Miércoles, 20 de Marzo de 2019
Especialista entregó tips para este Año Nuevo

Fuegos artificiales y sus efectos en las mascotas

Hay dos show pirotécnicos organizados por la Municipalidad de Talca para hoy, uno es en el balneario Río Claro y otro en el Parque Cornelio Baeza.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 31 de Diciembre 2018

TALCA.- Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los sonidos por encima de los 50 decibeles se considera como contaminación sonora, lo que puede provocar tensión arterial y riesgo cardíaco. Los fuegos artificiales pueden llegar a generar rangos de 150 a 175 decibeles y tanto gatos como perros tienen el oído mucho más sensible que los humanos, por ende lo escuchan con mayor intensidad.
En diversas comunas de la región se realizarán hoy show pirotécnicos para dar la bienvenida al 2019, en el caso de Talca por ejemplo, hay dos alternativas para disfrutarlos, una en el balneario Río Claro y otra en el Parque Cornelio Baeza, a un costado del Gimnasio Regional.


Astrid Standen, médico veterinaria de Royal Canin explicó que los efectos de los fuegos artificiales en las mascotas varían, “han aprendido a no oír o ignorar ciertos sonidos, por ello las mascotas que estén familiarizadas con ruidos puede que no se vean afectadas por los fuegos artificiales”.

 

SÍNTOMAS
Los síntomas que se generan en las mascotas son: ansiedad, salivación excesiva, intranquilidad e incapacidad de quedarse en un mismo sitio, buscan esconderse, se agitan, gimen, lloran y llegan a meterse en lugares insospechables, los cuales pueden ser hasta incómodos para luego salir de ellos.
La especialista explicó también que una vez está claro que el perro padece esta fobia, “el tratamiento sería conseguir que el perro fuera tolerando con mayor naturalidad el ruido que le causa pavor. Por supuesto, lo primero es evitar en la medida de lo posible el ruido y, si se produce, atenuar su intensidad; nunca se debe reforzar la conducta de miedo con caricias, ya que con ello se pretende calmar al perro pero realmente él está entendiendo que se comporta correctamente, y jamás hay que castigarlo cuando muestra el comportamiento miedoso”.


Se puede tratar de minimizar el ruido cerrando ventanas y puertas; disimularlo con otros ruidos como el televisor o música y se puede ambientar una habitación favorita del perro, un espacio cerrado en donde se coloque su cama, alimento y agua y se deje con una luz suave para que en caso de una crisis se pueda situar en ese lugar a la mascota.

Karin Lillo

Volver