20 de enero y 20 de marzo a San Sebastián. La mayoría va para agradecer “favores concedidos”.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 21 de Enero 2018

TALCA.- Como cada 20 de enero, ayer cientos de fieles asistieron a misa para celebrar a San Sebastián, en el santuario ubicado a los pies del cerro La Virgen.
Todo comenzó el viernes 19 y culminó ayer con siete misas, en las que participaron devotos provenientes de diversas comunas de la Región del Maule, aunque hubo otros peregrinos que viajaron hasta Yumbel, en la octava región.

 

FIELES AL SANTO
Cabe destacar, que el 2014 hubo la necesidad de tener un lugar adecuado para la gran cantidad de fieles que acude, permanente, a visitar la imagen del santo. La gruta que acoge la imagen del santo durante todo el año, se hizo pequeña. Es cuando la iglesia proyecta hacer un altar natural.
Se construyó una rampa que va subiendo lentamente cerca de 1,60 metros, que llega a las faldas del cerro. Se realizó también un muro de contención y otro para poner las placas tan tradicionales en estos lugares, que son de agradecimiento al santo por favores concedidos.
El lugar acoge a quien necesita tener un espacio de reflexión, constituyéndose en un campo de oración.

CULTO
El culto a San Sebastián es muy antiguo; es invocado contra la peste y contra los enemigos de la religión. Según dice la tradición popular, es un santo muy cobrador. La gente, especialmente del campo, lo visita y participa de estos dos días de devoción y oración por la familia, las cosechas, los hijos, para sanar enfermedades, entre otras razones.
No obstante, el mundo católico destaca que los santos son mediadores porque quien recibe y espera a los fieles es Jesucristo. San Sebastián, un joven militar que murió por seguir al Señor, se convirtió en mártir de la iglesia.


Karin Lillo

Volver

Comentarios