Martes, 25 de Junio de 2019
Reclaman por fallas y carencias históricas

Funcionarios penitenciarios van a paro el lunes por demandas incumplidas

En septiembre pasado venció el plazo que tenía el gobierno para responder a las exigencias planteadas por los gerdarmes, entre las cuales, se cuenta el estacamiento de los ascensos.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 03 de Noviembre 2018

TALCA.- Para el lunes 5 de noviembre y, por tiempo indefinido, está programado un paro nacional de Gendarmería, medida acordada como forma de presión al gobierno para que atienda las solicitudes expuestas por los trabajadores respecto a carencias de vieja data que arrastra la institución. El anuncio lo hizo el presidente nacional de la Asociación de Gendarmes de Chile (Agech), Pablo Jaque.
La imposibilidad de ascender de rango, debido a la falta de vacantes y la desventajas salariales que tienen en comparación con otros organismos de seguridad, son los problemas más urgentes de los funcionarios del sistema penitenciario.


“El problema más grave se traduce en el estancamiento histórico que hay en materia de escalafones, es decir, que los funcionarios pasan estacados ocho, nueve y hasta 15 años en un mismo rango, ganando el mismo sueldo”, puso de relieve el vocero del gremio.
Actualmente, en el territorio nacional hay más de 4 mil 500 funcionarios con los requisitos de ascenso cumplidos, sin poder avanzar de nivel, porque no existen vacantes, una “situación cómoda para el gobierno, porque evidentemente hay un ahorro sustancial (de recursos)”.
Paralelamente, existen casi mil vacantes que no han sido cubiertas al interior de las cárceles, lo que quiere decir que los funcionarios activos tienen una carga laboral superior.

 

CANSADOS
“A cuatro meses, no hemos logrado un acuerdo que satisfaga nuestras peticiones y que tienen que ver con los problemas estructurales de los escalafones en Gendarmería, mejoramiento de incentivos al retiro para que algunos funcionarios vayan dejando la institución, además de mejorar la bonificación de retiro”, especificó Jaque.


Durante las últimas horas, dijo ayer el dirigente nacional, no ha habido ningún tipo de acercamiento con el gobierno. “Ya estamos cansados del abuso y del desprecio por el trabajo que hacen miles de funcionarios de Gendarmería, un trabajo súper importante por la seguridad del país”, lamentó.
En los recursos inyectados para seguridad, Gendarmería suele ser el menos favorecido, según Jaque. “Se invierte solamente en un eslabón de la seguridad y nosotros nunca somos considerados”, dijo.
El ministro de Justicia, Hernán Larraín, se comprometió a escuchar, analizar y solventar los problemas de los funcionarios del sistema penitenciario, conformado por cinco gremios de Gendarmería, quienes representan el 98% de los empleados a escala nacional. En atención a las disposición del gobierno, en junio pasado, los gremios presentaron +el 23 de agosto- un proyecto con el detalle de las exigencias. En septiembre pasado se venció el plazo sin recibir respuesta, razón por la cual, deciden radicalizar el reclamo y organizaron el paro.


A pesar de la protesta, los gendarmes se comprometen a no poner en riesgo la seguridad de la población penal y tampoco afectar las visitas de familiares.

Marlyn Silva

Volver