Viernes, 21 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos Nubosos
Gustavo Ruz, postulante al Senado sobre la corrupción política:

“Hay que terminar con el sistema corrupto que nació con el golpe de Estado en Chile”

Para el aspirante independiente, que tiene un cupo por el bloque “Por todo Chile”, las empresas transnacionales tienen “control” de los recursos naturales y las decisiones del país.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 26 de Octubre 2017

TALCA.- Hacer un cambio en la estructura del sistema político y social en Chile es la apuesta de la candidatura senatorial de Gustavo Ruz, coordinador del Movimiento por la Asamblea Constituyente. A su juicio, más allá de comprometerse con infraestructura hospitalaria o caminos, su propuesta se enfoca en “democratizar” el país y para ello, plantea la nacionalización de los recursos naturales y el cambio de la Constitución, a través de una Asamblea Constituyente.

Su visión de país la rescata desde los planteamientos del Gobierno del ex presidente Salvador Allende y tras los hechos ocurridos en Chile durante la dictadura de Pinochet. Desde entonces, en el país, según él, “hay siete u ocho familias que controlan todo”, y al cual actualmente considera se ha sumado “un poder más grande todavía, que es el poder las empresas transnacionales”, agrega.

A juicio del candidato, las empresas trasnacionales cumplen un rol de “control” de los recursos en del país que debe ser sustituido por el Estado. “Chile ha dejado de ser una República y se ha transformado en una neocolonia, las principales decisiones se toman fuera del país, no tenemos soberanía”, dijo.

En este contexto, Ruz pone en tela de juicio el poder de decisión de los parlamentarios. “Un senador o un diputado no tiene poder en Chile, es mentira cuando un senador o diputado dice yo voy hacer un tren aquí, a construir escuelas acá (…) yo no le digo que vamos a terminar con la corrupción. Para terminar con la corrupción hay que terminar con el sistema corrupto que nació con el golpe de Estado en Chile”, señala.

Desde esta perspectiva, el candidato apunta a la realización de una Asamblea Constituyente, que cuenta con la participación de toda la ciudadanía. “Para democratizar Chile, la nueva Constitución no la puede redactar este Parlamento, porque el Parlamento es un poder constituido. Entonces, como el poder constituido va a redactar la Constitución que es una obra del poder constituyente”, indicó.

 

RUMBO DE LAS

TRANSNACIONALES

Consultado sobre el destino que debieran tener las transnacionales, dada su perspectiva, Ruz, asegura que no se puede prescindir de estas, pero debe considerarse, por ejemplo, el pago de royalty.

“No hay ningún país del mundo que pueda prescindir del capital extranjero. Es más, yo le diría no podemos prescindir del capitalismo, de las leyes del mercado capitalista. Pero, le pondré un ejemplo, la misma empresa que saca el cobre acá va a Australia y allá paga 42% de royalty. En Chile no paga royalty”, indica.

En tanto, el aspirante insiste que las riquezas naturales del país, deben pasar a manos del Estado.  “Si esas riquezas, esas aguas, la pesca, los bosques quedan en manos de los chilenos seríamos más ricos que los suizos, los alemanes y los franceses juntos. Para recuperar esas riquezas hay que preguntarle la opinión al pueblo. Yo le aseguro que, si el pueblo chileno fuera consultado democráticamente, de manera transparente, limpia, informada, por abrumadora mayoría, nacionalizaría el cobre. Porque ya en el año 71 se discutió este tema y todos los partidos políticos, de izquierda, centro derecha votaron la nacionalización del cobre”, señaló.

 

¿INTERVENCIÓN DEL ESTADO?

Sobre sus planteamientos de intervención del Estado, cuestionado por algunos sectores, el candidato fue enfático en asegurar que, “Chile progresó porque el estado intervino en la economía. La modernización de Chile desde 1920 al 73 se produjo con intervención del Estado. Porque el Estado no es un ogro. Si no hay Estado los únicos que mandan y deciden son los que tienen dinero y los que tienen las armas. El Estado es el parapeto de los que trabajamos, los que no tenemos armas, los que tenemos ideas”, señala.

Wendy Lucena

Volver

Comentarios