Martes, 19 de Junio de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos Nubosos
Féminas prefieren trabajos informales sin horarios que les permitan cumplir su rol en el hogar

Igualdad en condiciones legales beneficiaría el ingreso de mujeres al mercado laboral

Si se aumenta el porcentaje de participación de la mujer en el ámbito laboral, se incrementarán los tributos que el Gobierno podría utilizar para costear programas sociales.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 08 de Marzo 2018

TALCA.- De las 533 mil 326 mujeres que según el censo 2017 residen en el Maule, solo el 43,7 % participa activamente en el mercado laboral según datos de la Encuesta Nacional de Empleo, mientras que la participación de los hombres alcanza el 70,6 %, abriendo una brecha de 26,9 %, puntos porcentuales que se han mantenido en los últimos diez años.
Dentro de las implicaciones que causan este fenómeno, explica el economista y académico de la Universidad Autónoma, Guillermo Riquelme, se encuentran situaciones culturales relacionadas con la concepción de la mujer y sus obligaciones dentro del hogar con respecto al cuidado de los niños, de enfermos, mantención de la vivienda; sobre todo en una región tan conservadora como el Maule, cuya tasa de participación de las mujeres en el ámbito laboral (43,5 %), es cinco puntos porcentuales más baja que lo que se registra a nivel nacional equivalente al 48,5 %.


Solo el 40,9 % de las mujeres en edad laboral se encuentran ocupadas. Un elemento que entorpece su inclusión al mercado laboral, asegura el economista, radica en la desigualdad de condiciones legales con respecto a los hombres. El fuero maternal, si bien protege a las féminas durante sus meses de gestación y posparto, se ha convertido en un instrumento de temer para los empleadores, quienes antes de brindar contratos, presupuestan los gastos que va a significar el tiempo que la mujer dejará su cargo, los costos por reemplazos sobre todo de quienes tienen calificaciones altas dentro de las empresas, por lo que les termina resultando mejor contratar hombres.
“Si las leyes fueran aplicadas en igualdad de condiciones y a los hombres se les estableciera beneficios como estos, pero en menor grado, las mujeres resultarían económicamente más atractivas”, argumenta Riquelme.
Mientras que el economista y académico de la Universidad de Talca, Rodrigo Saens, opina que “en general, a igual calificación, desempeño y responsabilidad de cargo, las mujeres ganan menos que los hombres. Además, mientras mayor es la responsabilidad, y por tanto mayor es el sueldo, menor es la participación femenina en el trabajo. Es decir, los trabajos con mayor presencia de la mujer son también aquellos en que los sueldos son más bajos. La mejor forma de disminuir esta brecha es con políticas públicas que mejoren el acceso de la mujer al mercado laboral. Se debe hacer más compatible la vida familiar con la vida del trabajo, por ejemplo, aumentando el número de salas cunas o flexibilizando la jornada de trabajo”.

 

INFORMALIDAD
El economista y académico de la UA asegura que el impacto negativo en la economía del país por la poca participación de las mujeres en el mercado laboral se ve reflejado en las cifras de productividad, ya que las mujeres representan un aporte bastante elevado para las empresas de servicios y comercios.
Ante la poca oferta, las mujeres deciden iniciarse de manera informal en el ámbito laboral, sin condiciones de horarios, dependencias o jefes que le dificulten cumplir con las responsabilidades del hogar. “Las actividades comerciales y de servicios han crecido pero informalmente. En la región del Maule, las féminas realizan los trabajos de recolección de cosechas por temporadas de manera informal, que acarrean problemas para las mujeres en cuanto a la previsión social, salud, pensión y accidentes laborales”, detalla Riquelme, quien indica que a nivel nacional este fenómeno genera pérdida tanto en productividad como de ingresos fiscales.

 

INICIATIVAS
La ingeniero comercial, doctora en ciencias de la administración y académica del Departamento de Economía y Administración de la UCM, Ivette Durán, asegura que la participación laboral femenina en Chile es mucho más baja que en el resto de Latinoamérica en donde se ubica en 55 %. “Esto trae como consecuencia no solo una mujer más vulnerable económicamente sino también en cuanto a su autoestima e independencia”, explica.
“Si aumentáramos el porcentaje de participación de la mujer, esto se traduciría en tributos que el Gobierno podría invertir en programas sociales como el pago de sala cuna, que se traduce en un apoyo significativo a la mujeres. Además entraríamos en competitividad con otros países”, recalcó Durán.
A pesar de que el trasfondo para revertir este fenómeno es cultural, la ingeniero comercial asegura que se están llevando a cabo iniciativas que fomentan la inclusión femenina en el mercado laboral, como la paridad de género y la revisión de brechas salariales en multinacionales. “Sin embargo, esta iniciativa debería aplicarse con mayor énfasis en las pequeñas y medianas industrias donde hay más participación femenina en la región”.
Fraymar Pagua

Volver

Comentarios