Sábado, 22 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con lluvia moderada
Productores exigen subsidio del Gobierno

Iansa condiciona funcionamiento de Planta Linares a la siembra de 5 mil hectáreas de remolacha

Gremios y trabajadores comprometieron fuerte campaña para que la compañía siga trabajando en el Maule sur

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 29 de Marzo 2018

LINARES.- En una “jugada magistral” la Empresa Iansa decidió revertir la decisión de cerrar su planta en la ciudad de Linares y condicionar su funcionamiento a la siembra de 5 mil hectáreas de remolacha para la temporada 2018-2019.
Así lo revelaron durante el mediodía de ayer los dirigentes del gremio y los responsables del sindicato de trabajadores de la compañía. En la mesa Ricardo Escalona, Jorge Uslar y Ciro Tapia dieron cuenta de los alcances de las reuniones sostenidas en la capital con la plan mayor de la industria azucarera.
“Estamos igual que antes, con la diferencia que la planta no se cierra si sembramos 5 mil hectáreas de remolacha. El tema es muy complejo porque ellos nos ofrecen 47 dólares por tonelada limpia y nosotros requerimos 50 dólares para que el negocio sea rentable, de lo contrario estaríamos trabajando al margen. Con este panorama es difícil convencer a los productores para que sigan sembrando un cultivo que no es rentable”, dijo el experimentado dirigente Walter Hirsch.
El productor calificó de “muy inteligente” y “audaz” la decisión de la Empresa Iansa, “porque nos responsabiliza a nosotros los productores del funcionamiento o no de la planta en Linares. Por eso acá es vital una reacción del Gobierno y que exista un bono temporal (3 dólares por tonelada) que permita la sustentabilidad del negocio. Es el mundo al revés. Por eso quiero llamar a que sigamos batallando para que la empresa ceda un poco y el Gobierno tenga la sensibilidad necesaria para respaldarnos en nuestras demandas”, acotó.
Reconoció que el futuro también es incierto , aunque aseguró, el precio del azúcar de remolacha debería mejorar durante los próximos años.
Los remolacheros designaron para las negociaciones a un líder que “golpea la mesa”, es decir, Jorge Uslar Matus. “Hace dos días no teníamos nada qué hacer...nada qué hacer y la planta se cerraba. Hoy hay una esperanza. No es fácil convencer a los productores de sembrar y es necesario una coordinación empresa, trabajadores, remolacheros y Gobierno para conseguir una estabilidad en el negocio”, enfatizó.
Por el momento, acotó, se han asumido varios acuerdos para conseguir que la industria sea más eficientes y logremos el apoyo del Ejecutivo, por ejemplo, en la eliminación del denominado impuesto “verde” que afecta a Iansa en Linares y que bordea el millón de dólares. “Detrás de cada acción hay un tema muy técnico que iremos explicando con el correr de los días. No estamos tranquilos, pero tenemos que llegar a las 5 mil hectáreas de remolacha de aquí a mediados de año cuando comienza la siembra”, acotó.
La visión de Ciro Tapia es bastante similar en el sentido que “la unidad hace la fuerza”. “No podemos bajar los brazos ni la preocupación hasta no tener nada claro. El problema no está solucionado y lo que se entregó es una posibilidad para no cerrar la industria. La esperanza es lo único que se pierde y queda mucho por hacer. Los trabajadores tenemos el desafío de incrementar el rendimiento industrial”, indicó el dirigente.
En la rueda de prensa los remolacheros tuvieron el apoyo de gremios importantes como los camioneros y se hizo presente el diputado de la UDI, Rolando Rentería. “Mi llamado es a sumar fuerza y unirnos. Acá todos tenemos que remar para el mismo lado”, aseveró el legislador.
Finalmente Ricardo Escalona, presidente de la Federación de Remolacheros afirmó que hay temas, que por estrategia, no se pueden revelar a la opinión público. “Vimos un cambio en la Empresa Iansa. Hay una ventana a pesar que inicialmente se dijo que la planta se cerraba. No podemos trabajar al margen y el precio que nos ofrecen (47 dólares) es un insuficiente. Cerrar la planta es un desastre para Linares y 25 millones de dólares menos de circulante en forma inmediata”, enfatizó.

IANSA
La empresa Iansa en tanto emitió un comunicado donde deja claramente establecida su posición, principalmente en el punto número 3 de la misiva. “La planta azucarera de Linares continuará su operación durante el año 2019 si se contratan y siembran al menos 5 mil hectáreas de agricultores de la zona. Cuando concluya el proceso de siembra para la temporada 2019 y si no se consigue la superficie antes mencionada, la compañía operará solo las plantas de Los Ángeles y San Carlos. De ser así, los agricultores remolacheros de Linares deberán entregar su remolacha en la planta de San Carlos, a su costo”, expresan en el documento.
Por último indican que: “Como es de público conocimiento, desde hace varios años, la industria azucarera nacional está enfrentando una serie de factores que la afectan profundamente, y que ha derivado en una importante reducción en la superficie de remolacha sembrada. Estimamos que para la cosecha 2019, ésta disminuirá a alrededor de 14 mil hectáreas, sin duda, un nivel que nos impediría seguir operando 3 plantas. Los factores más relevantes que han gatillado esta situación, son la entrada en vigencia de la Ley de Etiquetado en el país, con la consiguiente disminución en el consumo; la caída en los precios internacionales del azúcar; los mayores costos derivados de la aplicación de los impuestos verdes a algunas de nuestras plantas; y la fuerte caída que ha tenido el tipo de cambio”.

César Hormazábal

Volver

Comentarios