Sábado, 16 de Febrero de 2019

Calidad del aire

Mayte es una de los 155 prematuros que nació el 2018 en la región

Increíble: bebé maulina que pesó apenas 430 gramos al nacer fue dada alta con pronóstico alentador

Su historia refleja la realidad de los prematuros extremos y los recién nacidos con muy bajo peso, los cuales gracias a los cuidados intensivos otorgados en Neonatología del Hospital Regional de Talca, logran sobrevivir a los peores escenarios.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 20 de Enero 2019

TALCA.- Nadie pensaría que la pequeña Mayte, hoy de nueve meses, nació con tan solo 430 gramos de peso. ¿Por qué? Hoy la bebé está repuesta, con un buen peso clínico y es tan despierta que sigue con la mirada a su mamá, para que no se le pierda.


Algunos lo llamarían un verdadero milagro, sin embargo, en la actualidad, los prematuros extremos en el país y, por cierto, en la Región del Maule, tienen un gran porcentaje de sobrevida.
Todo ello debido a los cuidados intensivos que reciben desde que están a punto de nacer (son calificados como de alto riesgo obstétrico), hasta que salen al mundo y, posteriormente, quedan por meses bajo la supervisión y tratamientos en la Unidad de Neonatología del Hospital Regional de Talca (HRT), un centro de referencia regional en partos prematuros.

 

“NO SABÍA QUE ESTABA EMBARAZADA”
El caso de la bebé, Mayte Herrera González, es muy particular. Su madre, Maritza González, relató los complejos días y meses que vivieron junto a su pequeñísima hija.
“Yo tengo una hija de 16 años y Mayte es mi segunda bebé. Fue algo terrible y un shock para nosotros como familia. Yo no sabía que estaba embarazada, porque tenía el DIU (método anticonceptivo) y cuando sentí dolores, pensé que era algo estomacal”, dijo.


Sin perder de vista a su hija, Maritza agregó que “Mayte nació a las 26 semanas, porque no estaba creciendo nada en mi vientre. Había doctores que me decían que, a esa altura, mi hija ya debería estar fallecida. Pero el doctor (Jorge) Becker me decía que quería que llegara al kilo de peso, y me realizó muchos exámenes, porque si pasaba el kilo, me decía que tenía posibilidades de sobrevivir mi bebé”.
Añadió que lo único que pedía todos los días, mientras estaba hospitalizada, era que Mayte lograra -por lo menos- llegar a los 600 gramos de peso adentro de su vientre. Sin embargo, no se pudo y la bebé tuvo que nacer con escasos 430 gramos, con el riesgo cierto de que falleciera a los minutos. Pero finalmente, los meses pasaron, mientras la vida de la pequeña giraba en torno a la incubadora, y sus padres y familia vivían el día a día y eran testigos del progreso de la bebé.


“Yo quiero darle fuerzas y fortaleza a otras mamás y papás que están viviendo lo mismo que nosotros. Pasan cosas malas, cosas buenas, pero hay que vivir el día a día. Estuvimos 10 meses acá luchando con Mayte para que ahora sea dada de alta. Yo quiero agradecer a los profesionales del hospital porque sacaron a mi hija adelante”, sostuvo Maritza.


El padre de la bebé, Patricio Herrera, está feliz con su regalona. “Lo pasamos malísimo como familia. Eran momentos que no terminaban nunca y que eran eternos para nosotros, queríamos que pasara luego todo esto. Ahora la llevaremos a casa a regalonearla y darle todo lo que merece, con mucho amor”, indicó.

 

PARTOS PREMATUROS EN EL MAULE
Según explicó el doctor, Álvaro Méndez, jefe del Servicio de Neonatología del HRT, en la Región del Maule se contabilizan 15 mil partos al año, de los cuales, el 1% son prematuros.
“El año pasado tuvimos 155 recién nacidos de muy bajo peso que quedaron hospitalizados en nuestra unidad. Los prematuros son los que nacen con menos de 37 semanas, pero existe un grupo de riesgo que son los recién nacidos de menos mil 500 gramos al nacer y/o con menos de 32 semanas”, señaló el especialista.


Sostuvo que el incremento de partos prematuros se debe a que la sobrevida de estos pacientes ha aumentado, porque antes muchos morían o tenían abortos en el domicilio. De hecho, de los 155 recién nacidos con bajo peso, falleció solamente el 6%, mientras el otro 94% fue egresado vivo.
“Entonces, al mejorar el diagnóstico obstétrico con las ecografías, la mayor especialización de los obstetras, el mejor trabajo en red, se pueden detectar las pacientes (embarazadas) que van a tener problemas, y en vez de tener el aborto en situación de domicilio o en zonas rurales, está la opción de que nazcan y se le puede ofrecer sobrevida, brindando los cuidados intensivos que tenemos desarrollados en nuestra región”, sostuvo Méndez.

 

FINAL FELIZ
Finalmente, la pequeña Mayte dejó el hospital tras complejos 10 meses. El viernes recién pasado fue dada de alta por la pediatra, Carolina Soto, solo con apoyo de oxígeno y con sonda.
La especialista indicó que la bebé “tuvo una cardiocirugía cuando pesaba un poco más de un kilo y medio, entonces, ella ha sobrevivido a situaciones que muy pocas personas sobreviven”.
“Lo que nos llena de orgullo es que a ella le espera una condición de vida, porque cuando nos enfrentamos a prematuros extremos, con tantas complicaciones, algunas veces las secuelas con las que quedan determinan su vida a futuro. Pero la Mayte no es el caso y, por eso, estamos muy orgullosos de poder darla de alta”, agregó.

 

Karin Lillo

Volver